eltoque_logo
El dramaturgo y actor Yunior García Aguilera conversa con algunos de los artistas que participaron en la manifestación pacífica frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de 2020. Foto: elTOQUE.

El dramaturgo y actor Yunior García Aguilera conversa con algunos de los artistas que participaron en la manifestación pacífica frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de 2020. Foto: elTOQUE.

¿Cómo fue la negociación del 27 en el Ministerio de Cultura? Exclusiva con Yunior García

En exclusiva con el dramaturgo Yunior García Aguilera, el podcast El Enjambre ofreció detalles sobre la negociación del 27 de noviembre entre artistas, intelectuales, activistas y funcionarios en el Ministerio de Cultura, la plantada pacífica fuera de la institución y los hechos que la desencadenaron.

El impulso para reunirse ese día desde la mañana fue “la noticia de la entrada por la fuerza de la policía a la sede del Movimiento San Isidro” la noche anterior. Tras conocer lo ocurrido, comenzaron a escribirse por redes sociales “varios amigos de cine, de teatro”, cuenta Yunior. “Yo dije que, como artistas, es el Ministerio de Cultura el lugar al que nos toca ir para manifestarnos en rechazo a cómo se había manejado el tema en general de San Isidro y protestar por la resolución final que el Gobierno le dio”.

Yunior explica que la reunión con los funcionarios duró más de tres horas, después de aproximadamente nueve de espera y negociaciones. “El ministro Alpidio Alonso se perdió la oportunidad de estar en una reunión histórica, porque quienes nos recibieron fueron el viceministro de Cultura Fernando Rojas, la vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y el vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS)”.

Desde su experiencia, el encuentro con estos funcionarios en el que solo participaron 30 de los más de 200 artistas e intelectuales concentrados afuera del Mincult “fue un acto de sacrificio en solidaridad con un grupo de personas con las que se había cometido una injusticia”.

“Había varias demandas, algunas concretas sobre el Movimiento San Isidro como que cesara el hostigamiento hacia ellos, que se respetara su dignidad, que se le hiciera un juicio justo a Denis Solís y que el artista Luis Manuel Otero Alcántara regresara a su casa en San Isidro. Vamos a crear una página en Facebook para publicar los acuerdos y lo que vaya pasando al respecto”, asegura.

Te sugerimos:

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN SAN ISIDRO, LA HABANA? (VIDEO)

ET VERIFICA: SOBRE LO ACONTECIDO EN EL MINISTERIO DE CULTURA

 

Aunque el intercambio no fue fácil y por momentos muy tenso, Yunior resalta que “allí hubo un llamado a la libertad creativa, al reconocimiento del arte independiente y fue histórico que varias voces pudieran estar en una institución del Estado para decir que no estaban de acuerdo con el sistema político de Cuba”.

Sobre la dinámica de la reunión, comparte también que cada una de las personas que participó tuvo la oportunidad de hablar y “cada presentación fue desde la firmeza de su planteamiento, desde sus posiciones ideológicas y artísticas y con mucha ecuanimidad y respeto”.

“Hubo cosas en las que de ninguna manera nos íbamos a poner de acuerdo, cosas que no se iban a resolver, pero fue positivo tener a la artista Tania Brugeras dentro el Ministerio de Cultura con nosotros, y que pudiera dialogar con Fernando Rojas”, dice.

Su valoración del diálogo es positiva, sobre todo porque los funcionarios se comprometieron a que no sería el último. Otros de los acuerdos fueron: “que se iba a respetar la vida de todas las personas que estaban allí, que nadie iba a sufrir ningún hostigamiento, que el Ministerio se comprometía a interesarse por el estado físico de los miembros del Movimiento San Isidro, por dónde se encontraban, e informarnos”.

Demandas-de-los-artistas-ministerio-de-cultura-Cuba.jpg

Lista de demandas presentada por los manifestantes frente al Ministerio de Cultura este 27 de noviembre de 2020.

 

Desde cerca de las 11:00 de la mañana habían llegado aproximadamente 20 artistas al Mincult y pedían ser atendidos por el ministro de Cultura Alpidio Alonso. Una asesora les explicó que la petición llevaba un protocolo y que, además, el ministro no se encontraba allí; en todo caso podrían atender a una sola persona.

