“Si tengo que comprar algo, se lo compro a un cubano”, escribió el usuario @aguacatecubano en Twitter. Minutos más tarde, @Klever4197 posteó: “Vivo bajo la convicción de que el emprendimiento es la raíz del desarrollo”.

Desde la noche del 12 de agosto, el hashtag #ApoyaAlEmprendedorCubano comenzó a circular entre tuiteros cubanos.

Te sugerimos: 

LO QUE DEBES SABER SOBRE LAS NUEVAS MEDIDAS EN LA HABANA POR LA COVID-19

La iniciativa, que pondera la creatividad de los negocios locales cubanos y su papel fundamental ante esta pandemia, fue lanzada por Erich García Cruz, cofundador y CEO (jefe ejecutivo) de Bachecubano, un negocio tecnológico que apuesta por el comercio electrónico y que posee un sitio de clasificados. “Las redes sociales son canales importantísimos en la Cuba de hoy. Así que convocar a una iniciativa como #ApoyaAlEmprendedorCubano no solo es un acto de comunicación, sino un llamado a la acción, a no esperar un ‘rescate de la economíaʼ”, explica Erich García.

“Escribe una razón por la que creas que merecen nuestro apoyo y usa el hashtag”, tuiteó. El pedido no se hizo esperar y fueron apareciendo las demandas de los trabajadores del sector privado de Cuba o el apoyo hacia sus exponentes en menos de 160 caracteres.

Desde entonces la etiqueta se ha esparcido entre varios usuarios de Twitter que comparten su criterio. Entre ellos, emprendedores como Iván Sánchez, traductor e intérprete, se identifican con la idea de colaborar con el sector cuentapropista: “El hashtag supone para mí un interés marcado no solo por mi experiencia personal, sino por mis deseos de empoderar a los emprendedores cubanos. Es necesario que se nos tome por un sector vital e importante, que se nos pierda el temor y se eliminen prejuicios; una vez conocida la variedad de servicios competitivos que ofrecemos, el panorama será más favorable”.

Carlos Molina, creador de la agencia Publicitaria A1, comenta que parte de su trabajo cotidiano es ayudar a los negocios a proyectarse, enfocarse en qué esperar de su mercado y del público, etc. “Abogar ahora por el emprendedor cubano, además de ser la esfera en la que nos movemos, es imperativo. La etiqueta nos pareció un tema que merece discusión, porque llama al apoyo, a cambiar la manera en la que se nos ve”.

“Son motores de la productividad y la innovación. Generan empleo. Fortalecen la densidad del tejido productivo. Hacen a las comunidades más resilientes. Fomentan la competitividad. SON CUBANOS como tú y yo”, publicó @michelcs97.

“Es el oxígeno que necesita nuestra economía. Es trabajo honrado. Contribuye al desarrollo de la sociedad cubana”, @mayito_cr.

La mayor presencia de los cubanos en las redes sociales durante la actual situación sanitaria ha contribuido con el desarrollo de una ciudadanía más participativa y crítica con respecto a algunos temas. Parte de esos actores solicitan ahora apoyo para el sector no estatal ante las condiciones actuales.

“Es deber de todos los cubanos apoyarnos unos a otros”, @ysuarezmd.

Sobre la acogida de su invitación, Erich García cree que “así como las brújulas marcan el norte”, las redes sociales “dan una idea a los decisores del ánimo con el que son acogidas las medidas, estrategias y políticas”. #ApoyaAlEmprendedorCubano es solo una expresión del interés de parte de la población de contribuir con la iniciativa privada en el país.

“Porque juntos es la única manera de rebasar esta crisis, porque #Cuba los necesita”, @BacheCubano.

“Actualmente me encuentro en una pausa de más de siete meses. Tras la propagación del coronavirus, el deterioro del sector turístico a nivel mundial, y el cierre de fronteras en Cuba, no he podido ofrecer más servicios. También he suspendido la promoción de estos por el panorama incierto de la isla”, cuenta Iván Sánchez, quien incluso antes de la pandemia enfrentaba dificultades para moldear legalmente su iniciativa privada como traductor e intérprete para el sector turístico. Hasta hoy, las figuras de Gestor de Viajeros y Fotógrafo por las que optó, ante la inexistencia de una licencia para ejercer como guía turístico, restringen su actividad.

Para el propio Erich, Bachecubano se ha visto prácticamente paralizada en cuanto a los ingresos que se generan por concepto de pago de promociones de anuncios, debido a que sus clientes han vendido menos sus productos o prestaciones. A pesar de esta disminución, a través de la web han ofrecido servicios gratuitos como los envíos de sms nacional o internacional; que, frente a las ofertas de la empresa de telecomunicaciones ETECSA, es una franca ventaja para la población.

La pandemia y la situación generada han afectado a gran parte del sector cuentapropista. Algunos de los obstáculos de la etapa para sus exponentes han sido la falta de insumos y materias primas, y su subida de precios en el mercado; la pérdida de contratos o clientes; la dificultad en el pago de servicios básicos y salario a sus trabajadores.

Kathy T. Gavilán, cofundadora de Vedado Buffet, comenta que esas dificultades han sido una prueba de fuego para su negocio, que abrió por primera vez un mes antes de que en Cuba entraran en vigor las medidas sanitarias.

También te sugerimos

RECOMENDACIONES “EXPRESS” PARA APOYAR AL SECTOR PRIVADO CUBANO

LOS EMPRENDEDORES CUBANOS TAMBIÉN MUTAN

“Preservar el negocio significaba cerrarlo para cuidar a los clientes, a los trabajadores, al restaurante y a nosotros mismos. La percepción de riesgo era bastante alta. Empleamos ese tiempo para pensar nuevas estrategias, definir nuevos caminos más seguros y creativos para atraer al público, además de preparar y delimitar el servicio a domicilio al que queríamos aspirar. Al reabrir, lo implementamos, y entonces nos sorprendió el segundo cierre en la capital”, cuenta la joven.

Con más de una veintena de trabajadores, Vedado Buffet se vio obligado a reducir el salario de los trabajadores durante los últimos meses. Todos comprendieron que era la manera de mantener el negocio a flote; además, no eliminaron ninguna plaza. Para brindar el servicio a domicilio, crearon un sistema rotativo para disminuir la carga y reubicaron a los empleados para que no quedaran sin contenido y tuvieran ingresos.

“Hemos tenido que disminuir los costos, tarea casi imposible en un momento en el que el precio de los suministros ha subido estrepitosamente. Tenemos mucha disciplina en el ahorro, en la calidad del producto y en la fidelidad de los proveedores, pues todo eso es también cuidar la salud de nuestros clientes. Sin embargo, la mayor dificultad ha sido no contar con un seguro, un capital para proteger a nuestros trabajadores y el restaurante. Teníamos muy poco tiempo y por tanto falta de protección financiera. Eso me hace pensar en la necesidad de la existencia de un fondo económico para momentos de crisis al que pudiéramos acudir”, dice Kathy.

El panorama anunciado por economistas se ha cumplido y los pronósticos parecen extenderse en el tiempo. Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronosticó que, debido a la pandemia, la economía cubana caería un 8 % en 2020. Además de la crisis económica generada por la pandemia, el sector cuentapropista se enfrenta a otras dificultades como la imposibilidad de importar mercancías.

Estirar el dinero: impacto económico de la pandemia en el sector privado

“Por eso creemos en la necesidad de apoyar al emprendedor cubano en estos tiempos de crisis, si alguien puede salvar el país con su inventiva somos nosotros. Hay mucha gente talentosa en Cuba dispuesta a hacer de esta tierra un país con pollerías que satisfagan de pollo (sin colas) a restaurantes y hogares, por solo mencionar un ejemplo. Dejar hacer debería ser la premisa”, recalca Erich García.

“El emprendedor cubano crea soluciones a lo que otros ven como problemas sin remedio”, @a1cuba.

Ante el reciente anuncio de la eliminación del listado aprobado de actividades para ejercer el trabajo por cuentapropia, surgen nuevas expectativas. Muchos tienen su mira enfocada en las medidas que se tomen con respecto a su condición y cómo estas reconfigurarán su ambiente natural.

Kathy considera que se ha dado un paso importante, porque cuando se habla de creación y emprendimiento, de gestionar un nuevo modelo de negocios, cada vez deben ser menos las barreras. “Creo que aún nos queda por hacer, como dotar de personalidad jurídica a los trabajadores privados; que haya más tiendas mayoristas; un sistema de seguros para los trabajadores privados y sus trabajadores contratados. Por esto es necesario un pensamiento empresarial más efectivo y acorde, en el cual la calidad y la competencia sea mayor. Estos principios son importantes si te interesa un emprendimiento comprometido”.

Otras propuestas como la de Iván Sánchez incluyen no restringir las modalidades de trabajo por cuenta propia, así como cuidar y velar por los deberes y derechos del emprendedor. Otros abogan por que se establezcan mecanismos para la importación comercial (debidamente legislada) de equipos y productos necesarios para su labor, y no solo a través de agencias estatales. Varios coinciden en la urgencia de que el Estado deje atrás la mentalidad de que el desarrollo privado fomenta la división de clases.

Emprendedores como Carlos Molina también confían en que se concreten las medidas que se han anunciado en el futuro para este sector: el acceso a la materia prima, la posibilidad de realizar importaciones, la obtención de créditos para potenciar negocios. Todo lo necesario para que estos puedan tener garantía y estabilidad de sus productos, una de las principales dificultades hasta hoy.

Kathy T. Gavilán va más allá en sus aspiraciones. “Aun más importantes es que haya un puente de comunicación directo entre el sector no estatal y el estatal. Durante mucho tiempo ha habido una distancia resultante de las mismas limitantes económicas, desde lo legislativo, entre un sector y otro. Para que ese sueño se realice, tiene que existir la necesidad y el deseo de escuchar, de conectar y ser útiles mutuamente. Ambos sectores deben llevar el proyecto nación a un lugar más saludable, enfocado, responsable. Un emprendimiento, sea cual sea, aporta valores independientes de lo que plantea.

“Más allá de pensarnos como negocio, debemos ser conscientes de que también somos actores sociales y tenemos la responsabilidad (que podemos tomar o no) de hacer lo mejor que se pueda por la sociedad en la que vivimos”, concluye.

 

Puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.