eltoque_logo
Matrimonio

Foto: Cortesía de Sandra Álvarez

Matrimonio

Nunca quise salir de Cuba. Esa fue por mucho tiempo mi verdad. Cada vez que ponía un pie fuera del archipiélago mi cuerpo se enfermaba, de manera que el regreso, tan solo pensarlo, era parte de la cura.

En febrero de 2013 salí con un billete sin regreso, para casarme por segunda vez en mi vida y, por primera ocasión con una mujer. Dicen que el amor intenta ser la causa de muchos cambios rotundos en nuestra existencia.

En algún momento que mi memoria no recuerda, me percaté que estaríamos quizás entre las primeras mujeres cubanas en unirnos legalmente. Entonces mi viaje dejó de ser un tema privado para convertirse, por mi parte, en un acto político. En él estaban puestas mis ganas de unirme a la persona que amaba, gracias a la  posibilidad aún muy remota en Cuba; y que Alemania, una tierra que por entonces solo me evocaba extrañeza, facilitaba. Significaba abrir un nuevo capítulo en la historia  de la  lucha por el reconocimiento de las relaciones homosexuales en Cuba.

Matrimonio-gay-Homosexualidad-LGTB-1.jpg

Foto: Cortesía de Sandra Álvarez

Sin embargo, ante mi país yo me sentía fuera de la ley. Mis derechos se resumían a hacer colas desde la madrugada, comprar sellos timbres, cambiar errores en la inscripción de nacimiento, pedir copias de todos los documentos, y pagar lo suficiente para que estuvieran lo más pronto posible. Yo me casaría con una mujer, me lo decía a mí y a nadie más. Presumí los gritos en el cielo, las preguntas incisivas y las miradas ignorantes. A las indagaciones no les temí nunca, sin embargo el hecho de que yo, mujer feminista, no pudiera disfrutar de ese derecho en Cuba me hacía sentir profundamente derrotada.

Por otro lado estaba la Embajada de Alemania, que yo sentía como tierra de justicia. Allí, se me entregaba en cuños la certeza de poder hacer uso de la unión civil que permite que dos personas de un mismo género puedan convivir, pagar impuestos juntas, tener vidas comunes, ser socialmente reconocidas. Casi todo, menos adoptar.

De esta manera, ese lugar que me era completamente ajeno y desconocido me consideraba más que mi propia casa.

Me sabía humana y con la libertad de escoger con quién y dónde quería pasar mis días. Me casé alevosamente un 8 de marzo y las banderas cubanas y del arcoiris fueron los únicos trofeos que exhibió la mesa de ceremonias. Cubanas, porque Esme y yo somos dos mujeres negras orgullosas de la naturaleza de nuestro cordón umbilical.

No obstante, la sensación de que estoy delinquiendo me vuelve una y otra vez cuando relleno el cuestionario del consulado cubano, para el cual mi matrimonio y mi núcleo familiar en Alemania no existe. Por eso me saben, ahora, muy mal los regresos a Cuba.

Sandra Abd'allah-álvarez Ramírez
Licenciada en Psicología por la Universidad de La Habana, 1996; Máster en Estudios de Género, 2008; y diplomada en Género y Comunicación por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Diez años de experiencia laboral como editora y periodista del sitio web Cubaliteraria. Gestiona la bitácora Negra cubana tenía que ser (negracubanateniaqueser.com) desde junio del 2006. En la actualidad desarrolla el Directorio de Afrocubanas (directoriodeafrocubanas.com)
sandra-abdallah-alvarez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yannis Lobaina

Ay triste nuestra sociedad cubana, ojalá pronto todo eso deje de ser un tema de debate, y vean que el amor cuando es real, no importa ni linajes ni géneros!!!
Fuerza para tus regresos a la Isla, y los formularios de casada o soltera…
Un gran abrazo
Yannis Lobaina

María Rodríguez Puzo

Su historia me conmueve, ójala un día Cuba logre avanzar y reconocer el derecho al matrimonio que tenemos todas las personas. Éxitos y muchas bendiciones en su unión. Besos desde Santiago de Cuba
María Rodríguez Puzo

Ada

Mi Negra bella, mi admiraciòn toda, mis respetos por tu valentìa y sinceridad. Me siento orgullosa de ser tu amiga.
Ada

Rucela

Hola a todos en especail a estas dos mujeres que tomaron esta decision…dejenme decirle que a Dios no le agrada este tipo de eventos, ya que y El (Dios) formo al hombre y despues creo a la mujer pR
Rucela

Rucela

Hola a todos en especail a estas dos mujeres que tomaron esta decision…dejenme decirle que a Dios no le agrada este tipo de eventos, ya que y El (Dios) formo al hombre y despues creo a la mujer para q fuese su compañera…es decir lo agradable ante Dios es que sd casen hombre con mujer..no dos personas del mismo genero..oren a Dios y preguntenle por esto que hicieron..aun estan a tiempo..Dios les ayude
Rucela

Negracubana o Sandra

Muchas gracias por los comentarios tan lindos, el amor es lo que vale. Un abrazo
Negracubana o Sandra

Alejandro Zamora Montes

Linda boda. Ambas están preciosas. Sandra, sigue luchando. Soy un gran admirador de tu obra, que no es poca. Felicidades a las dos!!
Alejandro Zamora Montes

Jesse Diaz

Sandra. Amiga, amiga mia… Se que esto paso hace rato, pero yo lo acabe de leer ahora mismo(Junio 13, 2017), buscando entre tus cosas, ya sabes que soy seguidor tuyo. Te felicito, como siempre lo he hecho, repito, TE FELICITO, esta vez lo repito en mayusculas, pues el AMOR debe gritarse asi, a los cuatro vientos. Mira si la vida tiene sus cosas, viene a mi memoria la cancion de Ricardo Arjona, que dice: Doña Carlota, la mas debota y me rompio mas de 100 pelotas.. Siempre los mas “Cristianos” son los que mas juzgan, UNA sola persona te señalo con el dedo y fue Rucela, ella (hablo en nombre de Dios) y olvido que EL (Dios), entrego a su UNICO Hijo Jesucristo, para que muriera por todos los “pecadores”, si se le puede llamar al AMOR pecado, pues yo soy tremendo pecador, y se que mi Dios me ama; Rucela olvido que Cristo dijo: “Ama a tu projimo como a ti mismo”., en nombre de Dios se han muchas cosas malas, un ejemplo es la Inquisicion por ende lo que ella o alguien diga queda sin efecto por mandato del Creador. A Uds., amigas les digo sean FELICES, vivan la VIDA a plenitud y no olviden la magnifica cancion de Silvio Rodriguez: … solo el amor engendra la maravilla, solo el amor convierte en milagros el barro… Besos para las dos y pa’lante… desde Dallas, Texas, USA. Jesse.
Jesse Diaz

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Matrimonio

Foto: Cortesía de Sandra Álvarez

Matrimonio

Nunca quise salir de Cuba. Esa fue por mucho tiempo mi verdad. Cada vez que ponía un pie fuera del archipiélago mi cuerpo se enfermaba, de manera que el regreso, tan solo pensarlo, era parte de la cura.

En febrero de 2013 salí con un billete sin regreso, para casarme por segunda vez en mi vida y, por primera ocasión con una mujer. Dicen que el amor intenta ser la causa de muchos cambios rotundos en nuestra existencia.

En algún momento que mi memoria no recuerda, me percaté que estaríamos quizás entre las primeras mujeres cubanas en unirnos legalmente. Entonces mi viaje dejó de ser un tema privado para convertirse, por mi parte, en un acto político. En él estaban puestas mis ganas de unirme a la persona que amaba, gracias a la  posibilidad aún muy remota en Cuba; y que Alemania, una tierra que por entonces solo me evocaba extrañeza, facilitaba. Significaba abrir un nuevo capítulo en la historia  de la  lucha por el reconocimiento de las relaciones homosexuales en Cuba.

Matrimonio-gay-Homosexualidad-LGTB-1.jpg

Foto: Cortesía de Sandra Álvarez

Sin embargo, ante mi país yo me sentía fuera de la ley. Mis derechos se resumían a hacer colas desde la madrugada, comprar sellos timbres, cambiar errores en la inscripción de nacimiento, pedir copias de todos los documentos, y pagar lo suficiente para que estuvieran lo más pronto posible. Yo me casaría con una mujer, me lo decía a mí y a nadie más. Presumí los gritos en el cielo, las preguntas incisivas y las miradas ignorantes. A las indagaciones no les temí nunca, sin embargo el hecho de que yo, mujer feminista, no pudiera disfrutar de ese derecho en Cuba me hacía sentir profundamente derrotada.

Por otro lado estaba la Embajada de Alemania, que yo sentía como tierra de justicia. Allí, se me entregaba en cuños la certeza de poder hacer uso de la unión civil que permite que dos personas de un mismo género puedan convivir, pagar impuestos juntas, tener vidas comunes, ser socialmente reconocidas. Casi todo, menos adoptar.

De esta manera, ese lugar que me era completamente ajeno y desconocido me consideraba más que mi propia casa.

Me sabía humana y con la libertad de escoger con quién y dónde quería pasar mis días. Me casé alevosamente un 8 de marzo y las banderas cubanas y del arcoiris fueron los únicos trofeos que exhibió la mesa de ceremonias. Cubanas, porque Esme y yo somos dos mujeres negras orgullosas de la naturaleza de nuestro cordón umbilical.

No obstante, la sensación de que estoy delinquiendo me vuelve una y otra vez cuando relleno el cuestionario del consulado cubano, para el cual mi matrimonio y mi núcleo familiar en Alemania no existe. Por eso me saben, ahora, muy mal los regresos a Cuba.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR85 CUP
1 USD64.5 CUP
+0.5
1 MLC73.6 CUP
-0.25
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yannis Lobaina

Ay triste nuestra sociedad cubana, ojalá pronto todo eso deje de ser un tema de debate, y vean que el amor cuando es real, no importa ni linajes ni géneros!!!
Fuerza para tus regresos a la Isla, y los formularios de casada o soltera…
Un gran abrazo
Yannis Lobaina

María Rodríguez Puzo

Su historia me conmueve, ójala un día Cuba logre avanzar y reconocer el derecho al matrimonio que tenemos todas las personas. Éxitos y muchas bendiciones en su unión. Besos desde Santiago de Cuba
María Rodríguez Puzo

Ada

Mi Negra bella, mi admiraciòn toda, mis respetos por tu valentìa y sinceridad. Me siento orgullosa de ser tu amiga.
Ada

Rucela

Hola a todos en especail a estas dos mujeres que tomaron esta decision…dejenme decirle que a Dios no le agrada este tipo de eventos, ya que y El (Dios) formo al hombre y despues creo a la mujer pR
Rucela

Rucela

Hola a todos en especail a estas dos mujeres que tomaron esta decision…dejenme decirle que a Dios no le agrada este tipo de eventos, ya que y El (Dios) formo al hombre y despues creo a la mujer para q fuese su compañera…es decir lo agradable ante Dios es que sd casen hombre con mujer..no dos personas del mismo genero..oren a Dios y preguntenle por esto que hicieron..aun estan a tiempo..Dios les ayude
Rucela

Negracubana o Sandra

Muchas gracias por los comentarios tan lindos, el amor es lo que vale. Un abrazo
Negracubana o Sandra

Alejandro Zamora Montes

Linda boda. Ambas están preciosas. Sandra, sigue luchando. Soy un gran admirador de tu obra, que no es poca. Felicidades a las dos!!
Alejandro Zamora Montes

Jesse Diaz

Sandra. Amiga, amiga mia… Se que esto paso hace rato, pero yo lo acabe de leer ahora mismo(Junio 13, 2017), buscando entre tus cosas, ya sabes que soy seguidor tuyo. Te felicito, como siempre lo he hecho, repito, TE FELICITO, esta vez lo repito en mayusculas, pues el AMOR debe gritarse asi, a los cuatro vientos. Mira si la vida tiene sus cosas, viene a mi memoria la cancion de Ricardo Arjona, que dice: Doña Carlota, la mas debota y me rompio mas de 100 pelotas.. Siempre los mas “Cristianos” son los que mas juzgan, UNA sola persona te señalo con el dedo y fue Rucela, ella (hablo en nombre de Dios) y olvido que EL (Dios), entrego a su UNICO Hijo Jesucristo, para que muriera por todos los “pecadores”, si se le puede llamar al AMOR pecado, pues yo soy tremendo pecador, y se que mi Dios me ama; Rucela olvido que Cristo dijo: “Ama a tu projimo como a ti mismo”., en nombre de Dios se han muchas cosas malas, un ejemplo es la Inquisicion por ende lo que ella o alguien diga queda sin efecto por mandato del Creador. A Uds., amigas les digo sean FELICES, vivan la VIDA a plenitud y no olviden la magnifica cancion de Silvio Rodriguez: … solo el amor engendra la maravilla, solo el amor convierte en milagros el barro… Besos para las dos y pa’lante… desde Dallas, Texas, USA. Jesse.
Jesse Diaz
boletin_elTOQUE