eltoque_logo
Sistema Monetario Cubano

Foto: Alejandro A. Madorrán

¿Salarios o estipendios?

Cuando aún se formaban los maestros emergentes para la enseñanza media, me ofrecí voluntariamente como profesor en un preuniversitario durante las prácticas profesionales. Con gusto impartí Matemáticas, Física y Computación a seis grupos de décimo grado.

Todo por 248 pesos.

Ahora soy Ingeniero en Telecomunicaciones en una empresa y gano casi exactamente el doble como salario básico. Debo entregar al menos un proyecto por mes, que lleva un estudio de campo —muchas veces en lugares intrincados—; interminables horas de dibujo en Autocad o CorelDraw, que me dejan con dolores de cabeza para tres o cuatro días; y luego está el problema de la post contratación, cobro y conciliación de las cuentas por cobrar, cadena a la que estoy atado.

Todo por 485 pesos.

Nunca me he detenido a preguntar cómo los ministerios correspondientes determinan lo que vale mi aporte al país. Estos son tiempos de verse a uno mismo como un contribuyente más, pues si en uno de esos meses donde me pagan “por resultados” —fórmula mágica, salida de una caja negra secreta—,  paso de los 500 pesos, debo contribuir a la seguridad social con un 5% de ese salario.

Y eso es un honor. Es más, en un sistema como el cubano lo considero imprescindible para mantener las conquistas sociales que el Estado y nosotros, los contribuyentes, subvencionamos.

Sin embargo todos los días me levanto con la idea de pedir la baja en la empresa.

Tres de mis compañeros de curso trabajan en cooperativas, y ganan salarios que pueden llegar hasta 30 mil pesos. Comparado con ellos yo apenas recibo un estipendio. En mis tiempos de universidad hacía con más fervor la cola en la secretaría de la facultad que ahora en el inundado cajero automático donde extraigo mi cobro.

En los últimos dos años mi empresa ha perdido alrededor del 40% de su fuerza laboral joven y capacitada. La mayor parte se fue a Ecuador; otra, a las cooperativas antes mencionadas; y el resto sacó una patente y también gana mucho más que yo.

De vez en cuando mi propia empresa los contrata como trabajadores por cuenta propia y les paga más que a mí.

Me gusta mi trabajo, pero tengo familia, perro y hasta gato que alimentar, así que en primera instancia trabajo por dinero.

No veo cómo la situación salarial de nosotros, los rezagados de la cadena de los 500 pesos, pueda mejorar; y menos equipararse con los que han tenido la valentía de emprender su propio proyecto.

Lo cierto es que cada vez veo más claro mi futuro del otro lado del río. Allá no me espera un enemigo, sino el batallón de hermanos de hambre y noches de estudio que comprendieron, primero que yo, que su fe estaba mejor con ellos mismos.

Esperaré otro poquito a ver qué pasa; pero no tanto… no tanto.

Manuel Roblejo Proenza
Graduado en la Universidad de Oriente de Ingeniería en Telecomunicaciones, y en la calle de Escritor. Bayamés de pura cepa. Más cerca de los míos que nunca antes, porque nunca antes les hice tanta falta
manuel-roblejo-proenza

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manolo

Lo duro del Socialismo son los primeros 600 años luego se pone bueno, asi que tranquilo que ya llegara….
Manolo

Manolo

Te recomiendo que veas una pelicula alemana que se llama La Ola, es basicamente la situacion de Cuba y algo asi no puede avanzar sino empeorar cada vez mas.
Manolo

El principeño

Realmente no se qué decirte. Tal vez podría ser un “te acompaño en el sentimiento” y asi posiblemente entenderías que somos muchos, pero hablo de realmente muchos, los que estamos en una situación como la tuya; y entonces te reconfortaría en pensar que no eres el único desdichado de esta parte del mundo que nadie entiende, bueno, nadie no, porque los que están viviendo de esto si entienden muy bien lo que están haciendo y nosotros, los que no estamos viviendo de esto, ni remotamente. Hace poco fue un hombre a mi casa a arreglar la lavadora y me dijo que mensualmente se gana 30 000 pesos y solo porque trabaja en una cooperativa no agropecuaria y no tiene ni el mínimo por ciento de responsabilidad y conocimientos que yo tengo que al mes gano igual que tu: un estipendio. Bueno, la suerte es que ya quedan menos de 600 años… al menos, tenemos una esperanza. Si cuando llegue esa fecha, sigue todo igual, entonces pediré la baja de mi trabajo…
El principeño

Voltaje

Como hace tiempo que no los veia y no quiero ni verlos jajaja total si con los billetes esos que me pagaban a mi no resolvia nada, cuando salia del hospital veia al gordo que vendia los bocaditos de cerdo con un bulto de billetes que jamas yo veria en mi salario, lleno de oro en el cuello , en los dedos, en la muñeca, hasta en los dientes, hasta un lada tenia el gordo aquel, y yo reventado trabajando en el hospital, guardias, pacientes y mas pacientes , hasta el gordo un dia fue a la consulta por una otitis que segun el la habia adquirido en Varadero, y yo no conocia ni Varadero, por eso lo mejor que he hecho en mi vida fue irme de ese Surrealismo infernal ahora despues de 4 años soy enfermero, gano 80 mil dolares al año, trabajo menos que como medico en Cuba, tengo un buen carro, comida, expreso lo que pienso y nadie me recrimina y me llama gusano , y el que me llame gusano es una ofensa y es una felonia y va preso jajajaja aqui nadie te puede ofender por pensar diferente ni golpearte en grupos como las brigadas de respuesta rapida alla , aqui no hay actos de repudio , ni amenazas para partirte los dientes como alla a los periodistas, internet libre , bueno para que seguir, lo lamento por los que estan alla y no tienen manera de fugarse de ese infierno , ah me pueden prohibir la entrada no por 8 años sino por 16 años lo unico que me recuerdan con eso que irme fue la mejor desicion de mi vida.
Voltaje

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE