Uno de los célebres mosaicos que decoran las aceras de La Rampa, en La Habana, fue dañado tras las recientes labores de mantenimiento de la Empresa Eléctrica, según refleja una fotografía compartida en Twitter.

Se trata de un mosaico del artista visual Salvador Corratgé (1928-2014), ubicado en la calle 23 entre L y M.

En la instantánea se logra ver cómo una capa de cemento cubre daños de la acera hasta tocar uno de los bordes del mosaico. A pocos centímetros se alza un nuevo poste de alumbrado público.

Foto de Luz Escobar (Luz_Cuba) compartida por Camilo Condis.

Foto de Luz Escobar (Luz_Cuba) compartida por Camilo Condis.

 

Condis compartió su imagen como respuesta a un tuit de Juan Antonio Fernández, embajador de Cuba en Austria.

El 20 de junio, Fernández calificó como “chapucería de indolentes” las obras de mantenimiento acometidas por la Empresa Eléctrica en la acera patrimonial de la calle 23 del Vedado y llamó la atención a las autoridades de la capital.

 

El tuit del embajador ha generado múltiples respuestas de cubanos, preocupados por el destino de los mosaicos de La Rampa, sitio urbano declarado Monumento Nacional en 2014.

Los usuarios de Twitter critican la chapucería, la falta de control por parte de cuadros y directivos de la ciudad, los bajos salarios de los obreros que acometen las reparaciones, así como la premura que conduce a terminar obras a contramarcha, sin cumplir con los mínimos parámetros de calidad.

La polémica se extiende a otras redes sociales como Facebook. La página ArquitecturaHabana publicó varias fotografías del resultado de las labores de mantenimiento acompañadas de breves comentarios críticos.

 

En una de las imágenes se observa uno de los mosaicos cubierto parcialmente por fragmentos del terrazo de la acera, muy cerca de la zanja abierta para el soterrado eléctrico. ArquitecturaHabana ironiza y escribe que se trata de “cercanías peligrosas”.

En otra publicación, la página muestra tres fotografías con lo que nombra una “solución razonable”. En las imágenes se puede ver la zanja del cableado en la calle, con una intervención mínima del terrazo y sin daños visibles a un mosaico cercano.

Las reparaciones en la céntrica avenida

Según un reporte de ACN, trabajadores de la Empresa Eléctrica y brigadas de excavación de la Empresa Geominera de Occidente abrieron zanjas en la calle 23, en el tramo comprendido entre J y L.

Su tarea es colocar 21 columnas con luminarias LED, de mayor ahorro energético, que sustituyan las luces ubicadas en los postes.

La iniciativa, conocida como Nodo de L, implica, además, eliminar las líneas aéreas de la calle 23 (entre J y M) y calle L (entre 21 y 25), uno de los tramos más concurridos de La Habana.

Las obras forman parte del programa de remodelación y cambio de imagen de la capital cubana en el contexto de su aniversario 500.

Sin embargo, el daño a los mosaicos y la acera de granito de La Rampa ha generado fuertes críticas por parte de ciudadanos y medios de prensa no oficiales.

El investigador y periodista Alfredo Prieto calificó los daños ocasionados por obreros de la Empresa Eléctrica como “acto de canibalismo cultural”.

En su texto, Prieto criticó lo que considera “una completa barrabasada. Y acción sustentada, por decir lo menos, en una abrumadora mezcla de ignorancia, irresponsabilidad y desidia”.

Oh, La Rampa

Los mosaicos de La Rampa

En 1963, con motivo de la celebración en La Habana del VII Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos, se ejecutaron varias acciones encaminadas a cambiar la imagen de La Rampa.

Las modificaciones incluyeron la remodelación de las aceras con la inclusión de mosaicos de significativos artistas de la plástica nacional, entre ellos el habanero Salvador Corratgé.

Los mosaicos de La Rampa, realizados en granito integral, representan diseños originales de artistas como Wifredo Lam, René Portocarrero, Raúl Martínez, Mariano Rodríguez, Luis Martínez Pedro, Amelia Peláez, entre otros.

En 2003, a 40 años del Congreso Internacional de Arquitectura, se celebró un concurso para escoger 15 nuevas obras que serían reproducidas en mosaicos para ubicar en La Rampa. De los diseños seleccionados solo se ha ejecutado “Guitarra”, de José Miguel Pérez Hernández, en la esquina de 23 y J.

En la actualidad, los mosaicos exhiben un triste estado de conservación. De los 180 originales muchos han desaparecido bajo los efectos de reparaciones circunstanciales. Los que sobreviven sufren los efectos de la intemperie y la suciedad.

 

Si te interesa debatir sobre este y otros temas relacionados con nuestras publicaciones puedes unirte a nuestro canal y grupo de Telegram.