eltoque_logo
Miami: la vida al volante

Miami: la vida al volante

Las aplicaciones de los teléfonos inteligentes archivan las millas recorridas día tras día por cualquier chofer del mundo. Las horas gastadas tras el timón se suman a fin de mes y resulta que se ha pasado más tiempo detrás del volante que leyendo libros o visitando museos.

En Miami, ciudad de pocas aceras, sin paseos pedestres ni vueltas a la manzana, manejar un auto es una necesidad imperiosa. Los puestos de trabajo no se pueden tomar sin que se haya aprendido antes a conducir un carro. El inglés puede estar flojo, pero la licencia de conducción es imprescindible en una ciudad donde apenas hay rutas de ómnibus, sin metro ni tranvía.

Estados Unidos es un país de inmigrantes y carros. Manejar un auto es motivo de orgullo nacional, como fue en algún momento tener derecho a una cabalgadura. Los nuevos caballeros, y señoras, conducen autos por una ciudad diseñada para máquinas veloces.

Un amigo que vive desde hace poco en Miami ha comparado el tiempo que demoraba en La Habana en llegar a su trabajo o a un municipio lejano, en una ciudad con un transporte público desastroso como la capital de Cuba. Resulta que pasa el mismo tiempo en el auto manejando, en Miami, que en las paradas de guagua en La Habana.

El enorme territorio de los Estados Unidos, los miles y miles de kilómetros de carretera, parecen propiciar los autos y los camiones, pero es extraño que en este país del primer mundo no haya un tren de gran velocidad y que, en una ciudad como Miami, llegar desde Pembroke Pine hasta Homstead, requiera de 8 horas en guagua, según google maps, para una distancia que se hace en auto en una hora, por el simple hecho de que no hay trasporte público que vaya directo a este lugar.

Los ciudadanos norteamericanos de nacimiento y los que han adquirido la ciudadanía después de cubrir los trámites migratorios correspondientes, se atormentan en los descomunales embotellamientos y pierden cientos de horas cada año trabados en carreteras sin salida, por el simple hecho de que el negocio de la construcción y venta de autos es demasiado jugoso para ponerlo en riesgo con sanas políticas de transportación colectiva de pasajeros.

En un reciente viaje a Miami fui testigo de lo que sucede cuando todos se mueven en auto a un lugar donde sucederá algo tan usual como una graduación de fin de curso. El estacionamiento de la escuela se llenó hasta el último piso, cosa que no tiene nada de extraño cuando pensamos en un acto con tantos invitados, pero a la hora de salir del parqueo todos lo hicieron a la misma vez y lo que debió ser un trámite de cinco minutos, se convirtió en una hora. Una hora para salir de un estacionamiento.

La irracionalidad de los sistemas de vida actuales de las sociedades de consumo y de las que no consumen nada, ponen a los ciudadanos y a los que ni aspiran a serlo, en una situación de desesperación y estrés con la que deben vivir o deben perecer, si no se adaptan.

La opción humana, tranquila, apacible, menos violenta con el medio ambiente, más solidaria y menos contaminante, más colectiva y menos individualista, no es común. Para un inmigrante de hace poco tiempo, que ha llegado a Miami a alcanzar la felicidad, la libertad y la productividad de su trabajo, debe ser duro encontrarse, de golpe, con una sociedad diseñada para la inmediatez, la rapidez, el pragmatismo. Un auto se consigue rápido, valen diez veces más baratos que en Cuba, pero puede ser que pases tu vida detrás del timón, más tiempo manejando que con tu familia, más tiempo trabajando que disfrutando de tu trabajo.

La opción empobrecedora del bolsillo y de la dignidad, que consiste en trabajar por el precio de un jurel, no es la solución. Con ella no se produce ni desarrollo ni libertad. La opción de trabajar más de 10 horas diarias para comer y caer muerto en la cama en la noche, tampoco es la variante que yo prefiero. No podemos avanzar sentados a la sombra jugando dominó en horas laborables, como podemos observar en calles y plazas de Cuba. Y creo que no podemos avanzar, como civilización, pretendiendo que la vida sea trabajar para un dueño que te explota, y te deja soñar que eres libre, si es que encuentras tiempo para dormir con placidez.

