Medicamentos recopilados para ser enviados a Cuba como ayuda humanitaria desde cubanos en Estados Unidos.

Medicinas recopiladas en Estados Unidos para enviar a Cuba. Foto: Facebook.

Opciones legales para enviar ayuda humanitaria y donaciones a Cuba

La crisis actual en Cuba tiene en la falta de medicamentos una de sus expresiones más visibles. Angustiados por las dificultades para acceder a las medicinas básicas de sus familiares, amigos o simples connacionales, desde febrero de 2021 y a lo largo de los meses siguientes, se han articulado varias iniciativas de cubanos emigrados para hacer llegar medicamentos al archipiélago.

A finales de junio de 2021 trascendió el caso de un niño cubano de seis años, con un trastorno convulsivo llamado síndrome de Lennox-Gastaut. El menor padecía entre sesenta y ochenta crisis al día por la falta de medicamentos específicos y vitaminas, y debido a que ingería pocos alimentos.

Este caso es atendido de manera directa por una red de apoyo que envía donaciones de medicinas e insumos médicos a Cuba, y que se compone de miembros residentes en España y Estados Unidos. La red recibe donaciones tanto de dinero como de medicinas; con el dinero compran lo que les es posible y luego envían lo recopilado al territorio nacional en forma de paquetería para que se gestione y distribuya desde dentro.

El exdiplomático cubano Enrique Guzmán Karell, uno de los participantes en esta articulación, contó a elTOQUE que los envíos se realizan a través de agencias radicadas en Miami, Florida, que cobran entre 5.5 y 7 USD por cada libra, lo cual encarece y dificulta el proceso.

«Es la única vía que tenemos ahora, debido al protocolo sanitario decretado por Cuba y a la restricción actual de los vuelos desde Estados Unidos. Los aviones salen de Miami hacia Canadá y de ahí van a Cuba. Las agencias tienen contrato con Aerovaradero, que después distribuye en la mayoría de las cabeceras de provincia. Los trámites acá son rápidos, en Cuba es donde el proceso se ralentiza. Demora entre tres y cuatro semanas que el envío esté en manos del destinatario».

Hasta el momento, el grupo de Estados Unidos ha realizado tres envíos que han llegado a las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Camagüey, Ciego de Ávila, Holguín, Granma y Santiago de Cuba.

Guantánamo y Sancti Spíritus no han recibido estos paquetes y Aerovaradero no permite las entregas en Pinar del Río, aunque a ese territorio se realizó un envío recibido en la capital.

El primero arribó a Cuba en mayo y fue una especie de prueba, relata Guzmán Karell.

«Se trató de algo pequeño para probar la efectividad de lo que hacíamos. Teníamos dudas. Cuando vimos que llegó, hicimos un segundo envío que alcanzó los dieciséis bultos. Entonces solicitamos apoyo y ayuda, enviamos luego otro más grande, de veintiséis bultos que se convertirán en veintiocho y que lo vamos a entregar pronto», detalla Guzmán Karell.

¿Qué medicinas se necesitan en Cuba? Todas, porque la escasez es generalizada y las peticiones de ayuda que llegan a los perfiles de los promotores de la iniciativa lo evidencian. Sin embargo, entre los medicamentos más solicitados están la azitromicina, ampicillin, ciprofloxacina, los antibióticos de amplio espectro, los analgésicos, paracetamol y permetrina, esta última para la aguda transmisión de escabiosis que padece el país.

«Como no tenemos recursos infinitos tratamos de cubrir los medicamentos que consideramos más importantes. Existen problemas para los ansiolíticos y antidepresivos porque tienen demanda, pero son medicamentos muy controlados en Estados Unidos y se requiere prescripción facultativa para acceder a ellos», explica Guzmán Karell.

De momento, el grupo de emigrados que reside en Estados Unidos ha recurrido a las iglesias cubanas para la distribución de las medicinas, tarea en la cual el Gobierno no ha interferido. En Matanzas, en especial, han recibido la ayuda del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo para hacer llegar las medicinas a quienes más lo precisen.

¿QUÉ DICEN LAS LEYES CUBANAS SOBRE DONATIVOS Y AYUDA HUMANITARIA?

Los únicos donativos provenientes del exterior que pueden recibir sus destinatarios sin la intervención del Gobierno cubano son aquellos manejados al utilizar las normas y reglas establecidas para la importación individual de productos por la Aduana General de la República.

Sin embargo, la ayuda humanitaria y los donativos recopilados de manera colectiva por ciudadanos tienden a exceder los volúmenes que pueden gestionarse a partir de los envíos singulares. De acuerdo con la ley cubana, los bultos de misceláneas y medicamentos no deben superar los 1.5 y 10 kilogramos, respectivamente.

La recepción a gran escala de bienes provenientes del extranjero es considerada por la legislación cubana como un «donativo puntual». Así lo establece el Decreto Ley 16 de 2020 de la Cooperación Internacional.

El Artículo 13 de esa normativa regula que: «mediante las ACCIONES PUNTUALES se ofrecen y reciben bienes, recursos financieros o servicios específicos que no están asociados a programas o proyectos de cooperación». El Artículo 13 incluye la DONACIÓN PUNTUAL.

El Artículo 9 del Decreto Ley 16 también reconoce como una de las modalidades de cooperación internacional la «Ayuda ante desastres o emergencias»; esta consiste en «acciones para ayudar a poblaciones cuando se producen situaciones excepcionales».

Artículo 9, Decreto Ley 16 de 2020

El Gobierno cubano es un intermediario obligatorio tanto en la regulación de la recepción de los donativos puntuales como en la de cualquiera de las variantes de cooperación que Cuba reciba.

Uno de los principios legales básicos de la cooperación internacional que Cuba ofrece y recibe es que se realice «sin condicionamientos económicos, políticos o sociales que impliquen injerencia en los asuntos internos».

Artículo 4, Decreto Ley 16 de 2020.

En el Artículo 34 del Decreto Ley 16 se reconoce, además, que «en la cooperación internacional que Cuba recibe se favorece al Estado como responsable de garantizar los servicios básicos de la población».

Estos principios son los que permiten que la legislación cubana vigente deje fuera a las personas naturales como posibles receptores y administradores de donativos puntuales u otras modalidades de cooperación internacional. Solo las personas jurídicas cubanas pueden ser receptoras de cooperación internacional. Los recursos que se reciban por ese concepto pueden emplearse, de manera única, en función de cumplir los objetivos aprobados en la ley; en su distribución solo intervienen mecanismos estatales.

El Decreto Ley 16 determina que es el presidente de la República quien aprueba los llamamientos (pedidos) de ayuda internacional.

Para recibir una donación es preciso, también, contar con un aval del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex). Ese aval, emitido «por el jefe correspondiente», se dirige a la Aduana cuando se trata de bienes y al Banco Central cuando se trate de efectivo o recursos financieros.

Ante situaciones excepcionales o de desastre es también el Mincex el que debe activar el Grupo de Ayuda Internacional. Así está dispuesto en la Resolución 366, de 2020, del ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Esta norma establece que en casos excepcionales o de desastres todos los facultados a recibir donativos deben comunicar al Mincex los ofrecimientos de cooperación internacional que conozcan, para realizar su «evaluación expedita, coordinación, aprobación y control».

Como demuestra el grupo al que pertenece Guzmán Karell, las iglesias y asociaciones caritativas radicadas en Cuba son un aliado valorado por los cubanos en la emigración para gestionar sus ayudas.

No obstante, el Decreto Ley 16 dicta que «las acciones de cooperación internacional en que participen las organizaciones sociales o de masas u otras formas asociativas cubanas sin ánimo de lucro, deben ser avaladas por los órganos que correspondan».

Esta fórmula vuelve a dejar en manos de los organismos gubernamentales cubanos la autorización para la recepción de donativos por iglesias o asociaciones en el país. Sin esa autorización, o sin el aval del Mincex, cualquier donativo que se reciba en Cuba, incluso si viene dirigido a una iglesia o asociación determinada, quedará a disposición de las autoridades aduaneras.

