eltoque_logo

reformas

Raúl Castro impulsó reformas económicas que avanzan muy lentamente entre multitud de obstáculos. La producción agrícola sigue estancada, el empleo no estatal es insuficiente, la asistencia social se ha reducido y la dependencia de Venezuela está llena de riesgos. Desde su acceso al poder en agosto de 2006, Raúl Castro ha implementado numerosas reformas; las más importantes son las calificadas por él en 2007 como “estructurales” porque modifican en diverso modo y magnitud aspectos del sistema económico. Es imposible hacer aquí un análisis integral de todas ellas,1 por lo que se seleccionan y resumen siete reformas estructurales clave: actualización del modelo económico; distribución en usufructo de tierra estatal ociosa; despido de empleo estatal excedente y expansión de empleo no estatal; reducción de salarios, servicios sociales y raciona­miento; compraventa de viviendas; inversión extranjera; y unificación de la doble moneda. Quedan por hacer otras importantes reformas: la integral de precios, la eliminación efectiva de la dualidad monetaria, la fijación de una tasa de cambio realista y la bancaria. Actualmente el país debate una nueva Constitución que de aprobarse llevaría a cabo muchas reformas a la sociedad cubana.

Edificio, Habana, Cuba, ruinas, estática milagrosa, pobreza. Foto: Ernesto Verdecia.
En febrero, el Gobierno cubano dio un golpe mediático sobre la mesa al anunciar una profunda reforma de su legislación para el trabajo por cuenta propia, y el establecimiento de un marco legal para las micro, pequeñas y medianas empresas. De concretarse ambas propuestas, la economía no estatal se vería ante una realidad completamente nueva.
En Cuba ha sido «la pregunta» desde que la apertura de las tiendas en moneda libremente convertible. Hoy el dólar se usa prácticamente en todo el comercio minorista y no deja de crecer su precio en el mercado informal.
Entre el 19 de abril, cuando Miguel Díaz-Canel se convirtió en presidente cubano, hasta la fecha se han publicado en la Gaceta Oficial de Cuba 10 Decretos-Leyes, 8 Decretos, 193 Resoluciones y 74 Acuerdos del Consejo de Estado, entre otras normas de menor rango. Ninguna ley.
El 2 de junio de 2018 se ha reunido en sesión extraordinaria, por primera vez, la novena legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Este día, sin discusión alguna, se han aprobado agendas trascendentales para el presente y el futuro de Cuba.
La incertidumbre es grande acerca de las medidas que tomará el gobierno de Raúl Castro con el sector privado en Cuba. Sin embargo, los emprendedores cubanos instan a que sean medidas de apoyo.
Después de publicada la lista de candidatos a la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobada el 21 de enero se confirma el hecho: no habrá cambio, siguen los mismos dirigentes con el poder.
El sistema socio-económico cubano se ha instaurado sobre la base del paternalismo, pero en los últimos años varios cambios se introducen en la relación entre el Estado y el pueblo. La recuperación tras el paso de un huracán es un buen ejemplo.
Todo proceso experimental necesita ser evaluado y rectificado. Es válido experimentar, pero una mala conducción de un ensayo provoca un resultado falso, distorsionado y con ello se pueden adoptar medidas que lejos de solucionar los problemas, los agraven.
El trabajo por cuenta propia en pausa hasta nuevo aviso. Dicen que no es retroceso, pero ¿qué tiempo durará el “perfeccionamiento”?
En 2021 se abre un nuevo calendario en Cuba marcado por signos preocupantes. Estamos en un punto de no retorno. Se han agotado dos cuestiones fundamentales: el modelo estadocéntrico y burocratizado de socialismo y el cheque en blanco que el pueblo ha dado a quienes encaminan las reformas económicas del país.
El proyecto de Constitución que analizan los cubanos desde el 13 de agosto hace algunas muecas, pero también incluye notables pasos positivos.
Los cubanos han creado bromas y fotomontajes sobre la elección de Miguel Díaz -Canel como una nueva forma de expresión horizontal y ciudadana que se sobrepone a la escasa espontaneidad en los espacios formales de opinión en el país.
Los trabajadores por cuenta propia y las cooperativas no son presupuestados por el Estado, nadie los rescata, no subsisten cuando tienen pérdidas, no tienen la opción de no ser rentables y seguir adelante, cambiando un jefe por otro que en patriótico discurso prometa hacerlo mejor.
Al parecer, el pragmatismo se ha vuelto un material de construcción más tras el paso de Irma.
A pesar de la sucesión de Decretos Ley para la entrega de tierras en usufructo, el campo cubano aún espera su definitiva “primavera”.
La apertura del sector privado no es una baraja de cambio para juegos políticos, son más de 500 mil personas con familias que dependen de ellos directamente. Es una fuerza más en la estabilidad y desarrollo al que desde hace tiempo se aspira y que aún no se alcanza.
La repentina detención en la entrega de nuevas licencias ha generado incertidumbre, especialmente, entre cubanos que habían regresado al país para emprender negocios.
El tiempo apremia y la ciudanía espera resultados. Diez propuestas de medidas económicas desde la academia.
¿Está mal preguntarle a la política todo el tiempo desde la bodega, desde el pollo de dieta, desde el casi café? ¿Quién tiene que acercarse a quién, la Constitución a la bodega o viceversa? ¿Qué hace falta para que una tenga que ver con la otra?
La transición del poder en Cuba es pura noticia internacional. En las calles lo que se percibe es apatía mientras se transmite la elección del nuevo presidente como telón de fondo.
Criminalizar a la totalidad de los trabajadores por cuenta propia por desvío de recursos, actos de corrupción y otros delitos es, además de ofensivo, una mirada superficial y sesgada a este sector.
A dos días de publicada en la Gaceta Oficial, la Resolución 645/17 fue modificada por la 700/17. La presión ejercida desde la opinión pública influyó en tan urgente cambio.
Con decenas de miles de reproducciones en redes sociales y tantas más pasándose offline de teléfono a teléfono en Cuba, el video de Nosotros 3 y Roly Berrío canaliza una percepción muy particular sobre la pausa decretada en la reforma económica a principios de agosto de 2017.
Aunque el pueblo cubano no acepta que las medidas sobre el trabajo por cuenta propia “no constituyen un retroceso”, tampoco las asume masivamente como algo negativo o desalentador.
Tener varias patentes y permitir la subdeclaración de impuestos de otros trabajadores privados es una práctica que podría crecer mientras se mantienen “congelada” la autorización de nuevas Licencias.