Esta investigación duró más de un año y comenzó por el interés de un reportero de escribir sobre reguetón. Así, se involucró todo el equipo editorial en un trabajo que ha intentado ir a lo más profundo del tema y utilizar la investigación periodística, el análisis de datos no estructurados y la descripción de la industria para contar algo que hasta ahora ha estado oculto ante nuestros ojos. Nuestro objetivo era saber: ¿cómo ha impactado el reguetón a la sociedad cubana?

El punto de partida fue compilar una base de datos de las canciones populares entre el 2010 y el 2018. Aunque desde el inicio de los 2000 ya el género había comenzado a sonar en Cuba, no había suficiente información disponible que nos permitiera delimitar cuáles habían sido las más populares. Además, en este período hubo un auge del reguetón que se evidencia en el número de artistas, la diversidad de lugares de presentación y la internacionalización de la música.

La cantidad total de música que se produce en Cuba en este género en un año nadie la sabe, ni los artistas, ni los estudios, ni ninguna institución las compila. La fuente más importante donde todo confluye es el Paquete Semanal que comenzó a salir aproximadamente desde el año 2008 y no tiene sus archivos de contenidos.

Entonces, reunimos las 653 canciones más populares entre 2010 y 2018 a partir de las siguientes fuentes: el Paquete semanal y las listas mensuales de Abdel la Escencia y más recientemente el youtuber Adrián Fernández (2017 y 2018), y de Adriano DJ (2014-2016) en la revista Vistar, las listas anuales del sitio web de música Pista Cubana (2014-2018), y una encuesta a 53 jóvenes en La Habana.

Para validar la base de datos se realizó una encuesta en la web que estuvo activa durante 3 meses (del 15 de marzo al 5 de junio) en la que participaron 329 usuarios. Del total de canciones (separadas por años), todas recibieron más de 3 votos. El mayor número de votos fue de 65 para la canción el Chupi Chupi de Osmany Garcia. Las siguientes canciones más votadas fueron Bajanda, El oro es mío y Aceite y Agua con 58, 55 y 54 votos respectivamente. Más de la mitad de las canciones alcanzaron hasta 20 votos.

La base de datos también se consultó con varios expertos en el género.

A cada una de estas canciones, en la medida de lo posible, se le identificaron sus intérpretes, el estudio de grabación, el productor, el género, el año y un enlace a Youtube y el audio (que no se puede acceder él directamente, ni descargar por respeto al derecho de autor).

Cualquier lista de popularidad es siempre polémica y limitada, por eso optamos por un modelo que nos permitiera que todo aquello que apareció más de una vez entre las fuentes se tomara en cuenta. Las encuestas tuvieron particular importancia porque en más de una lista oficial no se incluye música de reparto, que si ha marcado hits en la calle.

Canciones populares

Esta primera parte cuenta la evolución del reguetón a partir de sus canciones y se clasificaron según el impacto que tuvieron en lo social, para la música, el lenguaje, el baile o si desataron alguna polémica.

A partir de la más relevante de cada año hace un resumen de los principales hechos del momento.

La realeza

En este caso el objetivo era desarrollar una metodología para evaluar cuáles de los artistas habían sido durante este período los más populares. Tuvimos en cuenta cuatro indicadores: colaboraciones entre ellos, reconocimientos, visibilidad en Youtube y posicionamiento en las diferentes listas sobre la que se construyó la base de datos.

La lista total de los artistas, 156, es resultado de la base de datos de canciones populares, o sea, todos los que tuvieron canciones “pagadas” en el período estudiado se analizaron y las puntuaciones estuvieron en dependencia de la cantidad de canciones que cada uno de los artistas tenía dentro de la base de datos.

Una característica peculiar es que durante el período un mismo artista ha pegado canciones con varios grupos o en colaboraciones con otros artistas, e incluso en el caso del Tiger, un mismo artista cambió de nombre. Por tanto, se identificaron cada uno de los cantantes de forma individual para cada canción y todos los cálculos se hicieron en base a esto y no se tuvieron en cuenta los grupos.

El grafo obtenido cuenta con 163 intérpretes que cantan reguetón o que han colaborado con artistas del mismo género. Las relaciones entre los artistas del grafo se da por las colaboraciones que han hecho en las 653 canciones analizadas. Con el fin de saber cuan influyente puede ser un cantante sobre el resto, se calcularon las métricas de centralidad de intermediación y centralidad de cercanía.

La intermediación permite saber cuan influyente es un artista de reguetón, ya que esta métrica evalúa con mayor puntuación a los que tienen el camino más corto para mediar entre dos artistas. Generalmente los que tienen mayor puntuación son puentes entre comunidades, en el mundo del reguetón, son aquellos que hacen featurings ya sea con intérpretes de reguetón o de reparto. La cercanía permite saber que cuáles son los artistas que más cerca están del resto. Llevado al mundo del reguetón es una métrica que estima que tan fácil puede ser para un artista hacer una colaboración con otro.

En el grafo que se muestra en el especial el tamaño de cada nodo está dado por su valor en la centralidad de intermediación, de la misma forma el ranking obtenido de los 5 primeros se basa en la misma métrica.

