Más allá de las afinidades políticas, los vínculos comerciales entre China y Cuba han ido in crescendo en los últimos años. La cooperación en biotecnología, muy visible a propósito del uso de un medicamento cubano contra el coronoavirus  (Heberon Alfa R), data de hace más de 15 años. A través de un convenio firmado en 2018 se crearon empresas mixtas productoras de medicamentos cubanos y con un reconocimiento a nivel mundial.

¿Cómo enfrenta Cuba la COVID 19?

El presidente de BioCubaFarma, Eduardo Martínez, entonces explicó que “se trata de productos destinados a resolver importantes problemas de salud como los infartos del miocardio y cerebrales, el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas”, según se dio a conocer en el sitio oficial de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Sin embargo, las relaciones económicas no se limitan a ese escenario. Según datos aportados por el Observatory of Economic Complexity hasta 2017, el gigante asiático constituía el primer importador a la Isla con $1,35 mil millones, lo que representaba un 27 % de las importaciones cubanas. El sitio Statista también lo confirma.

Los principales rubros importados desde China son los vehículos automóviles para transporte de diez o más personas (8.2 %), seguidos de aparatos emisores de radiotelefonía, radiotelegrafía, radiodifusión o televisión, cámaras de televisión, videocámaras y cámaras digitales (5.4 %). Maquinarias, equipos, metales, piezas, calzados, confecciones y materias primas para la confección de productos arriban desde la nación asiática, lo cual abarca la demanda de casi todos los sectores cubanos.

Según señala un artículo de la revista Temas, en el terreno de las telecomunicaciones, es evidente el avance alcanzado gracias al apoyo chino, junto a destacadas obras de construcción, como la fábrica de cemento y el puerto de Santiago de Cuba. “Además, es muy importante su cooperación en el dique flotante de la bahía habanera y en la incorporación al sistema de transportación del país de coches ferroviarios y ómnibus. No se pueden dejar de mencionar los logros que han propiciado esta cooperación en la generación de energías renovables y en la incorporación de tecnologías de vanguardia, como es el ensamblaje de laptops y equipos de televisión”.

El transporte: sector líder en la importación china

Foto: Sadiel Mederos Bermúdez

En 2018 una nota de la agencia Xinhua aseguraba que Cuba mantendría la apuesta por China para el desarrollo de su transporte. Desde el año 2005 circulan por la Isla los famosos ómnibus Yutong para la transportación interprovincial y dentro de la capital cubana, tanto para los nacionales como dentro del sector turístico.

Recientemente, se han incorporado las bicicletas y triciclos Minerva, una iniciativa de producción en Cuba como resultado de la asociación con una empresa china. Los bajos costos de estos sistemas de transporte permiten a varios cubanos adquirirlos, ante la imposibilidad de comprar autos para la mayoría de la población debido a sus altos precios..

Las principales compañías chinas asociadas al sector del transporte en Cuba son la ya mencionada y conocida Yutong, además de YTO en la exportación de tractores y maquinarias de construcción, y Tianjin Dongxing Industrial and Commercial Group. Esta última se encuentra vinculada desde 1999 a la Empresa Industrial Ángel Villarreal Bravo (Minerva), de Villa Clara. El vínculo comenzó mediante la compra-venta de parque y piezas de repuesto, para luego extenderse a la producción conjunta de triciclos de carga y bicicletas mecánicas y eléctricas.

La empresa Minerva se dedica a producir y ensamblar estos vehículos, además de sillones de ruedas, estanterías destinadas a almacenes, junto a puertas y cajas de registros eléctricos. Según datos publicados por IPS, la empresa inició el ensamblaje de motos eléctricas marca Minerva desde 2017, con velocidad máxima de 50 km/h y potencia de mil watts. Se abastecieron las tiendas TRD y CIMEX con 5 583 vehículos y se proyectó un aumento de hasta 30 000 motos.

A finales de 2018 Donxing estableció una nueva empresa mixta para satisfacer la demanda cubana, que traería estilos y modelos nuevos de trasporte público, “de bajos precios y alta calidad”, según declaró su presidente Wei Yunpu a Xinhua. Posteriormente, se firmó el contrato de Asociación Económica Internacional (AEI) para la producción, ensamblaje y comercialización de motociclos eléctricos entre Dongxing Grupo Industrial y Comercial Co. LTD, y la Empresa Industrial Ángel Villareal Braco, Minerva.

Por su parte, el representante de Yutong en Cuba, Wang Tong, declaró a Xinhua que Cuba era el “mercado más estratégico” para su empresa a nivel global por el volumen de exportaciones que asciende a alrededor de 1 500 unidades por año. La empresa se proyecta también hacia el sector ganadero y de agricultura, centrada en productos como el azúcar y el arroz.

En la Zona Especial de Desarrollo Mariel,  ya opera también otra importante empresa china de servicios de ingeniería y construcción: China Communications Construction Company, Ltd.

El resultado más exitoso de los convenios Cuba-China en el transporte han sido los autobuses eléctricos e híbridos de diésel y electricidad. Esta iniciativa, que comenzó al inicio con las motocicletas, representa una alternativa a la dependencia del petróleo y contribuye, además, al cuidado del medio ambiente. Estos autobuses que trabajan con diésel y electricidad representan un ahorro de entre 25 y 35 % de combustible. Los ómnibus eléctricos cuentan con baterías de ocho años de garantía que pueden recorrer entre 250 y 300 km y alcanzan una velocidad máxima de 69 kilómetros por hora.

Fuente: The Observatory of Economic Complexity

Fuente: The Observatory of Economic Complexity

Energía solar, una apuesta importante

Los parques solares fotovoltaicos que se han generado en la Isla son resultado de la colaboración de recursos y tecnología china. Las instalaciones ubicadas en la provincia de Pinar del Río cuentan con más de 15 500 paneles fabricados por la empresa china Yingli.

La agencia Xihnua ha reportado que esta iniciativa genera 4,4 gigawatts por hora que aporta al Sistema Eléctrico cubano. Al ahorro de combustible que representan los paneles solares de producción china, se suma el cuidado al medio ambiente, ya que se deja de emitir a la atmósfera una cantidad significativa de gases contaminantes.

El proyecto hasta 2030 tiene concebidas 25 áreas para creación de parques fotovoltaicos capaces de generar 109 MWh. La nota publicada por Xihnua en octubre del pasado año informaba que se encontraban en funcionamiento 65 parques solares y otros 15 en fase de construcción, para incrementar en 42 GW la potencia instalada actual, que representa un 1,15 % del consumo del país.

El objetivo es disponer de 191 sitios destinados a parques solares con una potencia total de 700 MWh y capacidad de generación de 1 050 GW anuales. De esta manera, se espera que para el año 2024 el 24 % de la electricidad en Cuba sea generada a través de fuentes renovables distribuidas en parques solares y eólicos, bioplantas y pequeñas centrales hidroeléctricas.

China le ha brindado a la Isla, además, diversos préstamos a corto, mediano y largo plazo, lo que constituye una oportunidad de flexibilidad en el ámbito financiero para un país con una significativa escasez de divisas. La cooperación del gigante asiático se ha extendido a múltiples áreas de interés, como la agricultura y acuicultura, los recursos hidráulicos, la industria alimentaria, etc.

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.