 

Este texto fue publicado originalmente en OnCubaNews

Julio Antonio Fernández Estrada
Profesor titular. Licenciado en Derecho e Historia. Doctor en Ciencias Jurídicas.
julio-antonio-fernandez-estrada

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

THOT

En realidad para un modo de vida como ese se necesitan 3 planetas para sostenerlo. Hay que priorizar el metro y el transporte colectivo. Imaginense los colosales embotellamientos que se van a producir en China cuando todos tengan un auto, además de la contaminación. Además es totalmente absurdo que el recorrido se haga en mas tiempo en un auto propio que si se utilizara el metro por ejemplo. Pienso que Miami se ha quedado retrasada en este aspecto porque muchas ciudades con menos recursos como Caracas, Buenos Aires, etc tienen su metro.
THOT

David(PRC)

Buen artículo ,pero sólo tengo una pregunta.A que vino el hombre al mundo?.Y eso tiene una sola respuesta.A trabajar , hacer libres y a adorar a Dios.En Miami quizás por la libertad qué hay tanto económica como social ,todos tiene autos ,y tener un auto es tener libertad y otros servicios aparte del trabajo qué pasan para parqueo.En Cuba sociedad antagónica de Miami ,es diferente .Se pasa trabajo para trabajar,se pasa trabajo para transportarse,para ser libres,y hasta para comer ,adorar a Dios.Y usted dónde quiere vivir?.
David(PRC)

David(PRC)

Yo prefiero en el jardín del Edén,y no en el infierno.
David(PRC)

Henrick

En Cuba lo que nunca va a dejar de haber es Hambre Miseria.Pasadera de trabajo.
Henrick

Cesar

Debe estar de broma, este panelista de la mesa redonda me est� comparando cuba con Estados Unidos, de que estr�s me est� hablando, existen muchos otros pa�ses con los cuales se pudiera intentar establecer una comparaci�n,?? pero Cuba? En que parte del mundo est� usted viviendo ahora mismo, no necesito decir que cosas faltan en la mesa del buen cubano, pero adem�s porque cree que a�n hoy, cuando el gobierno logro su prop�sito de que eliminar�n la ley de pie seco, de la cual se beneficiaron tantos cubanos
Y a la cual culpaban como principal motivo del que el cubano emigrara de manera insegura,pues lo consiguieron hoy todos los cubanos desaparecidos y muertos en esa traves�a infernal es un m�rito de ellos, no se de donde sacaran las estad�sticas pero aqu� cada d�a se van m�s personas demostrando una vez m�s, que las cosas que se hacen son contra el pueblo, a dar discursos baratos y sin sentido al noticiero de las ocho, no deber�an dejar publicar sandeces en este sitio
Cesar

PROMETEO

Lean a ese torpe del florista con el disparate que se baja…que en Miami hay libertad…y que tener un automóvil es parte se esa libertad…de donde sacan esta fauna…hace muy bien este medio en proteger a estos jurásicos de cualquier comentario…
Y creo que es hasta religioso este tipo…si te descuidada es hasta evangélico… De estas nuevas corrientes carismática que tienen a los pobres ignorantes saqueados con el diezmo…
PROMETEO

David(PRC)

En Miami como también ,saves tú Prometeo ,tienen autos que aunque no tengan cuando salen dónde parqueo ,tienen la libertad de viajar todos los Km , qué le permite la autonomía de su auto y su economía,En Cuba con el salario legal y público,aún trabajador Cubano no le alcanza ni para caminar hasta su trabajo,pues es tan poca la calidad del calzado,que si caminas 5km diarios terminarían descalzo antes del fin del mes,pequeño hermano si para ti es lo mismo 5km que 500 km autonomía promedio de un auto ,porfa regresa para preescolar.
David(PRC)

David(PRC)

Es cierto amigos míos que el el jardín del Edén no es posible ,sin Dios, yo en el mundo de los hombres ,me quedó al libre albedrío .Viva la democracia,
David(PRC)

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Miami: la vida al volante

Miami: la vida al volante

Las aplicaciones de los teléfonos inteligentes archivan las millas recorridas día tras día por cualquier chofer del mundo. Las horas gastadas tras el timón se suman a fin de mes y resulta que se ha pasado más tiempo detrás del volante que leyendo libros o visitando museos.

