Santa Fe es un pueblo costero situado al oeste de La Habana al que cada vez le quedan menos atractivos para mostrar. Todas las instalaciones estatales recreativas con las que contó en algún momento están destruidas o prácticamente no funcionan. Eso lo puede corroborar el visitante más despistado o los mismos jóvenes que allí viven, que cada verano se percatan de lo aburrida que es su comunidad.

Por suerte este año, al menos tuvieron la playa…