La transición del poder en Cuba es pura noticia internacional. En las calles lo que se percibe es apatía mientras se transmite la elección del nuevo presidente como telón de fondo.