https://www.facebook.com/novisimagazine/Colores vivos y brillantes, señas de juventud contagiosa y una estética que provoca, podrían ser los rasgos más evidentes de la recién aparecida revista mensual Novísima. También lo son de su directora Amanda Massiel Morales Vázquez, diseñadora e ilustradora quien, con 23 años, inició el proyecto de esta publicación que sueña llegue a todo tipo de público.

Por Anays Almenares

“La revista surgió en el chat de Facebook. Yo vivía en Alemania en ese momento y había decidido regresar a Cuba. Me encontraba chateando con mi amiga Olivia Rodríguez, que recién se graduaba de Periodismo, y le pregunté qué hacer para ganar dinero aquí…

Hacía alrededor de año y medio que estaba afuera y no tenía idea de muchos de los cambios que ocurrieron en el país. Entonces Olivia me dijo que hiciéramos una revista y que la podíamos repartir a través del ‘Paquete’. En octubre de 2015 concretamos la idea”, revela Massiel.

“Vimos los temas que tratan otras revistas cubanas de distribución alternativa y nos dimos cuenta de que algunas tienen como temática los adolescentes, la farándula, las mujeres. ¿Qué es lo que muchas no tienen? Variedad. Y eso es lo que nos impusimos desde el principio: que fuera variado, para un público joven, que no discriminara en cuanto a género y que relajara a los lectores; que impactara visualmente, que resultara interesante por la gama de colores y por las tipografías usadas”.

Entre los referentes que utilizan citan a The New York Magazine, la Harper´s Bazaar y la Rolling Stone. Los creadores de Novísima no quisieron tomar ninguna de las publicaciones actuales de Cuba como modelo, ya que buscaban un patrón distinto.

Para financiarse, los realizadores del medio en ciernes han logrado establecer un sistema de promociones a negocios particulares, a partir de paquetes de precios a los que sus clientes pueden ajustarse.

“Después de la entrega del contenido por parte de los reporteros comienza mi proceso, el de maquetación, diseño e ilustraciones. Mi novio, Osvaldo Llovet, hace las portadas en los casos de las fotos.

La editora revisa los textos y los últimos pasos son la nota editorial y el sumario. Siempre chequeamos dos y tres veces antes de llevar la revista al paquete”, dice esta muchacha, muy entusiasmada con la rutina editorial.

No obstante, la exaltación no aleja sus pies de la tierra, pues está consciente de que publicaciones como la suya no tienen respaldo legal y que pueden, como ya sucedió con los cines 3D, ser prohibidas de un instante a otro.

“Estamos aprovechando el momento de hacer cosas –admite?. No lo vemos como algo ilegal, porque si así lo pensáramos no existiera Novísima.”

En Cuba no hay infraestructura para todos los cambios que están ocurriendo al margen de la legalidad.

“Nosotros haremos hasta donde se nos permita y esperamos que poco a poco se abra más el diapasón”.

“El hecho de que productos como estos no tengan una aprobación estatal o gubernamental nos limita, sobre todo a la hora de pensar en una revista impresa, o en mejores canales de distribución y patrocinadores. Para personas comunes como mi equipo y yo resulta muy difícil que instituciones nos respalden”, apunta con vehemencia la joven.

Amanda Morales es un caso atípico. Interrumpió sus estudios de Diseño en el cuarto año de la carrera, y tomó una oportunidad de trabajo en Alemania, donde estuvo cerca de año y medio.

Allí laboró en distintas publicaciones y explotó sus habilidades gráficas. Desde su regreso a la Isla por motivos personales dedica la mayor parte del tiempo a la revista, aunque también planea culminar su licenciatura.

–         ¿Dónde ves a Novísima en cinco años?

“Es un poco difícil saber dónde estaremos en cinco años, sobre todo cuando las cosas se hacen de esta manera ‘cuentapropística’ y con un equipo tan joven que aún no sabe bien qué hacer con su vida. Pero, hopefully, podremos seguir con la revista, ojalá continuemos los mismos, porque nos llevamos muy bien, y que no tengamos problemas con los publicistas y patrocinadores. Y lo que más queremos es lograr cierto status en el mercado y que la gente se identifique con Novísima”.