En Cuba, un creciente mercado de mascotas de raza y pedigrí comienza a delinear una clase económica con poder adquisitivo suficiente para sostener caros champús y atenciones especializada a perritos de competencia.

Duque es un Yorkshire que su dueña, Daily Zúñiga, atiende sin escatimar detalles.