En este episodio los enjambreros debaten sobre las causas de los nuevos casos de COVID-19 en Cuba, el incidente violento ocurrido en una estación de policía en La Habana, la competencia empresarial en Cuba y las más recientes medidas de la administración Trump contra empresas militares cubanas. Además, entrevistan a la psicóloga Lilian Rosa Burgos Martínez, quien se refiere a los efectos psicológicos del distanciamiento físico durante la crisis sanitaria actual.

La radionovela Un montón de estrellas continúa con un nuevo capítulo en el que Amalia (Lucía March) confiesa a Ignacio (Camilo Condis) que la cotizada llave puede abrir un baúl muy antiguo. Por otro lado, el “secuestrador” del tío Francisco (Miguel Alejandro Hayes) llama amenazando a los jóvenes con que va a asesinarlo si no le informan sobre el misterioso dinero escondido. Amalia sospecha de un cerrajero al que le había llevado la llave y los jóvenes deciden hacerle una visita… Para saber lo que acontece, te invitamos a escuchar el capítulo.

March inició los debates habituales comentando sobre los nuevos contagios de coronavirus en Cuba y la incertidumbre al respecto. A su vez, señaló que los brotes principales se registran en los centros laborales, sobre todo en tiendas y comercios. La joven consideró que en estos momentos, lejos de aflojar las medidas, deben extremarse, sobre todo en el ámbito de la responsabilidad personal. También expresó su preocupación sobre cómo se va a desarrollar el inicio del curso escolar, teniendo en cuenta que los niños son más difíciles de controlar en cuanto al cumplimiento de las medidas sanitarias.

“Lo peor son los casos asintomáticos, que puede que no les pase nada, pero sí transmiten el virus y afectan a otras personas que hasta podrían morir”, reflexionó Condis.

Hayes comentó sobre el grave incidente registrado en una estación de policía de Calabazar. “Una persona entró, degolló a un policía, hirió a otro y dejó a un tercero grave; y hubo tremendo operativo en el que capturaron a la persona”. Condis abundó sobre las fake news generadas al inicio alrededor del hecho y la incertidumbre sobre las posibles consecuencias para el agresor en el ámbito penal.

Pasando a otro tema menos violento, Condis se refirió a una nueva publicación de Cubadebate del científico Luis Montero Cabrera, “Darwinismo, colaboración y competencia”. “Me pareció super interesante, porque realmente lo que dice es que sin competencia no hay desarrollo, no se favorece ni la innovación ni el progreso, y al no haber cambios, no puedes adaptarte a los nuevos escenarios en los que tienes que desenvolverte, y así lo dice: “Esto solo representa ventaja para administradores mediocres, pues sin competencia se gestiona muy cómodamente al no arriesgarse nada innovando”. A mí me llamó la atención porque todos sabemos los problemas con el tema del monopolio y la falta de competencia, y es lo que pasa en Cuba. Él habla de no irse a los extremos: no puedes tener un sistema en el que no haya competencia, pero tampoco otro en el cual no haya ningún tipo de colaboración, y ahí empieza el tema de lo más humano y social”.

La entrevista del episodio a la psicóloga clínica, investigadora, madre y feminista Lilian Rosa Burgos Martínez, estuvo dedicada a las consecuencias psicológicas del distanciamiento social a raíz de la COVID-19.

Al respecto, Burgos expresó que este periodo de distanciamiento sanitario —término empleado por algunos expertos y expertas para referirse a la cuarentena— ha sido un tiempo para poner a prueba los recursos psicológicos y la adaptación ante situaciones de adversidad. “En Cuba, desde la situación epidemiológica existente, que es incomparable a la crisis sanitaria de otros países, hemos tenido nuestros propios efectos. El costo psicológico ha tenido diversos matices en dependencia de la edad, la identidad de género, la orientación sexual, los antecedentes de salud, las dinámicas familiares y de relaciones de pareja, las posibilidades de hacer teletrabajo y gestionar nuevas fuentes de ingreso económico, el lugar de residencia y la posibilidad de acceso a servicios sociales básicos.

“De manera regular, los principales malestares psicológicos identificados y referidos por las personas han sido, en primer lugar, la incertidumbre y angustia ante la vida presente y futura después de sentir los efectos de una pandemia que ha trastocado todo el funcionamiento social y económico de Cuba y a nivel global. Esto implica, a la vez, reestructurar y aplazar proyectos de vida personales y profesionales en medio de un panorama difícil. El miedo al contagio del virus es otro malestar frecuente; nos encontramos ante un nuevo coronavirus, con alto riesgo de contagio, y para el cual no existe todavía una vacuna. En menor medida está el miedo a la muerte, ya que la estrategia del sistema de Salud Pública de Cuba para controlar la epidemia está siendo favorable; no obstante, en personas con vulnerabilidad como adultos mayores, personas con diabetes, hipertensión y enfermedades de cardiopatía, este miedo se acrecienta. Están las preocupaciones constantes y el estrés cotidiano para conseguir alimentos, realizar colas en tiendas que permitan comprar productos básicos para sobrevivir; el estrés en la planificación de horarios de vida para llevar el trabajo doméstico y el teletrabajo; y la sobrecarga física y psíquica que han sentido las mujeres en tareas de cuidado.

“Por último, la ansiedad ha sido el rostro habitual del confinamiento, ante la permanencia obligatoria e indefinida en casa, ante la necesidad de sobrevivir y cambiar rutinas habituales de vida, trabajo y recreación, ante el distanciamiento físico obligatorio de personas queridas; ansiedad de tener familias separadas, casos en que algunos miembros se encuentran en países donde se ha recrudecido la pandemia; ansiedad ante el sentimiento de que tenemos delante una nueva cotidianidad en la que las cosas necesariamente van a tener que cambiar. Viviremos con el riesgo de contagiarnos si no tomamos todas las precauciones, y la posibilidad de rebrote de la pandemia existe. Estos son los efectos psicológicos que hemos podido identificar un grupo de profesionales que trabajamos en este contexto de la pandemia de COVID-19”.

La psicóloga clínica, investigadora, madre y feminista Lilian Rosa Burgos Martínez conversó en El Enjambre sobre las consecuencias psicológicas del distanciamiento social a raíz de la COVID-19. Foto: Cortesía de la entrevistada.

La psicóloga clínica, investigadora, madre y feminista Lilian Rosa Burgos Martínez conversó en El Enjambre sobre las consecuencias psicológicas del distanciamiento social a raíz de la COVID-19. Foto: Cortesía de la entrevistada.

“Los niños y adolescentes son de los grupos más afectados con esta situación. ¿Qué consejos les podrías dar a los padres para enfrentarla?”, indagó Condis.

Burgos: “Algunas recomendaciones generales son crear, dentro de lo posible, un clima de convivencia familiar armónico y de seguridad para el desarrollo y bienestar infantil, básicamente un clima exento de violencia y malos tratos. Segundo, mantener hábitos y rutinas saludables para las hijas e hijos en casa relativos al sueño, la alimentación, los juegos, las actividades escolares… Luego, limitar el tiempo de exposición a pantallas y tecnología por los riesgos a la salud mental; planificar un horario en el día para realizar juegos con nuestros pequeños, algunos pueden ser para desarrollar la actividad física, el aprendizaje. También se recomienda observar las respuestas emocionales y el comportamiento infantil desde casa y ante los primeros signos de alteraciones psicológicas buscar ayuda profesional. Es importante brindar afecto constante a los hijos e hijas en esta etapa; comprender que si para nosotros es difícil, para ellos más”.

Con respecto al apoyo intrafamiliar, la experta llamó la atención sobre el hecho de que el hogar no es siempre un lugar seguro para todas las personas, por la reproducción de la violencia y los efectos de la desigualdad de género. Entre los mecanismos para salir de la violencia recomendó que las víctimas deben hacer las denuncias de las agresiones y estar informadas de los lugares y servicios donde pueden buscar la ayuda profesional: acompañamiento psicológico y orientación legal para resolver estas problemáticas.

“¿Qué nos aconsejas a las personas que hemos sufrido de depresión y ansiedad por la situación actual?”, preguntó Condis.

Burgos: “La ansiedad es una incertidumbre vinculada a la preocupación con el futuro, de no saber qué va a pasar en adelante. La depresión, en cambio, nos conecta con el pasado, con un malestar que se repite desde allí y que no podemos reelaborar. Para centrarnos en el presente y estar conscientes del momento de vida que estamos viviendo, hay técnicas psicológicas como la meditación, las técnicas de relajación, entre otras. Hay que hacer el ejercicio de revisarnos, de hacer introspección y un esfuerzo por identificar los miedos y malestares que dan cuerpo a esa depresión o ansiedad. Como es una experiencia compleja, hay que apoyarse en un acompañamiento y ayuda profesionales. Mientras, podemos hacer algunas cosas para cuidar nuestra salud mental, trazarnos un plan de vida con actividades diversas (actividades físicas que contribuyan a liberar las tensiones y malestares neurofisiológicos), actividades placenteras que nos permitan conectarnos con la sensación de logro al final del día. Por ejemplo, reparar objetos en casa, regalarnos momentos de placer y satisfacción, podemos escuchar música, ver una película. También se recomienda mantener el contacto con amigos por redes sociales, mirar la parte positiva de este tiempo, qué metas podemos lograr durante la cuarentena, qué voy a hacer en lo adelante, todo desde el lente positivo”.

Sobre los servicios de consultoría mediante grupos de WhatsApp habilitados por la Sociedad de Psicología de Cuba, también indagó Condis, así como otras posibles vías de orientación psicológica para aquellos cubanos que no tengan acceso a estas redes virtuales.

La psicóloga apuntó que existen en la actualidad varios grupos de WhatsApp dirigidos a diversos grupos poblacionales (jóvenes, madres y padres con hijos e hijas niños y adolescentes, familias con migraciones, adultos medios y adultos mayores, personal sanitario que atiende a personas con COVID-19), un psicogrupo que atiende a personas LGBTI, un grupo para emprendedores, otro para personas que aspiran a ingresar a la universidad, otro para personas con VIH, y cada grupo tiene un link que se divulga por las redes sociales y la televisión. En cada uno se brinda herramientas psicológicas específicas y otras para sobrellevar de manera positiva el confinamiento. También se ofrece atención individual para quienes lo soliciten y, en el caso de los que no tengan acceso a redes sociales, hay números de teléfonos habilitados y disponibles.

La psicóloga Lilian Rosa Burgos ha brindado acompañamiento y ofrecido terapia a mujeres víctimas de violencia de género en sus hogares y a personas LGBTIQ+ a través de WhatsApp durante el periodo de aislamiento físico en Cuba. Foto: Cortesía de  la entrevistada.

La psicóloga Lilian Rosa Burgos ha brindado acompañamiento y ofrecido terapia a mujeres víctimas de violencia de género en sus hogares y a personas LGBTIQ+ a través de WhatsApp durante el periodo de aislamiento físico en Cuba. Foto: Cortesía de la entrevistada.

Luego de la entrevista Hayes se refirió a la cancelación de la licencia por parte del gobierno de Trump a la empresa estadounidense Marriot para operar hoteles en Cuba. A su vez, los jóvenes dialogaron en torno al resto de las sanciones impuestas a Fincimex, a través de la que se envían remesas a Cuba mediante la Western Union y con la cual se afectaría también la vía para recibir los pagos de AirB&B en el país. Condis y March recalcaron que estas sanciones afectan directamente al pueblo cubano, ya que el sustento de muchas personas en Cuba depende de las remesas que envían sus familiares.

Tras publicarse el episodio, los oyentes comenzaron a compartir sus impresiones. “No hay nada mejor que limpiar un domingo escuchando el capítulo de @radioenjambre. Gracias @camilocondis, @mahayescuba, @luciamarch12”, escribió Mag Jorge Castro, seguidor del podcast.

“Dormir, comer, tuitear, escuchar música, el podcast de @radioenjambre, ver películas y no peinarse. Un domingo perfecto”, tuiteó el usuario @Rvenegas89”.

 

Puedes escuchar el episodio completo a continuación: