Los activistas cubanos por los derechos de los animales propusieron la eliminación de la estricnina como método de sacrificio animal, la revisión de los métodos de captura que utiliza actualmente el personal de Zoonosis y enfatizaron en la importancia y pertinencia de una ley de protección animal en Cuba, entre otros temas abordados en una reunión esta mañana en el Centro de Higiene y Epidemiología de La Habana.

Este texto fue publicado originalmente en Periodismo de Barrio. Se republica íntegramente en elToque con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias. Lo que aquí se reproduce no es necesariamente la postura editorial de nuestro medio.

Sahily María Navarro, restauradora de profesión y animalista, declaró a Periodismo de Barrio que el lugar donde se ubican los animales en Zoonosis es «deprimente» y que pudiera ser «fantástico» si se garantizaran condiciones para su estancia. En la reunión se pidió además la realización de un censo de animales en la ciudad y el «cese inmediato de las recogidas masivas».

Muchas de las personas que trabajan en Zoonosis «no están animadas y no sienten ninguna empatía por los animales», añadió Navarro. «Sencillamente toman el trabajo porque viven a dos cuadras». Por este motivo, la activista propone que la institución se apoye más en los activistas. «Hemos recalcado que lo haríamos de manera voluntaria», dijo. «Ni siquiera queremos un salario».

Zoonosis cuenta actualmente con un solo camión en funcionamiento para la recogida de callejeros, de los dos que les han sido asignados.

En la reunión, además de los activistas, participaron la Vicedirectora de epidemiología y enfermedades zoonóticas, funcionarios provinciales, veterinarios, responsables de los programas de vigilancia, prevención y de control de Zoonosis del Ministerio de Salud Pública y varios individuos que se presentaron como doctores pero no hablaron durante toda la reunión.

Dos de las activistas confirmaron a Periodismo de Barrio que los celulares fueron quitados y revisados durante la reunión.

La eliminación del sacrificio animal podría lograrse si se priorizaran las campañas de esterilización, explicaron las animalistas. En el caso del uso del fármaco estricnina se pidió valorar otras opciones como el tiopenol sódico para evitar sufrimiento físico y psíquico.

Los participantes en la reunión pidieron al Ministerio de Justicia que impulsara mensajes de advertencia en contra del maltrato animal en los medios de comunicación. “Actualmente no se puede formular una denuncia en las estaciones de policía», dijo Sahili, «porque como no hay una ley que proteja, tampoco hay una ley que castigue”.

Se acordó que los protectores trabajarían en conjunto para intervenir en la adopción y rehabilitación de los animales, tratando de que solo lleguen a Zoonosis aquellos que fueron infectados con rabia o por conducta sospechosa del mismo. Los activistas pidieron intervenir en la valoración de los casos que son considerados para sacrificar y analizaron, además, la posibilidad de crear refugios estatales que sirvan como espacios de adopción de los que son rescatados en las calles.

Protesta por derechos animales en Cuba. Foto tomada del perfil de la activista Beatriz Batista

Protesta por derechos animales en Cuba. Foto tomada del perfil de la activista Beatriz Batista

Varios activistas por los derechos de los animales se habían reunido el 11 de noviembre a las 10:00 a.m., frente a la sede del Centro de Observación de Zoonosis en La Lisa, con carteles que exigían el cierre de esta institución y una ley de protección animal.

“Nuestro objetivo era liberar a todos los perros que tenía Zoonosis allá adentro y que iban a ser sacrificados, y también aspirábamos a llegar a un consenso con el Gobierno, trabajar en conjunto”, informó a Periodismo de Barrio la protectora Beatriz Batista.

Apenas transcurrida media hora de manifestación pacífica acudieron al lugar varias patrullas de la policía junto a funcionarios del Gobierno Municipal de Marianao, del Gobierno Provincial de La Habana y del Ministerio de Salud Pública. Pidieron dialogar con tres de los protectores que estaban reunidos allí en el interior de la institución.

“A Zoonosis entraron para hablar con las autoridades los activistas Gilda Arencibia, Sergio Boris Concepción y yo. Después de una larga y ardua plática y negociación, se llegó al acuerdo de que a las nueve de la mañana del martes tendríamos otro diálogo en el Centro de Higiene y Epidemiología Provincial que radica en Marianao”, recalcó Batista.

Tras la reunión, los activistas pudieron rescatar a 13 perros que estaban en el local y que ahora recibirán tratamiento médico y serán puestos en adopción. Se quedaron bajo vigilancia en Zoonosis solo dos perros, con el compromiso de que no podían ser sacrificados pues deben ser rehabilitados.

“Pedimos también que hoy el carro de Zoonosis no saliera a trabajar”, agregó Batista. Obtuvieron ese compromiso hasta hoy, 12 de noviembre, justo antes de la reunión con los representantes del Gobierno y del Ministerio de Salud Pública.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la manifestación, en Twitter varios activistas y usuarios posteaban con las etiquetas #LeyDeProtecciónAnimalCubaYa y #ZooNazis.

Una reunión de seguimiento debe ocurrir este viernes 15 de noviembre a las dos de la tarde en el mismo lugar. Al encuentro se espera que asistan representantes del Ministerio de la Agricultura –organismo que anunció estaba trabajando en la propuesta de un proyecto de Ley de Protección Animal–, del Ministerio de Justicia, del Ministerio de Educación y representantes de la Policía Nacional revolucionaria.