hombre, Josep borrell

Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea. Foto: Julien Warnand / EFE.

Cuba entre la Unión Europea y Rusia: implicaciones de la visita de Josep Borrell

24 / mayo / 2023

Josep Borrell, alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), visitará Cuba entre el 25 y el 27 de mayo de 2023. El jefe de la diplomacia europea es un viejo conocido del poder cubano. Borrell, miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) desde 1975, fue canciller de España durante los primeros años del Gobierno de Pedro Sánchez y en esa condición viajó a la isla en octubre de 2019. 

El político ha condenado las sanciones de Estados Unidos contra Cuba y no pocos lo han catalogado de defensor del régimen cubano.

En junio de 2021, durante una sesión del Parlamento Europeo (PE) en la que se discutía la propuesta de una resolución que denunciaba la situación de los derechos humanos en la nación caribeña y pedía el fin del Acuerdo de Diálogo Político (ADP) entre Cuba y la UE, Borrell se defendió de las acusaciones y apoyó la permanencia del ADP. También señaló que los autores de la resolución insistían exclusivamente en la situación de Cuba, pero no hacían lo mismo con otros países en condiciones similares.

Días después de las declaraciones de Borrell, entre el 11 y el 12 de julio de 2021, se produjo en Cuba el mayor estallido social de los últimos 60 años. Josep Borrell, quien con anterioridad defendió el diálogo y la concordia con La Habana, condenó la represión estatal contra los manifestantes.

El 29 de julio de 2021, el alto representante emitió un comunicado a nombre de la UE en el que mostraba preocupación por la represión de las «protestas, así como por la detención de manifestantes y periodistas». 

El documento manifestó el apoyo de la UE al «derecho de todos los ciudadanos cubanos a expresar sus opiniones pacíficamente, a exigir cambios y a reunirse para dar voz a sus opiniones, también en Internet».

A su vez, instó al Gobierno de Díaz-Canel a respetar «los derechos humanos y las libertades consagrados en los convenios universales de derechos humanos», a liberar «a todos los manifestantes detenidos arbitrariamente, a escuchar las voces de sus ciudadanos y a entablar un diálogo integrador en torno a sus reivindicaciones».

Las declaraciones fueron rechazadas «enérgicamente» por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla. El presidente cubano Miguel Díaz-Canel calificó al diplomático europeo de sumiso.

Borrell y la UE hablaron otra vez sobre las condenas a los manifestantes en marzo de 2022 y sobre las condiciones de los derechos humanos en Cuba en julio de ese año, al cumplirse el primer aniversario del 11J.

Acuerdo de Diálogo Político entre Cuba y la Unión Europea y la exclusión de la sociedad civil independiente 

A pesar de las muestras de desacuerdo con las autoridades cubanas, la política exterior de la Unión Europea con respecto a Cuba no ha variado desde 2016. 

A más de seis años de vigencia del ADP, la situación en la isla se ha deteriorado en todos los ámbitos. La política de conversación y entendimiento de la UE no evitó que la sociedad civil —a la que el ADP considera un actor esencial en su implementación— y la oposición política sufrieran una cruda represión que provocó su desarticulación mediante el exilio o la prisión.

Lo anterior se produjo sin que la UE lograra incorporar a la sociedad civil independiente cubana como protagonista y beneficiaria de los diálogos. Por el contrario, de manera implícita, la UE ha permitido que el concepto de sociedad civil manejado en el marco del ADP sea el que acuña el régimen cubano y que se circunscribe a las organizaciones reconocidas legalmente en el país.

Durante la vigencia del ADP, la UE ha mantenido contactos unilaterales con la sociedad civil independiente y la ha utilizado como una fuente de información y contraste, pero no ha permitido que sus actores y organizaciones pujen y compitan por los fondos de cooperación que envía a Cuba.  

En 2021, Josep Borrell defendió el modelo de cooperación y negó que favoreciera a las autoridades cubanas. Dijo que el importe de la ayuda que ofrecía la UE a la sociedad civil cubana era de 8.4 millones de euros. De ese monto, 7.6 millones lo gestionaban organizaciones radicadas en Europa y los 800 mil restantes, organizaciones radicadas en Cuba. Afirmó también que las organizaciones de la isla habían sido «cuidadosamente seleccionadas» por la delegación de la UE en La Habana para que su misión respondiera a un interés general. 