En Miami, ciudad de pocas aceras, sin paseos pedestres ni vueltas a la manzana, manejar un auto es una necesidad imperiosa. Los puestos de trabajo no se pueden tomar sin que se haya aprendido antes a conducir un carro. El inglés puede estar flojo, pero la licencia de conducción es imprescindible en una ciudad donde apenas hay rutas de ómnibus, sin metro ni tranvía.

Estados Unidos es un país de inmigrantes y carros. Manejar un auto es motivo de orgullo nacional, como fue en algún momento tener derecho a una cabalgadura. Los nuevos caballeros, y señoras, conducen autos por una ciudad diseñada para máquinas veloces.

Un amigo que vive desde hace poco en Miami ha comparado el tiempo que demoraba en La Habana en llegar a su trabajo o a un municipio lejano, en una ciudad con un transporte público desastroso como la capital de Cuba. Resulta que pasa el mismo tiempo en el auto manejando, en Miami, que en las paradas de guagua en La Habana.

El enorme territorio de los Estados Unidos, los miles y miles de kilómetros de carretera, parecen propiciar los autos y los camiones, pero es extraño que en este país del primer mundo no haya un tren de gran velocidad y que, en una ciudad como Miami, llegar desde Pembroke Pine hasta Homstead, requiera de 8 horas en guagua, según google maps, para una distancia que se hace en auto en una hora, por el simple hecho de que no hay trasporte público que vaya directo a este lugar.

Los ciudadanos norteamericanos de nacimiento y los que han adquirido la ciudadanía después de cubrir los trámites migratorios correspondientes, se atormentan en los descomunales embotellamientos y pierden cientos de horas cada año trabados en carreteras sin salida, por el simple hecho de que el negocio de la construcción y venta de autos es demasiado jugoso para ponerlo en riesgo con sanas políticas de transportación colectiva de pasajeros.

En un reciente viaje a Miami fui testigo de lo que sucede cuando todos se mueven en auto a un lugar donde sucederá algo tan usual como una graduación de fin de curso. El estacionamiento de la escuela se llenó hasta el último piso, cosa que no tiene nada de extraño cuando pensamos en un acto con tantos invitados, pero a la hora de salir del parqueo todos lo hicieron a la misma vez y lo que debió ser un trámite de cinco minutos, se convirtió en una hora. Una hora para salir de un estacionamiento.

La irracionalidad de los sistemas de vida actuales de las sociedades de consumo y de las que no consumen nada, ponen a los ciudadanos y a los que ni aspiran a serlo, en una situación de desesperación y estrés con la que deben vivir o deben perecer, si no se adaptan.

La opción humana, tranquila, apacible, menos violenta con el medio ambiente, más solidaria y menos contaminante, más colectiva y menos individualista, no es común. Para un inmigrante de hace poco tiempo, que ha llegado a Miami a alcanzar la felicidad, la libertad y la productividad de su trabajo, debe ser duro encontrarse, de golpe, con una sociedad diseñada para la inmediatez, la rapidez, el pragmatismo. Un auto se consigue rápido, valen diez veces más baratos que en Cuba, pero puede ser que pases tu vida detrás del timón, más tiempo manejando que con tu familia, más tiempo trabajando que disfrutando de tu trabajo.

La opción empobrecedora del bolsillo y de la dignidad, que consiste en trabajar por el precio de un jurel, no es la solución. Con ella no se produce ni desarrollo ni libertad. La opción de trabajar más de 10 horas diarias para comer y caer muerto en la cama en la noche, tampoco es la variante que yo prefiero. No podemos avanzar sentados a la sombra jugando dominó en horas laborables, como podemos observar en calles y plazas de Cuba. Y creo que no podemos avanzar, como civilización, pretendiendo que la vida sea trabajar para un dueño que te explota, y te deja soñar que eres libre, si es que encuentras tiempo para dormir con placidez.

 

Este texto fue publicado originalmente en OnCubaNews

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

THOT

En realidad para un modo de vida como ese se necesitan 3 planetas para sostenerlo. Hay que priorizar el metro y el transporte colectivo. Imaginense los colosales embotellamientos que se van a producir en China cuando todos tengan un auto, además de la contaminación. Además es totalmente absurdo que el recorrido se haga en mas tiempo en un auto propio que si se utilizara el metro por ejemplo. Pienso que Miami se ha quedado retrasada en este aspecto porque muchas ciudades con menos recursos como Caracas, Buenos Aires, etc tienen su metro.
THOT

David(PRC)

Buen artículo ,pero sólo tengo una pregunta.A que vino el hombre al mundo?.Y eso tiene una sola respuesta.A trabajar , hacer libres y a adorar a Dios.En Miami quizás por la libertad qué hay tanto económica como social ,todos tiene autos ,y tener un auto es tener libertad y otros servicios aparte del trabajo qué pasan para parqueo.En Cuba sociedad antagónica de Miami ,es diferente .Se pasa trabajo para trabajar,se pasa trabajo para transportarse,para ser libres,y hasta para comer ,adorar a Dios.Y usted dónde quiere vivir?.
David(PRC)

David(PRC)

Yo prefiero en el jardín del Edén,y no en el infierno.
David(PRC)

Henrick

En Cuba lo que nunca va a dejar de haber es Hambre Miseria.Pasadera de trabajo.
Henrick

Cesar

Debe estar de broma, este panelista de la mesa redonda me est� comparando cuba con Estados Unidos, de que estr�s me est� hablando, existen muchos otros pa�ses con los cuales se pudiera intentar establecer una comparaci�n,?? pero Cuba? En que parte del mundo est� usted viviendo ahora mismo, no necesito decir que cosas faltan en la mesa del buen cubano, pero adem�s porque cree que a�n hoy, cuando el gobierno logro su prop�sito de que eliminar�n la ley de pie seco, de la cual se beneficiaron tantos cubanos
Y a la cual culpaban como principal motivo del que el cubano emigrara de manera insegura,pues lo consiguieron hoy todos los cubanos desaparecidos y muertos en esa traves�a infernal es un m�rito de ellos, no se de donde sacaran las estad�sticas pero aqu� cada d�a se van m�s personas demostrando una vez m�s, que las cosas que se hacen son contra el pueblo, a dar discursos baratos y sin sentido al noticiero de las ocho, no deber�an dejar publicar sandeces en este sitio
Cesar

PROMETEO

Lean a ese torpe del florista con el disparate que se baja…que en Miami hay libertad…y que tener un automóvil es parte se esa libertad…de donde sacan esta fauna…hace muy bien este medio en proteger a estos jurásicos de cualquier comentario…
Y creo que es hasta religioso este tipo…si te descuidada es hasta evangélico… De estas nuevas corrientes carismática que tienen a los pobres ignorantes saqueados con el diezmo…
PROMETEO

David(PRC)

En Miami como también ,saves tú Prometeo ,tienen autos que aunque no tengan cuando salen dónde parqueo ,tienen la libertad de viajar todos los Km , qué le permite la autonomía de su auto y su economía,En Cuba con el salario legal y público,aún trabajador Cubano no le alcanza ni para caminar hasta su trabajo,pues es tan poca la calidad del calzado,que si caminas 5km diarios terminarían descalzo antes del fin del mes,pequeño hermano si para ti es lo mismo 5km que 500 km autonomía promedio de un auto ,porfa regresa para preescolar.
David(PRC)

David(PRC)

Es cierto amigos míos que el el jardín del Edén no es posible ,sin Dios, yo en el mundo de los hombres ,me quedó al libre albedrío .Viva la democracia,
David(PRC)
boletin_elTOQUE