Llegaron más personas. Eran alrededor de 40 cuando Fernando Rojas, el viceministro de Cultura, llamó a Yunior por teléfono, cuenta él, y aclara que Rojas además de viceministro es Presidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, al cual como director de Teatro Trébol está vinculado. “Hemos tenido una relación profesional respetuosa, aunque tenemos diferencias”.

Después de varias negociaciones entre quienes habían llegado desde temprano y quienes se iban sumando, aceptaron la propuesta de que tres representantes entraran para dialogar sobre la forma en que todos podían ser atendidos. A su salida, ninguna de las opciones presentadas por la institución les parecía conveniente, entre ellas, la de aplazar la reunión con todos para la siguiente semana y hacerla en un lugar más amplio como la Sala Llauradó.

“Estuvimos desde las 11:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche tratando de negociar dónde nos recibirían, cuántas personas íbamos a ir a ese encuentro, y no llegábamos a ningún acuerdo, porque el Ministerio nos ponía en todo momento condiciones y nos decía que bajo presión no negociaba. Para ellos tener esa multitud allí representaba una amenaza”. Asegura que el Ministro no se comunicó con ellos en ningún momento ni tuvieron noticias de él. Finalmente, los artistas aceptaron que 30 personas, en representación del resto, se reunieran con Fernando Rojas ese mismo día.

En las horas que precedieron la reunión, cuando solo existía la posibilidad de un diálogo, pero no la certeza, fue llegando la noche y también la música, el canto, la poesía, el rap y los aplausos. “El hecho es que yo estoy orgullosísimo de nuestra generación porque ya éramos como 300 personas con distintos criterios políticos, posiciones radicalmente opuestas y no hubo un acto de violencia entre nosotros, una palabra de ofensa. El sentido fue una protesta pacífica en solidaridad con un grupo de artistas y también por otros derechos, porque con lo que pasó en San Isidro también veíamos amenazados nuestros derechos como artistas; es decir, si a ellos se les violan sus derechos de esa manera a cualquiera de nosotros le puede pasar lo mismo”, resalta el joven escritor y podcaster.

“La solidaridad que hubo entre nosotros, la manera en que algunos mostraron de forma pacífica su oposición a lo que consideran violación de derechos fundamentales, me hizo sentir orgulloso. Fue algo inédito que no había pasado hasta ahora. Finalmente, en medio de esa espera, llegaron el cineasta Fernando Pérez y el actor y realizador Jorge Perugorría. La gente se sintió acompañada y para nosotros fue un alivio, porque con ellos allí era menos probable que quienes nos rodeaban pudieran tomar alguna acción violenta contra nosotros. Ellos dijeron que estaban allí para apoyarnos y negociamos que Fernando Pérez y Pichi entraran con nosotros”.

También comenta que todo el tiempo hubo patrullas policiales alrededor del grupo, cordones de personas de la Seguridad del Estado vestidas de civiles; “había otros que formaban parte de los actos de repudio; es decir, estábamos rodeados, y dentro de nosotros mismos había muchas personas que, como no conocemos, podían estar al servicio del Gobierno y provocar alteración del orden; era complicado el momento”.

Aun así, para Yunior lo sucedido el 27 de noviembre “es señal de que a esta generación no la pueden tratar como a otras porque sencillamente los tiempos cambiaron y los jóvenes tienen otra manera de comunicarse y relacionarse con la realidad y ver el mundo; una buena parte de esta generación ya decidió decir lo que piensa, como se demostró”.

Durante el episodio 47 de El Enjambre también conversaron sobre lo ocurrido en San Isidro la noche antes de la reunión en el Mincult. En este acontecimiento, que tiene su antecedente en la huelga de hambre y sed de varios activistas por la liberación de su compañero Denis Solís, se centró otra parte del capítulo.

“El Gobierno cubano publicó un video de Denis Solís en el cual supuestamente lo vinculan a actividades terroristas, y a mí me llamó la atención ese video porque no me dijo nada; no entendí. Realmente no queda claro el supuesto delito, porque él no está acusado de terrorismo, sino de desacato, entonces ¿qué hace un terrorista acusado de desacato?”, se pregunta Camilo.

Yunior califica de “incongruente” el tratamiento del caso y de “nefasto” el papel que ha hecho la prensa oficial. “Cuando tergiversas, manipulas y ocultas la información, no es periodismo. Por favor, un poco de seriedad, estamos hartos de que intenten manipularnos con este tipo de información, que no es información, es desinformación total”.

Lucía, por su parte, lo valora como una especie “de montaje de villano; son videos dirigidos a ese sector del pueblo cubano que ve la televisión y no tiene presencia en las redes. El problema para mí son los extremismos, y no pensar sencillamente en lo que está ocurriendo: personas que tienen derecho a expresarse, a que se les escuche y respetarles”.

Camilo resalta, además, el hecho de que se impidió con un cerco policial el acceso a religiosos, prensa extranjera y representantes de Embajadas en Cuba a la casa donde se encontraban los plantados. Luego se refirió a los llamados al diálogo y a la justicia por parte de varias personas desde las redes, más allá de que estuvieran de acuerdo o no con las posiciones políticas e ideológicas del grupo.

“Es cierto que Denis Solís dijo cosas con las que yo no estoy de acuerdo —continua Yunior—; no soy homofóbico ni trumpista, pero me parece que el atropello que hubo con él luego fue tan grande que soy capaz de pasar por alto las cosas que dijo que no me gustaron, para reconocer que lo que cometieron con él fue una injusticia”, agrega.

Los fieles oyentes agradecieron en Twitter el acercamiento a los hechos de San Isidro y sus impactos. “Información de primera mano sobre #SanIsidro, lo cual se agradece enormemente. @yuniortrebol, coherente y muy aterrizado. ¡Gracias!”, escribió @olayadiaz.

@enapatri se sumó al elogio: “Bravo por seguir informando con elocuencia y cobertura especial sobre el #MovimientoSanIsidro en un momento histórico, gracias, @yuniortrebol”. “Gracias, @radioenjambre, por el episodio emocionante y sobre todo gracias a @yuniortrebol por tantos detalles de un momento importante. ¡La cultura nos salvará!”, tuiteó @pame1492.

 

TE SUGERIMOS:

DENIS SOLÍS: UNA HISTORIA DE DESACATO Y DESAPARICIONES FORZADAS EN LA HABANA

LA CORTE DEL DESPOTISMO

RESIDENTES PERMANENTES PUEDEN REGRESAR A CUBA CON PASAPORTE VENCIDO Y SIN PRORROGAR

REMESAS CON CRIPTOMONEDAS: NUEVA FORMA DE ENVIAR DINERO A CUBA

 

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.

 

 

elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

El dramaturgo y actor Yunior García Aguilera conversa con algunos de los artistas que participaron en la manifestación pacífica frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de 2020. Foto: elTOQUE.

El dramaturgo y actor Yunior García Aguilera conversa con algunos de los artistas que participaron en la manifestación pacífica frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de 2020. Foto: elTOQUE.

¿Cómo fue la negociación del 27 en el Ministerio de Cultura? Exclusiva con Yunior García

En exclusiva con el dramaturgo Yunior García Aguilera, el podcast El Enjambre ofreció detalles sobre la negociación del 27 de noviembre entre artistas, intelectuales, activistas y funcionarios en el Ministerio de Cultura, la plantada pacífica fuera de la institución y los hechos que la desencadenaron.

El impulso para reunirse ese día desde la mañana fue “la noticia de la entrada por la fuerza de la policía a la sede del Movimiento San Isidro” la noche anterior. Tras conocer lo ocurrido, comenzaron a escribirse por redes sociales “varios amigos de cine, de teatro”, cuenta Yunior. “Yo dije que, como artistas, es el Ministerio de Cultura el lugar al que nos toca ir para manifestarnos en rechazo a cómo se había manejado el tema en general de San Isidro y protestar por la resolución final que el Gobierno le dio”.

Yunior explica que la reunión con los funcionarios duró más de tres horas, después de aproximadamente nueve de espera y negociaciones. “El ministro Alpidio Alonso se perdió la oportunidad de estar en una reunión histórica, porque quienes nos recibieron fueron el viceministro de Cultura Fernando Rojas, la vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y el vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS)”.

Desde su experiencia, el encuentro con estos funcionarios en el que solo participaron 30 de los más de 200 artistas e intelectuales concentrados afuera del Mincult “fue un acto de sacrificio en solidaridad con un grupo de personas con las que se había cometido una injusticia”.

“Había varias demandas, algunas concretas sobre el Movimiento San Isidro como que cesara el hostigamiento hacia ellos, que se respetara su dignidad, que se le hiciera un juicio justo a Denis Solís y que el artista Luis Manuel Otero Alcántara regresara a su casa en San Isidro. Vamos a crear una página en Facebook para publicar los acuerdos y lo que vaya pasando al respecto”, asegura.

Te sugerimos:

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN SAN ISIDRO, LA HABANA? (VIDEO)

ET VERIFICA: SOBRE LO ACONTECIDO EN EL MINISTERIO DE CULTURA

 

Aunque el intercambio no fue fácil y por momentos muy tenso, Yunior resalta que “allí hubo un llamado a la libertad creativa, al reconocimiento del arte independiente y fue histórico que varias voces pudieran estar en una institución del Estado para decir que no estaban de acuerdo con el sistema político de Cuba”.

Sobre la dinámica de la reunión, comparte también que cada una de las personas que participó tuvo la oportunidad de hablar y “cada presentación fue desde la firmeza de su planteamiento, desde sus posiciones ideológicas y artísticas y con mucha ecuanimidad y respeto”.

“Hubo cosas en las que de ninguna manera nos íbamos a poner de acuerdo, cosas que no se iban a resolver, pero fue positivo tener a la artista Tania Brugeras dentro el Ministerio de Cultura con nosotros, y que pudiera dialogar con Fernando Rojas”, dice.

Su valoración del diálogo es positiva, sobre todo porque los funcionarios se comprometieron a que no sería el último. Otros de los acuerdos fueron: “que se iba a respetar la vida de todas las personas que estaban allí, que nadie iba a sufrir ningún hostigamiento, que el Ministerio se comprometía a interesarse por el estado físico de los miembros del Movimiento San Isidro, por dónde se encontraban, e informarnos”.

Demandas-de-los-artistas-ministerio-de-cultura-Cuba.jpg

Lista de demandas presentada por los manifestantes frente al Ministerio de Cultura este 27 de noviembre de 2020.

 

Desde cerca de las 11:00 de la mañana habían llegado aproximadamente 20 artistas al Mincult y pedían ser atendidos por el ministro de Cultura Alpidio Alonso. Una asesora les explicó que la petición llevaba un protocolo y que, además, el ministro no se encontraba allí; en todo caso podrían atender a una sola persona.

Llegaron más personas. Eran alrededor de 40 cuando Fernando Rojas, el viceministro de Cultura, llamó a Yunior por teléfono, cuenta él, y aclara que Rojas además de viceministro es Presidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, al cual como director de Teatro Trébol está vinculado. “Hemos tenido una relación profesional respetuosa, aunque tenemos diferencias”.

Después de varias negociaciones entre quienes habían llegado desde temprano y quienes se iban sumando, aceptaron la propuesta de que tres representantes entraran para dialogar sobre la forma en que todos podían ser atendidos. A su salida, ninguna de las opciones presentadas por la institución les parecía conveniente, entre ellas, la de aplazar la reunión con todos para la siguiente semana y hacerla en un lugar más amplio como la Sala Llauradó.

“Estuvimos desde las 11:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche tratando de negociar dónde nos recibirían, cuántas personas íbamos a ir a ese encuentro, y no llegábamos a ningún acuerdo, porque el Ministerio nos ponía en todo momento condiciones y nos decía que bajo presión no negociaba. Para ellos tener esa multitud allí representaba una amenaza”. Asegura que el Ministro no se comunicó con ellos en ningún momento ni tuvieron noticias de él. Finalmente, los artistas aceptaron que 30 personas, en representación del resto, se reunieran con Fernando Rojas ese mismo día.

En las horas que precedieron la reunión, cuando solo existía la posibilidad de un diálogo, pero no la certeza, fue llegando la noche y también la música, el canto, la poesía, el rap y los aplausos. “El hecho es que yo estoy orgullosísimo de nuestra generación porque ya éramos como 300 personas con distintos criterios políticos, posiciones radicalmente opuestas y no hubo un acto de violencia entre nosotros, una palabra de ofensa. El sentido fue una protesta pacífica en solidaridad con un grupo de artistas y también por otros derechos, porque con lo que pasó en San Isidro también veíamos amenazados nuestros derechos como artistas; es decir, si a ellos se les violan sus derechos de esa manera a cualquiera de nosotros le puede pasar lo mismo”, resalta el joven escritor y podcaster.

