eltoque_logo

feminismo

Libertad capilar
Mientras para los hombres puede ser una moda la depilación facial o corporal, para las mujeres es un mandato. Y comienza temprano.
El Código de las Familias es una oportunidad colectiva, social, histórica y moral para que cubanas y cubanos produzcamos más justicia. Una oportunidad para que los buenos afectos, la política y la ley se encuentren en un mismo camino.
¿Cómo se manifiesta, en el entorno adolescente cubano, la violencia de género? Los insultos a las hembras, las descalificaciones, las burlas, los tabúes, la cosificación, son algunas de esas expresiones.
«Estamos embarazados» es una expresión que, lejos de simplismo, broma o cursilería, anuncia, también en el lenguaje, la silenciosa revolución de las paternidades. Su uso contiene una mezcla de orgullo, responsabilidad y compromiso. Proclama un sentido más profundo y equitativo de ser pareja, más humano, más liberador.
Algunos padres suelen chocar con la expresión lapidaria, “yo soy la madre”, que en buen cubano significa: “ahí no te metas”; “de ahí pa´lla no hay más na´”. Por momentos parecería que eso es cierto. Ante esa expresión, los derechos paternos se tambalean.
Las autoridades cubanas emplean el término «femicidio» y no el de «feminicidio» para referirse a la muerte de mujeres como consecuencia de la violencia de género. Aunque es usual verlos empleados sin distinción, no significan lo mismo y la diferencia entre ellos tiene fuerte connotación política.
Cuando empezó la pandemia de COVID-19, Sixela Ametller recién había confirmado su embarazo. Durante el confinamiento creó un podcast. Le llamó Empoderadas, porque quiso conversar cada semana con mujeres cuyas historias de resistencia y superación la cautivaron.
¿Cómo hacer del cuerpo algo sagrado? ¿Qué hay de sagrado ahí? ¿Es sagrado el cuerpo porque es el soporte de la vida, pues la vida es soportada por lo carnal, lo somático, de donde brota el espíritu?
Niñas y adolescentes son víctimas de maltrato durante la cuarentena. Pero, si ayudamos a detectar casos de violencia, podremos salvarles la vida.
«Hace años me di cuenta de mi impotencia; a pesar de tener muchos privilegios, estaba silenciada. Tenía que aprobar el discurso que me daban, prestarme a reforzarlo y a ser premiada por ello».
Cuerpo, familia, política, emprendimientos, leyes, arte… Son ámbitos en los cuales Matria, servicio de comunicación con enfoque de género, ha puesto atención a lo largo del último año, en medio de una crisis sanitaria y una precarización de las condiciones de vida, con efectos específicos sobre la vida de las mujeres.
Para 2021, los tres temas que representan un mayor desafío de igualdad son: solucionar la sobrecarga para la mujer en las tareas de cuidados; resolver las brechas de empoderamiento económico, y el combate integral a la violencia machista que incluya tratamiento legislativo.
Todos somos agentes de la cultura patriarcal, seamos conscientes de ello o no. Todos tenemos esa responsabilidad. Y si alguien dijera que hay culpa pero que no es de nadie, eso querrá decir que la culpa es de todos.