Ninguna de las organizaciones que escogió la UE en La Habana forma parte de la sociedad civil independiente. Para que una organización de la sociedad independiente pudiese competir o acceder a los fondos de cooperación desplegados bajo el marco del ADP, debía hacerlo en colaboración con otra legalmente reconocida por el Gobierno. 

Es difícil defender la idea de que el régimen cubano no se beneficia de la cooperación europea si los fondos liberados bajo el ADP solo tienen como destinatarios finales a actores que el poder reconoce. Es innegable que el reconocimiento legal en el totalitarismo cubano implica que el Estado controle y fiscalice el uso de los recursos.

Después del 11J, disímiles cubanos, el Parlamento Europeo y algunos Estados miembros de la UE han cuestionado el ADP. En 2021, Lituania —el único país miembro de la UE que no había ratificado el ADP— decidió que no era conveniente ratificar el convenio con Cuba y recientemente Suecia mostró preocupaciones y consideró apropiada una revisión del acuerdo.

A pesar de los señalamientos, la UE en su conjunto sigue insistiendo en la idea de que la comunicación y el diálogo es el mejor camino para interactuar con el poder cubano. Sin embargo, mucho ha cambiado en Cuba y Europa desde junio de 2021 cuando Borrell defendía a capa y espada el ADP.

Invasión rusa a Ucrania y el apoyo cubano a Putin

El 11J y la represión desencadenada después (que persiste), es un elemento novedoso. Pero más novedoso e influyente —sobre todo en los ánimos de los europeos— es la invasión de Rusia a Ucrania y la posición de Cuba al respecto.

Rusia es el enemigo número uno de Europa en este minuto. Después de la invasión a Ucrania —hecho que ha desatado la animadversión entre los europeos y los rusos—, el régimen cubano ha acelerado y profundizado sus alianzas con el Kremlin. Previo a la visita de Borrell, algunos medios, citando al vicepresidente ruso, han señalado incluso la posibilidad de que el rublo comience a circular en las calles cubanas.

Ante el escenario, la presencia de Borrell en La Habana no debería ser vista simplemente como un acto de respaldo al régimen cubano, sino que pudiese ser entendida también como la intención de la UE de aumentar los decibeles en la discusión con Cuba. 

Es la primera visita oficial de Josep Borrell a Cuba en su condición de alto representante de la UE y lo hace para encabezar un nuevo ciclo de conversaciones bajo el auspicio del ADP. 

La delegación cubana estará encabezada por Bruno Rodríguez Parrilla, lo que ubica el encuentro entre los más importantes en cuanto a la jerarquía de los participantes. En ocasiones anteriores, por la parte europea participaban enviados especiales (Eamon Gilmore, representante para los derechos humanos y antiguo canciller de Irlanda) y por la cubana funcionarios intermedios (el fallecido Rodolfo Reyes, director de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores [Minrex] o su sustituta, María del Carmen Herrera Caseiro).

La presencia de pesos pesados en la nueva ronda de conversaciones es, sin dudas, una señal a tener en cuenta, más en un escenario de acercamiento Cuba-Rusia. 

En una intervención ante el Parlamento Europeo, en marzo de 2022, Borrell se refirió a los aliados de Rusia: «nadie puede poner en el mismo pie de igualdad al agredido y al agresor y nos acordaremos de aquellos que en este momento solemne no estén a nuestro lado».

Los antecedentes muestran que los temas de derechos humanos no mueven a los europeos hacia un cambio de posición en relación con Cuba. A fin de cuentas, la UE ha abordado la represión en la isla y la situación de los derechos humanos al menos en tres comunicados públicos en el último año y medio sin mayores repercusiones. 

En relación con Cuba, la UE parece padecer de una ceguera selectiva. Borrell ha afirmado que Nicaragua es una «dictadura pura y dura» y así también ha considerado al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Sin embargo, en el caso cubano, los pronunciamientos muchas veces no pasan de muestras de preocupación. Incluso, la antecesora de Borrell, Federica Mogherini, llegó a calificar el régimen de La Habana —por suerte esa idea ha sido superada— de «democracia de partido único». 

Cuba es un caso excepcional para muchos diplomáticos europeos. Un país donde se ha implantado un modelo político incomprendido y en el que por su singularidad los derechos pueden ceder ante los intereses empresariales. Borrell aseguró que la UE se oponía al embargo estadounidense en lo fundamental porque era «contrario a los intereses» de las empresas europeas. Empresas que promueven eventos y su presencia en un mercado como el cubano, en el que algunos negociantes del viejo continente conservan no pocos privilegios.  

Para esos empresarios europeos el diálogo, el entendimiento y la concertación entre Europa y Cuba es el mejor escenario. Las libertades civiles y políticas de los cubanos podrían poner en riesgo los intereses de los empresarios. Sin embargo, el contubernio con Rusia sí pudiera ser un elemento capaz de mover la balanza. 

No obstante, al régimen cubano hay que concederle la capacidad de nadar en varias aguas y de ceder ante los rusos mientras conserva bajo la manga algunas cartas para contentar a los europeos.

En paralelo al anuncio de la llegada de Borrell, las autoridades cubanas dispusieron medidas migratorias que fueron vendidas como muestra de su intención de acercarse a la emigración. Al mismo tiempo, las fuerzas represivas llevan varios meses allanando el camino y generando estados de opinión nunca concretados sobre la posible excarcelación de presos políticos

Los elementos anteriores hacen pensar que para mostrarse magnánimo ante los europeos, el poder cubano utilice las nuevas medidas migratorias como señuelo y valore la posibilidad —como en otras oportunidades— de excarcelar a algunos de los cientos de presos políticos

Los europeos, junto con la Iglesia católica, han sido en el pasado mediadores y gestores de procesos similares. En fechas recientes, ambos han mostrado su disposición para facilitar una salida humanitaria al tema.

Cualquier excarcelación de presos políticos, desde lo humano, debería ser motivo de alegría. Pero si luego de la visita de Borrell se produce la salida de prisioneros políticos y el hecho se presenta como muestra de la salud del ADP, se podrá decir que el régimen cubano habrá salido fortalecido. Mucho más, si adicionalmente logra mantener incólume su alianza con Putin. 

De ocurrir ese hipotético caso, a los simpatizantes del ADP les resultará mucho más difícil defender la idea de que el diálogo es efectivo. Sin embargo, la efectividad de las conversaciones no puede medirse a partir de la capacidad de compensar con excarcelaciones el sufrimiento de víctimas de una prisión injusta, sino por la capacidad de evitar que los daños se reproduzcan.

Por otra parte, la posible liberación de presos políticos no debería ofrecerse como resultado del ADP. En 2010, cuando se inició el proceso de negociación para liberar a cientos de presos políticos (incluidos los de la Primavera Negra) no existía el ADP, sino una política europea contraria por completo: la Posición Común. 

La prisión y excarcelación de presos políticos en Cuba han sido siempre parte de un ejercicio de tecnología política que el Gobierno controla. Las excarcelaciones de quienes sufren prisión política en la isla solo tienen lugar —a menos que exista una fuerza social con influencia, ausente en este momento— si el régimen cubano obtiene algo a cambio.


Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual encontrarás análisis y debates sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba. 
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tony

Cuba es solidaria,pero ese Borrell es un Fascista,el es uno de quienes nos bloquea,nos crea dificultades,nuestra relaciones a mi criterio se alejaran mas de ese mundo unipolar que la Unión Europea viene con imagen y piel de cordero ya conocemos de Europa su colonizaciones en América y vemos que no cambian, nuestra relaciones serán cada vez mas profunda con China y Rusia y América Latina ese es el mundo que queremos mejor y mas justo, dígale a ese señor Borrell que guarde su retorica en Cuba que lo conocemos bien, seremos corte en su visita pero no sera bienvenido en nuestro país
Tony

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR
375.00 CUP
+5
1 USD363.00 CUP
+3
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification