eltoque_logo
Mi municipio

Foto: Alba León Infante

Mi municipio

Se es joven y se sabe que ese es el único tesoro que se tiene. A mis casi 29 años puedo decir que llevo más de media vida dedicado a los recovecos de las letras, abarrotado de lecturas caóticas y escrituras que se esfuerzan en cubrir la página. Mis libros pudieran hablar por mí, pero a veces uno termina mostrándose u ocultándose demasiado a la hora de trashumar la existencia en palabras.

Vivo en un municipio que lleva el nombre de un país, Venezuela. Un municipio al sur de una provincia que recién cumple los 40 años —o sea que aún es tierna; no lozana, pero sí joven—, Ciego de Ávila. Antes era el Camagüey. Y el municipio era simplemente el batey aledaño al Central Stewart. Central que luego tomó el nombre del país, y que a esa misma nación le fuera obsequiado por el gobierno —como quien obsequia un par de zapatos o la llanta de un auto—, después de la absurda desmovilización de lo que otrora fuera la Industria Azucarera.

Mi municipio —el municipio en el que me desplazo, o al que vengo a comer y a dormir en las noches, y en el que paso a veces los fines de semana— dependía económicamente de ese Central que ahora no es nada. Que no existe, que se esfumó, que es solo viento, mole alquitranada de hierros y nostalgias.

Su gente vive pendiente de lo que no es, del pasado antes venturoso y de las tantas horas empeñadas en echar adelante la zafra del 70 o la de cualquier otro año. Algunos dicen tener las claves de por qué fue desgastándose cada hierro, cada ánimo. De por qué las producciones fueron cayendo en el ocio y en la suciedad.

La misma gente que ahora se desplaza día a día para laborar en la cabecera provincial, que llena en las mañanas la estación de trenes o la esquina de la botella, que regresa agotada por las tardes, aún con más disposición a hablar de ese ayer cada día más distante.

Me gusta decir de dónde soy, hablar del sitio en el que nací, lo cual me ha traído más de un percance con respecto a mi nacionalidad. Me gusta recordar las tardes del bagacillo disuelto en el aire, el estruendoso pito del central que no solo servía para el cambio de turno de los trabajadores, sino que orientaba a toda la población. Era tan común escuchar a mi madre decir !oh, qué tarde es, ya sonó el pito de las once!

Y como tanta gente, desde hace nueve años, yo también hago mi faena lejos de mi municipio. Tomo el tren en las mañanas y en el mismo tren trato de regresar en las tardes, pues el buen transporte no es lo fuerte de mi terruño, ya sin fuerte alguno. Y a veces hasta vuelvo a tomar ese tren en su retorno de Júcaro —ya no hasta Morón—, pues lo poco que ocurre en materia cultural en mi provincia se concentra en su cabecera.

Así los días van y vienen, y la juventud, hoy divino tesoro, se muestra como mi mejor aliada; a la vez que resulta un acicate a la añoranza, pues mientras algunos me dicen qué esperas pa mudarte —los hay que me dicen para Ciego, y otros para La Habana—, yo entiendo, no solo que mudarse no es tan fácil, sino que haber nacido en esta tierra no es exactamente un estigma.

Si Eliseo Diego aseveraba que se nace en un sitio con la única razón de dar testimonio; yo, que en mis poemas y cuentos no he sido muy leal a este poeta, ahora elijo escribir estas palabras como pórtico a mi persona y como deuda que quisiera ser saldada. Venezuela seguirá esperando por mí cada día, y el pito de ese central, que ahora es solo un esqueleto en ruinas, seguirá resonando en mi memoria.

Heriberto Machado
Poeta y narrador. Lector. Padre. Casado con la literatura. Amante de la música, la pintura y el cine. Disfruto con las victorias del Real Madrid, aunque no tanto como con las derrotas del Barça.
heriberto-machado

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agustín

Cuánto dolor me da ver esa foto, si para Heriberto que apenas es un muchacho, todo eso le provoca semejante nostalgia imagínense que puedo sentir yo que tengo 59 y casi di la vida entera en ese central. Por eso no vuelovo a Venezuela o lo hago solo cuando no me queda más remedio y con la misma me regreso a Ciego, es demasiado fuerte para mí.
Agustín

José Martín

Excelente tu artículo. Cuanta nostalgia nos abruma a los que allí nacimos y trabajamos.- Gracias amigo
José Martín

Kuan

Buen escrito, se refleja el sentir de muchos venezolanos ausentes.
Kuan

Kuan

Buen escrito, se refleja el sentir de muchos venezolanos ausentes.
Kuan

Tunie

Una de las cosas que mas disfruto en tu poesía es ese aroma a monte que desprende, ese sabor a cosa natural, silvestre, sencilla. Y sé que tiene mucho que ver con tu origen, con la suerte (sí, yo creo que es suerte) de ser precisamente de Venezuela. Los pueblitos de los centrales tienen su magia, su mística; como los pueblos costeros. Y las gentes de esos pueblos son bañados, bendecidos un poco con esa magia de nacer al margen. Nunca pierdas eso, Heri. Un abrazo.
Tunie

Duanny

Precioso artículo… Muy triste pero la gran realidad y creo que es el sentir de muchos para no decir todos los que allí nacimos y caminamos las calles en el día a día, cuando pasas un tiempo fuera y regresas te das cuenta de que falta algo. Bendiciones muchacho
Duanny

Esther María gomez Aguiar

Muy lindo Artículo q nos describía una triste realidad.
Esther María gomez Aguiar

Luis

Coincido en la manera fresca en que está escrito, pero creo que su municipio no es solo eso, ninguna realidad es totalmente gris.
Luis

carlos

brother u can also come to Miami. Stop bull shitting and get lost from there.
carlos

Fermina

También nací en un central cubano que hoy es una ruina. Solo queda la torre, y restos de lo que fueron las maquinarias. Allí ahora crece la hierba y se han levantado casuchos. Desconcertante panorama… Gracias por recordarme aquellos días felices de mi infancia y hacerme escuchar el pito del central
Fermina

Dianny

No solo me ha recordado a mi tía decir k tarde ya son la onces x él pito del ccentral,también a los regaños k me ganaba x andar descalza y la macha oscura en los pies k me delataba del bagacillo k volaba… Realmente es doloroso! Dios te bendiga Herí,saludos !!!
Dianny

angel

Es una catarsis. El central no fue obsequiado . Se vendió. Investiga. El municipio es más que ese retrato complaciente para los que nos quisieron matar de hambre. Tus trabajos son guiños para ellos.
angel

Michel Lazarte.

Me gusta mucho la idea,primera vez que veo estos escritos se puede lograr mucho con la palabra.
Michel Lazarte.

Michel Lazarte.

Me gusta mucho la idea,primera vez que veo estos escritos se puede lograr mucho con la palabra.
Michel Lazarte.

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Mi municipio

Foto: Alba León Infante

Mi municipio

Se es joven y se sabe que ese es el único tesoro que se tiene. A mis casi 29 años puedo decir que llevo más de media vida dedicado a los recovecos de las letras, abarrotado de lecturas caóticas y escrituras que se esfuerzan en cubrir la página. Mis libros pudieran hablar por mí, pero a veces uno termina mostrándose u ocultándose demasiado a la hora de trashumar la existencia en palabras.

Vivo en un municipio que lleva el nombre de un país, Venezuela. Un municipio al sur de una provincia que recién cumple los 40 años —o sea que aún es tierna; no lozana, pero sí joven—, Ciego de Ávila. Antes era el Camagüey. Y el municipio era simplemente el batey aledaño al Central Stewart. Central que luego tomó el nombre del país, y que a esa misma nación le fuera obsequiado por el gobierno —como quien obsequia un par de zapatos o la llanta de un auto—, después de la absurda desmovilización de lo que otrora fuera la Industria Azucarera.

Mi municipio —el municipio en el que me desplazo, o al que vengo a comer y a dormir en las noches, y en el que paso a veces los fines de semana— dependía económicamente de ese Central que ahora no es nada. Que no existe, que se esfumó, que es solo viento, mole alquitranada de hierros y nostalgias.

Su gente vive pendiente de lo que no es, del pasado antes venturoso y de las tantas horas empeñadas en echar adelante la zafra del 70 o la de cualquier otro año. Algunos dicen tener las claves de por qué fue desgastándose cada hierro, cada ánimo. De por qué las producciones fueron cayendo en el ocio y en la suciedad.

La misma gente que ahora se desplaza día a día para laborar en la cabecera provincial, que llena en las mañanas la estación de trenes o la esquina de la botella, que regresa agotada por las tardes, aún con más disposición a hablar de ese ayer cada día más distante.

Me gusta decir de dónde soy, hablar del sitio en el que nací, lo cual me ha traído más de un percance con respecto a mi nacionalidad. Me gusta recordar las tardes del bagacillo disuelto en el aire, el estruendoso pito del central que no solo servía para el cambio de turno de los trabajadores, sino que orientaba a toda la población. Era tan común escuchar a mi madre decir !oh, qué tarde es, ya sonó el pito de las once!

Y como tanta gente, desde hace nueve años, yo también hago mi faena lejos de mi municipio. Tomo el tren en las mañanas y en el mismo tren trato de regresar en las tardes, pues el buen transporte no es lo fuerte de mi terruño, ya sin fuerte alguno. Y a veces hasta vuelvo a tomar ese tren en su retorno de Júcaro —ya no hasta Morón—, pues lo poco que ocurre en materia cultural en mi provincia se concentra en su cabecera.

Así los días van y vienen, y la juventud, hoy divino tesoro, se muestra como mi mejor aliada; a la vez que resulta un acicate a la añoranza, pues mientras algunos me dicen qué esperas pa mudarte —los hay que me dicen para Ciego, y otros para La Habana—, yo entiendo, no solo que mudarse no es tan fácil, sino que haber nacido en esta tierra no es exactamente un estigma.

Si Eliseo Diego aseveraba que se nace en un sitio con la única razón de dar testimonio; yo, que en mis poemas y cuentos no he sido muy leal a este poeta, ahora elijo escribir estas palabras como pórtico a mi persona y como deuda que quisiera ser saldada. Venezuela seguirá esperando por mí cada día, y el pito de ese central, que ahora es solo un esqueleto en ruinas, seguirá resonando en mi memoria.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.75 CUP
+0.75
1 USD64 CUP
1 MLC70 CUP
-3
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agustín

Cuánto dolor me da ver esa foto, si para Heriberto que apenas es un muchacho, todo eso le provoca semejante nostalgia imagínense que puedo sentir yo que tengo 59 y casi di la vida entera en ese central. Por eso no vuelovo a Venezuela o lo hago solo cuando no me queda más remedio y con la misma me regreso a Ciego, es demasiado fuerte para mí.
Agustín

José Martín

Excelente tu artículo. Cuanta nostalgia nos abruma a los que allí nacimos y trabajamos.- Gracias amigo
José Martín

Kuan

Buen escrito, se refleja el sentir de muchos venezolanos ausentes.
Kuan

Kuan

Buen escrito, se refleja el sentir de muchos venezolanos ausentes.
Kuan

Tunie

Una de las cosas que mas disfruto en tu poesía es ese aroma a monte que desprende, ese sabor a cosa natural, silvestre, sencilla. Y sé que tiene mucho que ver con tu origen, con la suerte (sí, yo creo que es suerte) de ser precisamente de Venezuela. Los pueblitos de los centrales tienen su magia, su mística; como los pueblos costeros. Y las gentes de esos pueblos son bañados, bendecidos un poco con esa magia de nacer al margen. Nunca pierdas eso, Heri. Un abrazo.
Tunie

Duanny

Precioso artículo… Muy triste pero la gran realidad y creo que es el sentir de muchos para no decir todos los que allí nacimos y caminamos las calles en el día a día, cuando pasas un tiempo fuera y regresas te das cuenta de que falta algo. Bendiciones muchacho
Duanny

Esther María gomez Aguiar

Muy lindo Artículo q nos describía una triste realidad.
Esther María gomez Aguiar

Luis

Coincido en la manera fresca en que está escrito, pero creo que su municipio no es solo eso, ninguna realidad es totalmente gris.
Luis

carlos

brother u can also come to Miami. Stop bull shitting and get lost from there.
carlos

Fermina

También nací en un central cubano que hoy es una ruina. Solo queda la torre, y restos de lo que fueron las maquinarias. Allí ahora crece la hierba y se han levantado casuchos. Desconcertante panorama… Gracias por recordarme aquellos días felices de mi infancia y hacerme escuchar el pito del central
Fermina

Dianny

No solo me ha recordado a mi tía decir k tarde ya son la onces x él pito del ccentral,también a los regaños k me ganaba x andar descalza y la macha oscura en los pies k me delataba del bagacillo k volaba… Realmente es doloroso! Dios te bendiga Herí,saludos !!!
Dianny

angel

Es una catarsis. El central no fue obsequiado . Se vendió. Investiga. El municipio es más que ese retrato complaciente para los que nos quisieron matar de hambre. Tus trabajos son guiños para ellos.
angel

Michel Lazarte.

Me gusta mucho la idea,primera vez que veo estos escritos se puede lograr mucho con la palabra.
Michel Lazarte.

Michel Lazarte.

Me gusta mucho la idea,primera vez que veo estos escritos se puede lograr mucho con la palabra.
Michel Lazarte.
boletin_elTOQUE