En la tierra del baseball norteamericano, un deporte británico que muchos asumen como padre de la pasión nacional de los cubanos (el cricket) gana adeptos de manera silenciosa, pero sostenida. En La Habana, y con ayuda de embajadas y de amigos de otros países, un grupo de atletas han encontrado en la práctica de este deporte nuevos motivos para alejarse de los problemas en la sociedad.

Entérate de más detalles en esta coproducción entre elTOQUE Cuba y Play Off Magazine.