La Conga contra la Homofobia y la Transfobia, a pesar del respaldo oficial que tuvo durante una década, fue suspendida este año por el Ministerio de Salud Pública con razones poco convincentes para una parte del activismo.

***

Convocar a una marcha alternativa en el parque Central de La Habana fue la reacción de algunos activistas independientes ante la nota publicada en la tarde del pasado lunes por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), donde se comunica oficialmente que la denominada Conga contra la Homofobia y la Transfobia, una marcha a favor de los derechos LGBTI+ que ya es tradicional en La Habana, fue suspendida al menos por este año.

Presentada como un «ajuste al programa», la nota del centro dirigido por Mariela Castro justifica la decisión con referencias imprecisas a «la actual coyuntura que está viviendo el país», probablemente una alusión al empeoramiento de la crisis económica cubana durante los últimos meses.

El texto también asegura que la decisión no fue tomada por el Cenesex, sino por el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

«Las nuevas tensiones en el contexto internacional y regional afectan de manera directa e indirecta a nuestro país y tiene impactos tangibles e intangibles en el normal desenvolvimiento de nuestra vida cotidiana y en la implementación de las políticas del Estado cubano», dice el comunicado, en una probable alusión a la crisis política venezolana y a la implementación de leyes y medidas en Estados Unidos que afectan al gobierno de La Habana.

La oscuridad y las reiteraciones del texto sugieren que la medida no fue bien recibida por el Cenesex y que se trata de una decisión tomada en las principales instancias del gobierno cubano.

La nota solo se refiere a la suspensión de las marchas en La Habana y Camagüey. No especifica qué sucederá con el habitual desfile de Santa Clara, organizado por el centro cultural El Mejunje, un sitio icónico para la comunidad LGBTI+ cubana.

Ramón Silverio, director de El Mejunje, dijo por teléfono a Tremenda Nota que no ha recibido ninguna orientación hasta el momento, pero es probable que la marcha de Santa Clara sea suspendida también, en coherencia con la decisión tomada en la capital.

«Nuestro país siempre ha vivido en medio de estas tensiones y nunca se ha suspendido nada», observó Raúl Soublett López, activista independiente, en conversación con Tremenda Nota.

Soublett López recordó la celebración de la Marcha de las Antorchas en enero pasado, apenas una noche después del paso de un devastador tornado por La Habana. A pesar de las numerosas críticas en las redes sociales el gobierno mantuvo la convocatoria y celebró el desfile.

Lidia Romero, como otros activistas consultados por Tremenda Nota, cree que una de las razones para suspender la conga «puede ser la amenaza de los fundamentalistas de hacer una marcha».

Romero dice que «una fuente confiable» le aseguró que las iglesias fundamentalistas que se opusieron el año pasado el matrimonio igualitario en Cuba «habían pedido permiso para hacer el mismo recorrido de la conga» en una manifestación contra los derechos LGBTI+.

La activista no descarta que haya una negociación entre el gobierno y las iglesias, un criterio que también han expresado colegas suyos en las redes sociales.

Durante los debates públicos del año pasado sobre el matrimonio igualitario, las autoridades frustraron algunas iniciativas proyectadas por la comunidad LGBTI+ y, en cambio, se mostraron tolerantes ante la propaganda gráfica y las acciones públicas de algunas iglesias evangélicas.

«No permitamos que venzan los fundamentalismos entronizados en nuestra patria», pidió el activista Adiel González Maimó en el post que publicó para compartir el llamado a una concentración independiente con el lema «Nuestra propia marcha LGBTI».

Tremenda Nota pidió a Manuel Vázquez Seijido, subdirector del Cenesex, una ampliación de las razones que tuvieron las autoridades del Minsap para suspender la marcha. Vázquez Seijido no ha respondido hasta el momento.

Mariela Castro tampoco ha hecho ningún comentario en sus redes sociales.*

«A nosotros nos cayó la noticia como un jarro de agua helada, nunca pensamos que sucedería», dijo a Tremenda Nota Teresa de Jesús Fernández, coordinadora nacional de la Red Nacional de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, un grupo de activistas vinculado al trabajo del Cenesex y que goza de reconocimiento oficial.

«Pensamos en los fundamentalistas, en el referendo y en nuestros derechos», añadió.

La activista se refiere al referendo que aprobará o no el matrimonio igualitario en Cuba a más tardar dentro de dos años, según la Constitución que entró en vigor en abril.

El periodista Francisco Rodríguez Cruz, conocido por su blog Paquito el de Cuba, donde se define «comunista y gay», calificó la suspensión de «aparente traspiés circunstancial».

En una entrada de su blog publicada poco después de conocerse la noticia, Rodríguez Cruz enumeró los avances legislativos en favor de las personas LGBTI+ promovidos por Mariela Castro Espín y el Cenesex, y llamó a «actuar con inteligencia y unidad» ante la polémica decisión.

Recordó el papel de Castro Espín en el nacimiento esta marcha, que «es la semilla y el origen de estas Jornadas» y reconoció que la conga se convirtió en «el momento de mayor visibilidad de las personas LGBTI en Cuba».

El bloguero también celebró la presencia de una parte de la comunidad LGBTI+ en la marcha por el Día Internacional de los Trabajadores, este 1 de mayo.

Los activistas, afirma Rodríguez Cruz, «ondearon con orgullo y convicción sus banderas del arcoíris, en apoyo a las causas urgentes por las cuales combate hoy todo nuestro pueblo, contra el bloqueo, la ley Helms-Burton».

Abrazar el discurso político del gobierno en actos aparentemente convocados en defensa de la comunidad LGBTI+ ha sido frecuente en las congas convocadas por Cenesex en los últimos años.

Algunas de las imágenes más difundidas de estas marchas muestran a mujeres trans solicitando la liberación de los cinco agentes de inteligencia cubanos que cumplían penas en cárceles de Estados Unidos.

Paradójicamente, algunas evidencias sugieren que el apoyo a las congas había disminuido en los últimos años.

Al activista matancero Yadiel Cepero no le gustó el recorrido de la conga en su pasado edición, que abandonó las vías más céntricas. «Nunca entendí por qué renunciaron a la calle 23 y el Pabellón Cuba», dijo a Tremenda Nota.

Cepero también observó que «no son pocas las personas que han denunciado cómo la conga y las acciones de activismo han sido despolitizadas en cada nueva edición de la jornada».

Isbel Díaz Torres, activista por los derechos sexuales y anarquista, cree que la decadencia de la marcha y de la jornada organizada por el Cenesex es una oportunidad para que la comunidad LGBTI+ gane más autonomía.

«Una acción cuya convocatoria no depende de una agenda propia de las personas LGBTIQ, sino de los intereses del Estado, estará siempre sujeta a los vaivenes del poder», dijo a Tremenda Nota.

Hasta el momento, las iniciativas independientes para tomar el espacio público han sido impedidas a la comunidad LGBTI+ por parte de las autoridades políticas y de la policía, un precedente que amenaza a la concentración convocada para este sábado 11 de mayo.

*Luego de publicada esta historia, la diputada Mariela Castro Espín declaró al periodista Hatzel Vela, de un canal de TV de la Florida, que la marcha se suspendió porque “sería usada por fuerzas externas como un perfecto escenario para su agenda”. No explicó de qué fuerzas externas se trata.

Tweet de Hatzel Vela con Mariela Castro sobre la cancelación conga contra la homofobia

Tweet de Hatzel Vela con Mariela Castro sobre la cancelación conga contra la homofobia

Este texto fue publicado originalmente en Tremenda Nota