“La solidaridad que hubo entre nosotros, la manera en que algunos mostraron de forma pacífica su oposición a lo que consideran violación de derechos fundamentales, me hizo sentir orgulloso. Fue algo inédito que no había pasado hasta ahora. Finalmente, en medio de esa espera, llegaron el cineasta Fernando Pérez y el actor y realizador Jorge Perugorría. La gente se sintió acompañada y para nosotros fue un alivio, porque con ellos allí era menos probable que quienes nos rodeaban pudieran tomar alguna acción violenta contra nosotros. Ellos dijeron que estaban allí para apoyarnos y negociamos que Fernando Pérez y Pichi entraran con nosotros”.

También comenta que todo el tiempo hubo patrullas policiales alrededor del grupo, cordones de personas de la Seguridad del Estado vestidas de civiles; “había otros que formaban parte de los actos de repudio; es decir, estábamos rodeados, y dentro de nosotros mismos había muchas personas que, como no conocemos, podían estar al servicio del Gobierno y provocar alteración del orden; era complicado el momento”.

Aun así, para Yunior lo sucedido el 27 de noviembre “es señal de que a esta generación no la pueden tratar como a otras porque sencillamente los tiempos cambiaron y los jóvenes tienen otra manera de comunicarse y relacionarse con la realidad y ver el mundo; una buena parte de esta generación ya decidió decir lo que piensa, como se demostró”.

Durante el episodio 47 de El Enjambre también conversaron sobre lo ocurrido en San Isidro la noche antes de la reunión en el Mincult. En este acontecimiento, que tiene su antecedente en la huelga de hambre y sed de varios activistas por la liberación de su compañero Denis Solís, se centró otra parte del capítulo.

“El Gobierno cubano publicó un video de Denis Solís en el cual supuestamente lo vinculan a actividades terroristas, y a mí me llamó la atención ese video porque no me dijo nada; no entendí. Realmente no queda claro el supuesto delito, porque él no está acusado de terrorismo, sino de desacato, entonces ¿qué hace un terrorista acusado de desacato?”, se pregunta Camilo.

Yunior califica de “incongruente” el tratamiento del caso y de “nefasto” el papel que ha hecho la prensa oficial. “Cuando tergiversas, manipulas y ocultas la información, no es periodismo. Por favor, un poco de seriedad, estamos hartos de que intenten manipularnos con este tipo de información, que no es información, es desinformación total”.

Lucía, por su parte, lo valora como una especie “de montaje de villano; son videos dirigidos a ese sector del pueblo cubano que ve la televisión y no tiene presencia en las redes. El problema para mí son los extremismos, y no pensar sencillamente en lo que está ocurriendo: personas que tienen derecho a expresarse, a que se les escuche y respetarles”.

Camilo resalta, además, el hecho de que se impidió con un cerco policial el acceso a religiosos, prensa extranjera y representantes de Embajadas en Cuba a la casa donde se encontraban los plantados. Luego se refirió a los llamados al diálogo y a la justicia por parte de varias personas desde las redes, más allá de que estuvieran de acuerdo o no con las posiciones políticas e ideológicas del grupo.

“Es cierto que Denis Solís dijo cosas con las que yo no estoy de acuerdo —continua Yunior—; no soy homofóbico ni trumpista, pero me parece que el atropello que hubo con él luego fue tan grande que soy capaz de pasar por alto las cosas que dijo que no me gustaron, para reconocer que lo que cometieron con él fue una injusticia”, agrega.

Los fieles oyentes agradecieron en Twitter el acercamiento a los hechos de San Isidro y sus impactos. “Información de primera mano sobre #SanIsidro, lo cual se agradece enormemente. @yuniortrebol, coherente y muy aterrizado. ¡Gracias!”, escribió @olayadiaz.

@enapatri se sumó al elogio: “Bravo por seguir informando con elocuencia y cobertura especial sobre el #MovimientoSanIsidro en un momento histórico, gracias, @yuniortrebol”. “Gracias, @radioenjambre, por el episodio emocionante y sobre todo gracias a @yuniortrebol por tantos detalles de un momento importante. ¡La cultura nos salvará!”, tuiteó @pame1492.

 

TE SUGERIMOS:

DENIS SOLÍS: UNA HISTORIA DE DESACATO Y DESAPARICIONES FORZADAS EN LA HABANA

LA CORTE DEL DESPOTISMO

RESIDENTES PERMANENTES PUEDEN REGRESAR A CUBA CON PASAPORTE VENCIDO Y SIN PRORROGAR

REMESAS CON CRIPTOMONEDAS: NUEVA FORMA DE ENVIAR DINERO A CUBA

 

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.

 

 

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE