La Habana, 8 feb.- “No somos un grupo o una asociación, somos una red. Lo esencial no es llevar nombre, sino apoyarnos, tener objetivos comunes donde todos aporten”, así definió el activista Javier Larrea, a Bienestar Animal Cuba (BAC), que pretende unificar el movimiento animalista en el país.

Aunque la idea y su página oficial en Facebook no son completamente nuevas, el proyecto cobró intensidad en las últimas semanas al convocar y lograr agrupar a más de 300 colaboradores para que “el bienestar animal vaya de la mano, que sea parte de la agenda diaria de las personas y comenzar a cambiar la realidad cubana”.

Larrea explicó a la Redacción IPS Cuba que buscan potenciar el papel protagónico de toda la sociedad, no solo de los protectores de animales.

“Hay muchas personas que se han mantenido al margen de colaborar porque piensan que no son necesarios, cuando la realidad es que toda ayuda cuenta”, insistió el también estudiante universitario, que vive en la ciudad central de Santa Clara.

red bienestar animal cuba

En Cuba se va haciendo más presente el empleo de las platafomeas digitales para sensibilizar y buscar consenso sobre la necesidad de proteger a los animales. Foto: Tomada del perfil de Facebook de BAC


Detalles

El proyecto se caracteriza por centrarse en los apoyos de las personas en sus respectivas zonas de residencia. “Para que puedan hacer mucho más desde el trabajo comunitario y evitar explotar a alguien que vive muy distante de algún caso que se presente”, indicó.

De esta forma, han logrado que “personas que jamás habían rescatado algún perrito ya lo hacen, dan tránsito a un callejero y hoy son fervientes colaboradores”.

Así han articulado varios grupos en seis provincias del país, integrados por decenas de interesados, cuyo único requerimiento es ser mayor de 15 años y tener deseos de apoyar.

Para una mejor organización quedan registrados, en una base de datos, los contactos de las personas y cómo están dispuestas a ayudar.

En este sentido, el trabajo de los voluntarios se circunscribe a su reparto de residencia: establecer hogares temporales a los animales, promover y lograr adopciones y brindar recursos materiales y medicinas.

De igual forma, pueden realizar ferias de concienciación y adopciones y campañas de esterilización, así como laborar en refugios.

No obstante, Larrea recalcó que existen provincias donde el intercambio es más cercano a la comunidad, y otras como La Habana, donde resulta más complejo el trabajo por la densidad poblacional y la mayor presencia de animales en las calles.

Como parte de las nuevas estrategias, BAC crea reservas de administración para los recursos recibidos, lo cual permite apoyar según las necesidades. A la par, suman a varios veterinarios interesados en contribuir, aunque resaltó que se necesita más colaboración: “siempre resulta insuficiente la cantidad, porque es mucho trabajo”.

Sitios de clasificados contra el maltrato animal

Pero el trabajo de BAC sobrepasa la gestión comunitaria y pretende hacer alianzas con sitios de clasificados en Cuba, aun cuando no siempre reciben respuestas.

“Estamos enfrascados en unir a la mayor cantidad posible de personas. Sumar grandes proyectos como Revolico es de vital importancia porque en sus redes también está presente el maltrato animal con la comercialización desmedida de los mismos y sin protección alguna”, explicó.

Sitios como el de clasificados Bache Cubano se integran al creciente movimiento animalista en la isla caribeña.

Sitios como el de clasificados Bache Cubano se integran al creciente movimiento animalista en la isla caribeña.

 

Si bien la administración del sitio no ha contestado a la petición de apoyo, otros como Bache Cubano se integran a la propuesta de BAC de gestionar entornos digitales contra el maltrato animal.

Según un comunicado publicado el 3 de febrero en su página oficial de Facebook, Bache Cubano creará una sección no comercial para fomentar las adopciones y el trueque de medicamentos, utensilios y juguetes para mascotas.

Además, promocionarán “de manera gratuita y protagónica las campañas de esterilización; las organizaciones como BAC, CeDAPAC y otras tantas; las convocatorias para donar a los refugios y las casas de tránsito; los anuncios de jornadas de adopciones y otras muchas actividades que realizan los protectores de animales en Cuba”.

Igualmente, destinará “parte de los ingresos por publicidad, a sostener y ayudar a los refugios, las organizaciones de bienestar animal y los protectores que salvan vidas en las calles”. (2020)

 

Este texto fue publicado originalmente por IPS Cuba. Se republica íntegramente en elTOQUE con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias. Lo que aquí se reproduce no es necesariamente la postura editorial de nuestro medio.