Cuando los vientos de un huracán arrecian, la primera “víctima” de su efecto es la electricidad. La energía se corta por precaución, para evitar que algún cable caído ocasione desgracias en medio de las lluvias y las rachas. Pero con su desaparición comienzan a agotarse también las fuentes de información en manos de las familias cubanas: primero la televisión y, cuando se agoten las baterías, la radio.

Un grupo de programadores cubanos ofrecen otra forma de mantenerse informados del paso del huracán Matthew, sin necesidad del fluido eléctrico y mientras exista cobertura celular en las zonas afectadas.

A través de la plataforma de correos Nauta los usuarios pueden recibir cada vez que deseen boletines meteorológicos del Centro Nacional de Huracanes, en Estados Unidos, además de imágenes satelitales del recorrido y evolución del organismo tropical.

Desde su perfil en la red social Facebook, el ingeniero Karel Pérez Alejo le ofrece “las mieles” (el camino) a sus amigos: dos direcciones URL a maneras de “hack” que se envían en el cuerpo de un mensaje a la dirección query@saildocs.com, con el asunto vacío y en el cuerpo del mensaje la dirección: http://www.ssd.noaa.gov/PS/TROP/floaters/14L/imagery/rb0-lalo.gif

Con ese dato, el servicio manda de regreso un archivo que pesa unos 150 kb, unos 20 centavos de CUC al costo de Nauta por correo.

“Me puse a rastrear cómo conseguir los boletines del NOAA, porque ya no los envían a suscriptores públicos. Como no tengo internet todo el tiempo, quería recibir en cualquier lugar que estuviera las actualizaciones de Matthew.”

“En el camino de las búsquedas encontré un servicio para marineros que me pareció óptimo para Cuba, pues optimiza los envíos de datos a embarcaciones que por lo general no tienen una conexión muy potente. Se llama “Bandwidth Impaired” (“deterioro de ancho de banda”) y parecía hecha para Cuba, porque eso es lo que tenemos…”; se ríe Karel mientras me cuenta cómo armó su “solución”.

Casi al mismo tiempo también comenzó a circular por la red social más popular entre los cubanos otra facilidad similar. Merchise Startup Circle, un emprendimiento tecnológico radicado en La Habana, invita a los interesados a mandar un correo a la dirección huracan@lminuto.com para recibir reportes actualizados con los conos de trayectoria y la intensidad de los vientos.

“No fue tanto una idea que se nos “ocurrió”, como que simplemente, nos hizo falta…”, me dice al chat Jorge Romero, uno de los integrantes de Merchise, y quien asegura que la idea surgió primero para satisfacerse ellos mismos su necesidad de información.

“Como casi todos los cubanos, la Internet es algo que tenemos cuando se puede. Además, cuando hay un ciclón, se va la luz, muchas veces hasta el teléfono de línea, lo que nos queda entonces un poco más son los celulares y el correo de Nauta para enterarnos de algo… Y una vez hecho, por qué no compartirlo, ¿eh?”.

Romero y sus colegas han trabajado incluso el domingo para ajustar los problemas que les han surgido con la dirección original (huracan@lminuto.com) pero se lo tomaron con buen ánimo, al punto que también hicieron una versión más “humorística” del mismo servicio.

Tomaron la figura del más célebre meteorólogo cubano, el doctor José Rubiera, y pusieron a punto la dirección: rubier@lminuto.com

“Como hay que estar alertas con el huracán, armamos esto…”, confiesa en su perfil personal de Facebook el propio Jorge Romero. En el mismo plan de choteo, inmediatamente aclara: “Hasta donde sabemos el excelente José Rubiera no ha estado a favor, o en contra, o involucrado de alguna manera con este pequeño servicio… Un poco de humor y homenaje, es todo;)”.

Romero asegura que la dirección de correo es, al igual que la más seria, completamente funcional.

Estas alternativas de comunicación se despliegan en un país donde la informatización de la sociedad es todavía una promesa. El uso de servicios de recuperación de información desde internet a través de correos electrónicos todavía es popular, mucho más desde que se extendió el acceso a la plataforma Nauta, de correos en los móviles, en la cual se han inscrito más de 1 millón 200 mil usuarios.

“Podríamos acceder a boletines del Instituto de Meteorología cubano si ellos tuvieran una URL fija para los partes; pero esa información en su sitio cambia cada vez que actualizan los reportes”, explica el ingeniero Karel, cuando le pregunto por qué busca el boletín de la agencia norteamericana.

“Aunque hay mucha información en los medios de comunicación más tradicionales, quedan oportunidades en otras plataformas, como las llamadas a un número telefónico que tengan la información grabada o  la información por mensajes SMS, que no se usan con todas sus potencialidades todavía”.

El servicio alterno por Nauta suple, por tanto, otra necesidad.