La centralización de la gestión de ayuda humanitaria en manos estatales es interpelada cada vez con más frecuencia, en especial luego del tornado del 27 de enero de 2019 en La Habana. Este evento natural activó articulaciones ciudadanas inéditas en el territorio nacional, posibles gracias a que, en ese momento, se había extendido el acceso a Internet a través de datos móviles.

PETICIONES AL ESTADO CUBANO ANTE LA CRISIS DE MEDICAMENTOS

Lo engorroso de los trámites para realizar donativos puntuales a Cuba, la demora y el hecho de que el Estado posea total jurisdicción sobre las donaciones aleja a cubanos residentes en el exterior del empleo de esta vía.

«Se trata de un proceso bastante complejo, sobre todo si se tiene en cuenta la necesidad de ser más flexible y de llegar más rápido a cada una de las personas que necesitan medicamentos», ratifica Enrique Guzmán Karell.

»Particularmente no veo por qué un Estado tenga el derecho de capitalizar todas las ayudas y las donaciones; aunque sabemos que este Estado tiene cierta inclinación a presentarse de un modo paternalista, a sostener el monopolio de la misericordia y la caridad.

«La sociedad civil cubana está en condiciones de organizarse, de ofrecer respuesta ágil y efectiva a cada uno de los problemas que aparezcan. Yo no tendría por qué esperar por la aprobación de un organismo o institución estatal para poder ofrecer las ayudas no condicionadas, porque no condicionamos las ayudas a ninguna forma de pensamiento o ideología o condición.

»Para nosotros sería más barato si el sistema cubano tomara en cuenta las necesidades y fuera más flexible, si bajara los costos aduanales, si los eliminara con relación a los medicamentos; si el trabajo de la aduana fuera más expedito, si no se pusieran trabas se podría establecer un canal humanitario», añade Guzmán Karell.

Justo en este punto coinciden diversas peticiones de la sociedad civil cubana.

Fue noticia meses atrás la petición de abrir un corredor humanitario para que los migrantes cubanos ingresaran a la nación productos de primera necesidad sin restricciones aduanales, en especial medicamentos.

La actual crisis sanitaria en Matanzas, el nuevo epicentro de la pandemia del coronavirus en Cuba, ha reactivado la petición ahora enfocada en pedir que se abra un canal humanitario.

En paralelo a esta reactivación surgió una «Petición a las autoridades ante la crisis de medicamentos» por parte del blog La Joven Cuba, el blog Comunistas y la revista Tremenda Nota, y que ha recogido la firma de dos centenares de cubanas y cubanos.

La propuesta solicita a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al ministro de Salud, José Ángel Portal Miranda, y al coronel Nelson Cordovéz Reyes, jefe de la Aduana General de la República de Cuba, que «faciliten y viabilicen el proceso para permitir la entrada de medicamentos y enseres médicos al país y que colaboren con los donantes sin que ello signifique controlar el proceso de recepción y distribución, en el cual podrían participar como un eslabón más de la cadena solidaria».

Esta decisión, especifica el documento, «no implicará ningún esfuerzo para el Sistema Nacional de Salud Pública y sí un alivio para el pueblo de Cuba que sufre, entre las numerosas carencias habituales y las acrecentadas desde hace más de un año, de un incremento de enfermedades y padecimientos que pueden cobrar muchas vidas».

De momento, el Gobierno cubano no se ha pronunciado sobre la posibilidad de abrirse a esta iniciativa ni a ninguna otra que promovida desde la migración cubana desea suministrar medicinas y otros productos de primera necesidad al país en medio de la crisis imperante.

 

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:

CRISIS DE MEDICAMENTOS EN CUBA: TRUEQUES, DONACIONES, AVISOS, VENTA Y CONTRABANDO

¿POR QUÉ SE HAN DISPARADO LOS CASOS DE COVID-19 EN MATANZAS?

ENGAÑOSO QUE CUBA ESTÁ POR ENCIMA DEL PROMEDIO MUNDIAL DE VACUNACIÓN CON UNA DOSIS

 

Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual encontrarás análisis y debates sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba. 
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR77 CUP
+1
1 USD60 CUP
1 MLC65.7 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yurisleidi Trujillo

Como tengo que hacer para Donat por favor
Yurisleidi Trujillo
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Medicamentos recopilados para ser enviados a Cuba como ayuda humanitaria desde cubanos en Estados Unidos.

Medicinas recopiladas en Estados Unidos para enviar a Cuba. Foto: Facebook.

Opciones legales para enviar ayuda humanitaria y donaciones a Cuba

La crisis actual en Cuba tiene en la falta de medicamentos una de sus expresiones más visibles. Angustiados por las dificultades para acceder a las medicinas básicas de sus familiares, amigos o simples connacionales, desde febrero de 2021 y a lo largo de los meses siguientes, se han articulado varias iniciativas de cubanos emigrados para hacer llegar medicamentos al archipiélago.

A finales de junio de 2021 trascendió el caso de un niño cubano de seis años, con un trastorno convulsivo llamado síndrome de Lennox-Gastaut. El menor padecía entre sesenta y ochenta crisis al día por la falta de medicamentos específicos y vitaminas, y debido a que ingería pocos alimentos.

Este caso es atendido de manera directa por una red de apoyo que envía donaciones de medicinas e insumos médicos a Cuba, y que se compone de miembros residentes en España y Estados Unidos. La red recibe donaciones tanto de dinero como de medicinas; con el dinero compran lo que les es posible y luego envían lo recopilado al territorio nacional en forma de paquetería para que se gestione y distribuya desde dentro.

El exdiplomático cubano Enrique Guzmán Karell, uno de los participantes en esta articulación, contó a elTOQUE que los envíos se realizan a través de agencias radicadas en Miami, Florida, que cobran entre 5.5 y 7 USD por cada libra, lo cual encarece y dificulta el proceso.

«Es la única vía que tenemos ahora, debido al protocolo sanitario decretado por Cuba y a la restricción actual de los vuelos desde Estados Unidos. Los aviones salen de Miami hacia Canadá y de ahí van a Cuba. Las agencias tienen contrato con Aerovaradero, que después distribuye en la mayoría de las cabeceras de provincia. Los trámites acá son rápidos, en Cuba es donde el proceso se ralentiza. Demora entre tres y cuatro semanas que el envío esté en manos del destinatario».

Hasta el momento, el grupo de Estados Unidos ha realizado tres envíos que han llegado a las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Camagüey, Ciego de Ávila, Holguín, Granma y Santiago de Cuba.

Guantánamo y Sancti Spíritus no han recibido estos paquetes y Aerovaradero no permite las entregas en Pinar del Río, aunque a ese territorio se realizó un envío recibido en la capital.

El primero arribó a Cuba en mayo y fue una especie de prueba, relata Guzmán Karell.

«Se trató de algo pequeño para probar la efectividad de lo que hacíamos. Teníamos dudas. Cuando vimos que llegó, hicimos un segundo envío que alcanzó los dieciséis bultos. Entonces solicitamos apoyo y ayuda, enviamos luego otro más grande, de veintiséis bultos que se convertirán en veintiocho y que lo vamos a entregar pronto», detalla Guzmán Karell.

¿Qué medicinas se necesitan en Cuba? Todas, porque la escasez es generalizada y las peticiones de ayuda que llegan a los perfiles de los promotores de la iniciativa lo evidencian. Sin embargo, entre los medicamentos más solicitados están la azitromicina, ampicillin, ciprofloxacina, los antibióticos de amplio espectro, los analgésicos, paracetamol y permetrina, esta última para la aguda transmisión de escabiosis que padece el país.

«Como no tenemos recursos infinitos tratamos de cubrir los medicamentos que consideramos más importantes. Existen problemas para los ansiolíticos y antidepresivos porque tienen demanda, pero son medicamentos muy controlados en Estados Unidos y se requiere prescripción facultativa para acceder a ellos», explica Guzmán Karell.

De momento, el grupo de emigrados que reside en Estados Unidos ha recurrido a las iglesias cubanas para la distribución de las medicinas, tarea en la cual el Gobierno no ha interferido. En Matanzas, en especial, han recibido la ayuda del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo para hacer llegar las medicinas a quienes más lo precisen.

