Hace un año Roxana, estudiante de flauta en el Instituto Superior de Arte, quería formar un grupo musical de mujeres. Localizar a chicas que tocaran trompeta, batería u otros instrumentos para armar el conjunto de salsa soñado, casi fue una odisea. Pero lo que a Roxana tanto le costó, a su esposo le prendió el bombillo de la creatividad.

Quien quiera encontrar las pistas de los artistas cubanos, podría estar interesado en buscarlas a través de una app.

“La experiencia de mi esposa nos sirvió para entender el alcance que puede tener crear una base de datos que reúna información sobre los artistas, instituciones, eventos culturales y carteleras”, insiste Adán Leiva Blaya, el desarrollador de este recurso para una sociedad mayormente analógica todavía.

“Pensamos inicialmente en fundar una Agencia y luego apostamos por desarrollar la aplicación GuiArte. Tuvimos en cuenta el creciente uso de celulares en Cuba y el acceso a Internet, que aunque es discreto, lo miramos con luz larga y creemos que crecerá.”

Foto: Marleidy Muñoz

“Yo no me demoro al decidir un nuevo paso y soy un “loco” por trabajar. Creo que lo hago más por reconocimiento que por las ganancias, aunque desde hace muchos años quería ser el jefe de mi propio negocio, mi propio jefe”.

Luego de dejar atrás los estudios de técnico en contabilidad, de vivir la experiencia como artista aficionado y de trabajar en varios Talleres de Reparación de Celulares, Adán se concentró en querer implementar algo serio, “sin mentir a los clientes, sin jugar con su dinero o su tiempo, y dentro del marco más legal posible”.

Sí, porque para negocios como GuiArte no es que exista una categoría laboral específica en las regulaciones tributarias; pero siempre se encuentra la manera de pagar impuestos, para al menos cubrir la responsabilidad personal ante el vacío legal que se mantiene por falta de apertura a nuevas formas en el escenario económico cubano.

Foto: Marleidy Muñoz

Guiarte es un directorio de perfiles profesionales, organizados en más de 30 categorías, con el fin de promocionar el arte cubano y la infraestructura que posibilita a los creadores realizar sus proyectos en el ámbito nacional e internacional.

El producto compila currículos, imágenes y otros contenidos de músicos, creadores de las artes visuales, Djs, bailarines, modelos, productores, humoristas, estudios de grabación, galerías, renta de equipos, diseñadores, escritores-guionistas, curadores, fotógrafos, críticos-periodistas, realizadores, artesanos y editores, entre otros oficios y profesiones.

“Durante seis meses un equipo de sólo tres personas estuvimos compilando la información y construyendo el App. El programador Manuel Borroto, título de oro de la Universidad de Ciencias Informáticas, mi esposa y yo, además de una diseñadora que contratamos. Ahora sumamos otros dos programadores.”

Muchos artistas jóvenes y también los consagrados confiaron en GuiArte, como el líder de Buena Fe, Israel Rojas, el trompetista Eduardo Sandoval, el grupo de rock Tesis de Menta… “Sin embargo, aún el acceso a otros músicos o agrupaciones se nos complica mucho, porque los productores ni siquiera nos permiten contarle de nuestra opción. Otros como Will Campa e Isaac Delgado, sí que han sido muy gentiles con nosotros”, cuenta Adán.

“Hemos ido constantemente actualizando las versiones. La app salió con sólo seis categorías y hoy se han inscrito más de 120 personas. Todavía nos resulta complicado completar los datos de los actores, bailarines y modelos”.

Foto: Marleidy Muñoz

¿Y la competencia?

“Tres meses antes de salir nos enteramos de que existía la App kehaypahoy, dirigida sobre todo a la promoción de eventos. Fuimos, les explicamos nuestro proyecto, vimos que apenas teníamos puntos en común, y hasta intercambiamos ideas. De la competencia se aprende mucho y prefiero tenerla cerca. También existe ConoceCuba, que ya tiene dos años, un equipo que también nos ayuda.”

“Actualmente no tenemos pérdidas pero tampoco utilidades, ahora digamos que la app se autosustenta. Me concentro en hacerla visible. Semanalmente la subo al “paquete”, se actualiza a través de la WiFi, mediante correo electrónico recibimos información. Pusimos la app en una página web y ya tiene más de 1800 descargas. Y recién concluimos la versión de GuiArte para Iphone.”

Como a muchos emprendimientos en Cuba, a estos muchachos no solo los mueve el ansia de generar dinero. Sino, no hubieran decidido inscribir de manera gratuita a las iniciativas vinculadas a los niños, como por ejemplo, el payaso Pantorrilla o el Proyecto 23 del ICAIC (el cual, por cierto, solo aprovechó esta facilidad durante un mes). Adán y sus colegas han comprobado en carne propia cómo las instituciones culturales del país descuidan la importancia de estar en cuanta plataforma sea posible, para visibilizar sus eventos.

“Nosotros seguimos creciendo, estamos casi al estrenar una versión con nuevo diseño, más uniforme, atractivo, funcional  y cómodo para navegar. Grabo videos con el móvil o mi cámara, yo mismo los edito y los subo, como una especie de cobertura informativa de las presentaciones que anunciamos.”

El equipo de GuiArte coincide todos los sábados para revisar las nuevas informaciones, evaluar los resultados de la semana y planificar cómo cumplir las metas. “Las frustraciones aún son muchas, relacionadas todas al aspecto económico: el acceso a internet es muy caro, el transporte para andar en la calle haciendo la producción nos come por un pie, el equipamiento que tenemos para programar es el mismo de la inversión inicial, y estará…”

¿Y cuál ha sido la mayor alegría que te ha dado GuiArte?

“Todavía no hacía un año de la App, y un día suena el celular de mi esposa y era una persona que necesitaba contactarla para un grupo. Habían encontrado en el catálogo que ella era flautista, conocieron de sus resultados y querían una entrevista para contratarla. Pude entonces desde casa comprobar que valió la pena no tirar la toalla en los días de grandes reveses.”