Recientemente fue publicada en el sitio Cubacrece la Política de Comunicación Social del Estado y el Gobierno cubanos (PC). Este texto no difiere mucho respecto al que hace varios meses filtró Periodismo de Barrio, lo cual confirma la validez de aquel documento sobre el cual el Gobierno no emitió ningún pronunciamiento.

¿Qué dice la nueva política de comunicación cubana?

De manera general la PC mantiene las mismas características y arrastra las mismas dificultades que le fueron señaladas anteriormente: El Partido como “rector de la comunicación social en el país”, apuesta por cierta flexibilización económica en la gestión de los medios manteniendo el control político y editorial, rol pasivo otorgado a la ciudadanía; reiteración de las mismas estrategias epidérmicas que han demostrado no resolver un problema que es de tipo estructural, debido a la subordinación de los medios al aparato político; entre otros.
Respecto al documento publicado por Periodismo de Barrio solo hay dos cosas llamativas. 

La primera es que al parecer a los compañeros encargados de retocar esta PC después de la aprobación de la Constitución, se les olvidó atemperarla de acuerdo a lo estipulado en el artículo 55. Mantuvieron la misma redacción del documento anterior que, a tono con la Carta Magna de 1976 decía que los medios eran de propiedad estatal o social, y solo proscribía la propiedad privada. Sin embargo, la nueva Constitución solo reconoce la propiedad socialista de todo el pueblo (estatal) y de las organizaciones sociales políticas y de masas y especifica que “no pueden ser objeto de ninguna otra forma de propiedad”, con lo cual cierran la posibilidad de que existan medios cooperativos o comunitarios; algo que en teoría podía ser posible anteriormente al reconocer la propiedad social. Entonces, tenemos una Política de Comunicación que difiere en este sentido de la Constitución; un error que seguramente enmendarán en el Decreto-Ley sobre la Comunicación Social que algún día publicarán. 

La Política de Comunicación resumida en cinco canciones

Y la segunda es que un año y medio después, fecha en que debía aprobarse esta política por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros (enero de 2018), no se han cumplido muchos de los acuerdos o acciones planteados desde entonces. Siguen hablando de “continuar estudiando la propuesta sobre la conveniencia y factibilidad de crear un órgano que responda por la conducción” de la PC, algo a lo que según cronograma debía dársele respuesta cuatro meses después de su aprobación, o sea, mayo de 2018. Tampoco se ha presentado el Decreto-Ley que debía estar listo a inicios del presente año, ni se ha definido si los periódicos provinciales deben pasar a ser órganos de los gobiernos, ni se han concluido las regulaciones para la publicidad y el patrocinio en los medios. Y como esas, otras cosas más. 

En fin, que el tiempo pasa, y nos vamos poniendo viejos.

Este texto fue tomado del perfil de Facebook de José Raúl Gallego. Se reproduce íntegramente en elToque con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias. Lo que aquí se reproduce no es necesariamente la postura editorial de nuestro medio.