La noticia del primer punto Wifi que permite el acceso gratis a Internet en Cuba a cualquier ciudadano es cierta. Omar, un joven de 24 años, no lo creyó de los amigos que se lo comentaron, pero cuando llegó al Kcho Estudio Romerillo se percató de que sus colegas no mentían. Desde entonces va casi todos los días a conectarse free a Internet.

Anteriormente Omar, para acceder a la red de redes, había hackeado las cuentas de los hoteles a través de una aplicación, pero los informáticos se dieron cuenta de que alguien les estaba chupando la conexión y tomaron medidas. Después de eso Omar no pudo conectarse más a Internet hasta que el reconocido artista de la plástica Alexis Leyva Machado, popularmente conocido como Kcho, decidió compartir recientemente su cuenta personal de Internet con los ciudadanos cubanos.

Lo único que ha pasado en ese lugar es que muchos han hecho nuevos amigos, reales y virtuales. Elsa habla más frecuente con su papá. Claudia descarga bibliografía que en la escuela le mandan a leer, pero cuyos libros no tienen disponibles. Rodny busca lo más actual en el mundo del rock. Felipe le enseña a su compañera de al lado cómo es que se comparte un enlace en Facebook.

Ahora muchos jóvenes como Omar han vivido la experiencia del acceso gratis a Internet y se han percatado de que es posible navegar sin tener que pagar los 4.50 CUC por hora (unos 4.5 dólares) que exige ETECSA (monopolio estatal cubano de las comunicaciones) para conectarse desde sus salas de navegación, sin tener que hacerlo desde la ilegalidad y sentirse por ello.