¿QUÉ DICEN LAS LEYES CUBANAS SOBRE DONATIVOS Y AYUDA HUMANITARIA?

Los únicos donativos provenientes del exterior que pueden recibir sus destinatarios sin la intervención del Gobierno cubano son aquellos manejados al utilizar las normas y reglas establecidas para la importación individual de productos por la Aduana General de la República.

Sin embargo, la ayuda humanitaria y los donativos recopilados de manera colectiva por ciudadanos tienden a exceder los volúmenes que pueden gestionarse a partir de los envíos singulares. De acuerdo con la ley cubana, los bultos de misceláneas y medicamentos no deben superar los 1.5 y 10 kilogramos, respectivamente.

La recepción a gran escala de bienes provenientes del extranjero es considerada por la legislación cubana como un «donativo puntual». Así lo establece el Decreto Ley 16 de 2020 de la Cooperación Internacional.

El Artículo 13 de esa normativa regula que: «mediante las ACCIONES PUNTUALES se ofrecen y reciben bienes, recursos financieros o servicios específicos que no están asociados a programas o proyectos de cooperación». El Artículo 13 incluye la DONACIÓN PUNTUAL.

El Artículo 9 del Decreto Ley 16 también reconoce como una de las modalidades de cooperación internacional la «Ayuda ante desastres o emergencias»; esta consiste en «acciones para ayudar a poblaciones cuando se producen situaciones excepcionales».

Artículo 9, Decreto Ley 16 de 2020

El Gobierno cubano es un intermediario obligatorio tanto en la regulación de la recepción de los donativos puntuales como en la de cualquiera de las variantes de cooperación que Cuba reciba.

Uno de los principios legales básicos de la cooperación internacional que Cuba ofrece y recibe es que se realice «sin condicionamientos económicos, políticos o sociales que impliquen injerencia en los asuntos internos».

Artículo 4, Decreto Ley 16 de 2020.

En el Artículo 34 del Decreto Ley 16 se reconoce, además, que «en la cooperación internacional que Cuba recibe se favorece al Estado como responsable de garantizar los servicios básicos de la población».

Estos principios son los que permiten que la legislación cubana vigente deje fuera a las personas naturales como posibles receptores y administradores de donativos puntuales u otras modalidades de cooperación internacional. Solo las personas jurídicas cubanas pueden ser receptoras de cooperación internacional. Los recursos que se reciban por ese concepto pueden emplearse, de manera única, en función de cumplir los objetivos aprobados en la ley; en su distribución solo intervienen mecanismos estatales.

El Decreto Ley 16 determina que es el presidente de la República quien aprueba los llamamientos (pedidos) de ayuda internacional.

Para recibir una donación es preciso, también, contar con un aval del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex). Ese aval, emitido «por el jefe correspondiente», se dirige a la Aduana cuando se trata de bienes y al Banco Central cuando se trate de efectivo o recursos financieros.

Ante situaciones excepcionales o de desastre es también el Mincex el que debe activar el Grupo de Ayuda Internacional. Así está dispuesto en la Resolución 366, de 2020, del ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Esta norma establece que en casos excepcionales o de desastres todos los facultados a recibir donativos deben comunicar al Mincex los ofrecimientos de cooperación internacional que conozcan, para realizar su «evaluación expedita, coordinación, aprobación y control».

Como demuestra el grupo al que pertenece Guzmán Karell, las iglesias y asociaciones caritativas radicadas en Cuba son un aliado valorado por los cubanos en la emigración para gestionar sus ayudas.

No obstante, el Decreto Ley 16 dicta que «las acciones de cooperación internacional en que participen las organizaciones sociales o de masas u otras formas asociativas cubanas sin ánimo de lucro, deben ser avaladas por los órganos que correspondan».

Esta fórmula vuelve a dejar en manos de los organismos gubernamentales cubanos la autorización para la recepción de donativos por iglesias o asociaciones en el país. Sin esa autorización, o sin el aval del Mincex, cualquier donativo que se reciba en Cuba, incluso si viene dirigido a una iglesia o asociación determinada, quedará a disposición de las autoridades aduaneras.