Para calcular el indicador de posicionamiento en listas se tuvieron en cuenta cuatro fuentes:

El ranking anual calculado a partir de la lista de 100 canciones más populares del sitio web Pista Cubana. Para ello se dividió uno entre cada posición anual por canción, de esta forma, los cercanos a la primera posición obtienen las mejores puntuaciones. A cada autor se le suma los puntos de cada canción que pegó en el año.

Para calcular los rankings mensuales se dividió uno entre cada posición mensual por canción, de esta forma los cercanos a la primera posición obtuvieron las mejores puntuaciones. El resultado se dividió entre doce para que los rangos sean menores a los anuales y poder sumar todos los valores y obtener un resultado general de posición.

La encuesta manual recoge la elección de las mejores 10 canciones en el período investigado de 53 encuestados. Teniendo en cuenta cuantas veces aparece cada canción en las encuestas, se obtuvo un ranking de canciones donde los puntos se calcularon dividiendo la cantidad de repeticiones entre total de encuestas. La puntuación de un artista en este apartado se obtuvo sumando los puntos de cada una de sus canciones.

En la encuesta web la cantidad de votos de cada canción, se divide entre 65 (mayor cantidad de votos alcanzados) de esta forma, los que más votos obtuvieron tienen una mayor puntuación.

Cada uno de los artistas recibió una puntuación en cada uno de estos parámetros y se definieron los 10 primeros para cada indicador. Sin embargo, el resultado final de posicionamiento no es una suma de los parámetros, pues existen diferencias entre ellos y no es posible homologarlos. Por tanto, la mejor posición es resultado de un análisis de la frecuencia y la mejor posición en cada uno de los indicadores.

Para calcular la visibilidad en Youtube se obtuvo en mayo de 2019 de cada canción contenida en la base de datos, la cantidad de likes, dislikes, favoritos y comentarios. Luego se separó el ranking por años para evitar el sesgo que crea el factor de la disponibilidad tecnológica durante los años del estudio en Cuba. A cada cantante se le suma las variables de sus canciones.

También se valoró la popularidad por canción y cantantes según Spotify, pero se descartaron en la evaluación final por estar incompletos.

Para calcular los reconocimientos se identificaron premios y nominaciones de 12 artistas a partir de la búsqueda en Internet.  Quienes otorgaron reconocimientos fueron los Premios Lucas, los Granmy, los Bilboard y los Premios Juventud. Es importante notar que en ningún caso se tiene en cuenta al reparto.

Para la visualización de los gráficos se trabajó sobre la librería HighCharts.

Todos los cálculos se pueden consultar aquí.

Las balas

La tercera parte de este especial hace énfasis en la industria del reguetón atendiendo a los procesos de producción, distribución y consumo, con énfasis la cantidad de dinero que mueve. Para ello, se entrevistaron a más de 20 fuentes: productores musicales, realizadores de videos, publicistas, personal de bares y centros nocturnos, representantes de artistas, y visitantes asiduos de bares y centros nocturnos que integran el principal circuito de consumo del reggaetón.

Por ejemplo, se conversó con el personal de cinco estudios de grabación (productores musicales, propietarios, Dj, relacionistas públicos y personal contratado para trabajos musicales). Se visitó o contactó, por distintas vías, con personal de más de cinco centros nocturnos del circuito de presentación más popular.

El método para confirmar los conciertos y sus precios se basó, primeramente, en la indagación directa en bares y centros nocturnos para obtener los datos de sus carteleras y del aforo estimado. Ante la negativa de algunos para brindarlos, la poca información existente en otros y la falta de registros efectivos sobre los conciertos en muchos, se realizó un rastreo intenso en páginas web, y en los perfiles en Facebook e Instagram de artistas del género, así como de bares y centros nocturnos.

Fue importante la huella dejada en Facebook por los posts de cientos de usuarios sobre su asistencia a los conciertos para triangular los conciertos y confirmar su realización en un período de tiempo amplio.  En algunos casos, ante la imposibilidad de conocer los precios oficiales, se tomaron como referencia los precios conocidos y confirmados, para determinar el espectro posible en que oscilan los mismos como tendencia.

Además, se recopiló toda la música publicada en el Paquete durante el año 2018, del sitio web El Paquete Semanal y se clasificó de acuerdo al género de nuestro interés en canciones o álbumes, para estimar la cantidad de música distribuida en un año.

También, se revisaron las normas legales que pautan el pago a los artistas, los contratos y los impuestos. Esta información se cotejó con los testimonios de los entrevistados.

La programación del material se realizó en dos fases, una de construcción y análisis de los datos y otra de presentación. La primera fase se programó en Python, y fue en la cual se obtuvieron las bases en formato JSON a partir de las distintas fuentes de información se cotejó. La presentación del contenido se realizó en Javascript con el framework VueJS.

Aunque este es un mundo muy dinámico y la fama es efímera, el reguetón, como fenómeno social ha acumulado mucho poder. Cualquier duda o pregunta sobre la metodología de trabajo la pueden dejar en comentarios.