Esta historia surgió durante la visita a una finca agroecológica del Centre Cubano de Reflexión y Diálogo (CCRD). Allí, encontraron a Nydia, una mujer campesina, emigrada desde oriente, que trabaja incesantemente la tierra para asegurarle el sustento a su hijo enfermo del corazón.