La centralización de la gestión de ayuda humanitaria en manos estatales es interpelada cada vez con más frecuencia, en especial luego del tornado del 27 de enero de 2019 en La Habana. Este evento natural activó articulaciones ciudadanas inéditas en el territorio nacional, posibles gracias a que, en ese momento, se había extendido el acceso a Internet a través de datos móviles.

PETICIONES AL ESTADO CUBANO ANTE LA CRISIS DE MEDICAMENTOS

Lo engorroso de los trámites para realizar donativos puntuales a Cuba, la demora y el hecho de que el Estado posea total jurisdicción sobre las donaciones aleja a cubanos residentes en el exterior del empleo de esta vía.

«Se trata de un proceso bastante complejo, sobre todo si se tiene en cuenta la necesidad de ser más flexible y de llegar más rápido a cada una de las personas que necesitan medicamentos», ratifica Enrique Guzmán Karell.

»Particularmente no veo por qué un Estado tenga el derecho de capitalizar todas las ayudas y las donaciones; aunque sabemos que este Estado tiene cierta inclinación a presentarse de un modo paternalista, a sostener el monopolio de la misericordia y la caridad.

«La sociedad civil cubana está en condiciones de organizarse, de ofrecer respuesta ágil y efectiva a cada uno de los problemas que aparezcan. Yo no tendría por qué esperar por la aprobación de un organismo o institución estatal para poder ofrecer las ayudas no condicionadas, porque no condicionamos las ayudas a ninguna forma de pensamiento o ideología o condición.

»Para nosotros sería más barato si el sistema cubano tomara en cuenta las necesidades y fuera más flexible, si bajara los costos aduanales, si los eliminara con relación a los medicamentos; si el trabajo de la aduana fuera más expedito, si no se pusieran trabas se podría establecer un canal humanitario», añade Guzmán Karell.

Justo en este punto coinciden diversas peticiones de la sociedad civil cubana.

Fue noticia meses atrás la petición de abrir un corredor humanitario para que los migrantes cubanos ingresaran a la nación productos de primera necesidad sin restricciones aduanales, en especial medicamentos.

La actual crisis sanitaria en Matanzas, el nuevo epicentro de la pandemia del coronavirus en Cuba, ha reactivado la petición ahora enfocada en pedir que se abra un canal humanitario.

En paralelo a esta reactivación surgió una «Petición a las autoridades ante la crisis de medicamentos» por parte del blog La Joven Cuba, el blog Comunistas y la revista Tremenda Nota, y que ha recogido la firma de dos centenares de cubanas y cubanos.

La propuesta solicita a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al ministro de Salud, José Ángel Portal Miranda, y al coronel Nelson Cordovéz Reyes, jefe de la Aduana General de la República de Cuba, que «faciliten y viabilicen el proceso para permitir la entrada de medicamentos y enseres médicos al país y que colaboren con los donantes sin que ello signifique controlar el proceso de recepción y distribución, en el cual podrían participar como un eslabón más de la cadena solidaria».

Esta decisión, especifica el documento, «no implicará ningún esfuerzo para el Sistema Nacional de Salud Pública y sí un alivio para el pueblo de Cuba que sufre, entre las numerosas carencias habituales y las acrecentadas desde hace más de un año, de un incremento de enfermedades y padecimientos que pueden cobrar muchas vidas».

De momento, el Gobierno cubano no se ha pronunciado sobre la posibilidad de abrirse a esta iniciativa ni a ninguna otra que promovida desde la migración cubana desea suministrar medicinas y otros productos de primera necesidad al país en medio de la crisis imperante.

 

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:

CRISIS DE MEDICAMENTOS EN CUBA: TRUEQUES, DONACIONES, AVISOS, VENTA Y CONTRABANDO

¿POR QUÉ SE HAN DISPARADO LOS CASOS DE COVID-19 EN MATANZAS?

ENGAÑOSO QUE CUBA ESTÁ POR ENCIMA DEL PROMEDIO MUNDIAL DE VACUNACIÓN CON UNA DOSIS

 

Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual encontrarás análisis y debates sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba. 
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico
elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yurisleidi Trujillo

Como tengo que hacer para Donat por favor
Yurisleidi Trujillo

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE