El primer juego de béisbol que trasmitió la televisión cubana (TVC) durante la actual serie nacional fue el de la inauguración del campeonato. Se enfrentaban tuneros y villaclareños. Ese partido inicial y los otros dos que completaron la subserie entre Leñadores y Leopardos fueron los únicos de los actuales campeones de la pelota que trasmitió la TVC. Solo tres juegos.

Sin embargo, los tuneros pudieron seguir en vivo la trasmisión de varios partidos. Durante la subserie entre Las Tunas y Pinar del Río, en el estadio Julio Antonio Mella, Rolando Lluch —estadístico del equipo— aprovechó la wifi del estadio, se conectó al grupo Leñadores de Las Tunas, dejó fija la cámara de su celular y comenzó a trasmitir en modo “live” de Facebook. Fueron 21 los juegos que los fanáticos pudieron ver gracias a su iniciativa. Cada trasmisión tuvo, como promedio, 5 mil visitas.

Este sábado 2 de noviembre Rolando anunció que le habían prohibido trasmitir los juegos: “no tengo permiso para hacerlo, no es mi función”.

ABRIENDO PUERTAS

La idea de trasmitir los juegos de pelota a través de Facebook Live no fue originalmente de Rolando Lluch. Él mismo reconoce que fue Yirsandy Rodríguez —estadístico de Industriales— el que de vez en cuando transmitía en vivo los partidos de los azules. Eso le encendió el bombillo al tunero.

Empezó por trasmitir poco a poco y a hacer pruebas, hasta que finalmente logró trasmitir un juego completo. La iniciativa fue un éxito entre los seguidores de Las Tunas (que se han multiplicado tras las dos últimas series nacionales de béisbol).

“Podíamos seguir el juego por allí”, cuenta Reyner Peña Báez, un tunero residente en el exterior. “Hasta decidimos hacer un crowdfunding para comprar mejores equipos y hacer la trasmisión con más calidad”, cuenta.

La gente se entusiasmó con la idea. En poco tiempo tenían el presupuesto que necesitaban para comprar las cámaras. Todo estaba listo y planificado. Conectarían la cámara a la laptop de Lluch y transmitirían directo a un canal de Youtube que llamaron LeñaTV. Tendrían más alcance que en Facebook.

Mientras Lluch compartía estadísticas de cada juego, aficionados tuneros en otros países le ayudaron con el diseño de imágenes y carteles, la promoción del canal, aportaron ideas para las trasmisiones. Alrededor del equipo de Las Tunas se generó un movimiento espontáneo y colaborativo. Lluch, casi sin pretenderlo, se convirtió en una suerte de community manager para esa congregación de fanáticos. Las cosas tomaron forma por amor al béisbol.

COMPARTIR LAS BUENAS IDEAS

La iniciativa de los tuneros fue tan exitosa que varias provincias han querido replicarla. Colegas de Cienfuegos confirmaron que la periodista Darilys Reyes Sánchez —fallecida hace poco en un trágico accidente de tránsito— hacía gestiones en el estadio 5 de Septiembre para trasmitir en vivo los juegos de Los Elefantes.

La periodista había hablado con Lluch para que él le compartiera los detalles de sus transmisiones y la guiara en el empeño de reproducir esa iniciativa. Fue uno de los proyectos que la cienfueguera —una apasionada del béisbol— dejó incompletos.

Otros, como los periodistas deportivos de la prensa escrita de Camagüey, lograron apoyo gubernamental para transmitir online los juegos de la segunda etapa de la serie nacional.

Ellos mismos reconocieron que fue Rolando quien compartió cada uno de sus “secretos” para hacer trasmisiones de buena calidad y lograr altos índices de audiencia. Lo que el tunero había hecho a “puro pecho”, ahora podría extenderse por varias provincias. Era, sin dudas, una buena noticia.

Pero, fue precisamente cuando coincidieron las trasmisiones por Facebook de Camagüey y Las Tunas en el estadio Julio Antonio Mella, que aparecieron los obstáculos para los amantes de los Leñadores.

MATAR LA INICIATIVA 

Reynier Peña anunció en el grupo Leñadores de Las Tunas que ya Lluch no podría hacer más transmisiones, que las habían prohibido “por no ser periodista, ni tener un permiso legal”. Hasta el momento no conocemos quién dio la orden de detener las transmisiones. El propio Lluch ha preferido manejar el asunto discretamente y no abundar en detalles.

Tras el anuncio de la mala nueva, casi al instante, hubo un centenar de comentarios de indignación en el post de Peña. ¿Cómo era posible que alguien quisiera detener una iniciativa como la de Lluch? ¿A quién daña una transmisión de un juego de pelota en Facebook?

Horas más tarde otra publicación en el mismo grupo sugirió que el problema era Lluch, que él estaba descuidando su trabajo por estar al pendiente de las transmisiones, que “eso” no entraba en su contenido laboral, que había un “reglamento” que cumplir.

Sin embargo, Lluch mismo desmintió esas acusaciones: “que le pregunten al propio [Pablo] Civil”, escribió. “Yo no tengo permiso para trasmitir ni puedo hacerlo dentro de mi función como estadístico del equipo”.

¿Quién indicó que Rolando no podía seguir trasmitiendo? ¿Si hasta ahora no ha interferido en su trabajo, si no ha sido un problema, por qué ahora le dicen que necesita un permiso para transmitir a través de Facebook Live? Son preguntas de algunos de los fanáticos en el grupo de Facebook. ¿No será que quieren “acreditar” la iniciativa a alguien que tenga apoyo “oficial”?, sospecharon algunos. ¿Acaso no importa la afición?

Hasta el momento nadie tiene respuestas oficiales a esas preguntas. Lluch, Peña y el resto del equipo que hacía posible las trasmisiones se lamentan de no poder continuar transmitiendo los juegos.

“Ya teníamos montado un software para agregar entrevistas entre cada inning, estadísticas, mostrar el marcador en todo momento”, cuentan. “Teníamos muchas ideas”.

Mientras, la comunidad de aficionados al béisbol expresa su molestia y decepción en las redes: casi 500 suscriptores del canal de LeñaTV esperan por las primeras trasmisiones en Youtube; los 40 mil miembros del grupo Leñadores de Las Tunas tendrán que conformarse solo con fotos y comentarios sobre cada partido. Para ver al equipo de Las Tunas en juego habrá que esperar por la televisión nacional.

 

Si te interesa debatir sobre este y otros temas relacionados con nuestras publicaciones puedes unirte a nuestro canal y grupo de Telegram.