En Suiza, un método contraintuitivo está ayudando a las escuelas a abordar el acoso escolar

Casi uno de cada cinco estudiantes en Estados Unidos y Europa dicen que han experimentado acoso escolar. Foto: Taylor Flowe, Unsplash.

En Suiza, un método contraintuitivo está ayudando a las escuelas a abordar el acoso escolar

22 / abril / 2024

Por Michaela Haas

Cuando Ben tenía 11 años, sus padres notaron que sus calificaciones habían bajado. Dejó de hablar sobre la escuela. Los domingos por la noche se quejaba de dolores de estómago y le rogaba a su mamá que lo dejara quedarse en casa al día siguiente.

“Estos son signos típicos de un problema de acoso”, dice Bettina Dénervaud, cofundadora de la iniciativa suiza “Hilfe bei Mobbing”, que se traduce como “Ayuda contra el acoso”. Ella y sus dos colegas utilizan una lista de control de 30 puntos para evaluar si hay un problema subyacente de acoso mental, emocional o físico que podría requerir una instancia de resolución. “Un conflicto suele resolverse en cuestión de días o semanas, pero el acoso puede continuar durante meses o incluso años”, dice Dénervaud.

Lo que sucede a continuación suena contraintuitivo. En lugar de ser castigados, los acosadores son invitados a ayudar al acosado. En un estudio de 2008 que estudió 220 casos de acoso escolar, el Enfoque de Ninguna Culpa, como se conoce a este método, tuvo éxito en 192, o 87 por ciento, de los casos. En la mayoría de las escuelas evaluadas, solo tomó dos o tres semanas para que el acoso cesara.

Fue esa impresionante tasa de éxito lo que llevó a Bettina Dénervaud a inscribirse en un entrenamiento con el mediador alemán Detlef Beck en 2016 y a comenzar su propia oficina de consultoría para el acoso en 2019.

Con Ben, Dénervaud comenzó habilitando una charla personal entre él y el profesor en quien más confía. (Dénervaud o uno de sus colegas a veces están presentes en persona o a través de Zoom si el profesor no ha sido capacitado en intervención contra el acoso). El objetivo es que Ben hable abierta y confidencialmente sobre todo lo que ha sucedido, sus emociones y sus pensamientos sobre los acosadores.

“Hilfe bei Mobbing” brinda una capacitación sobre el enfoque “ninguna culpa” para maestros, directores y otros especialistas educativos. Foto: cortesía de “Hilfe bei Mobbing”

“Esta es una oportunidad para que saquen todo lo que les pesa y para asegurarnos de tener su consentimiento para los próximos pasos”, explica Dénervaud. “Nada sucede en contra de los deseos de la víctima, e incluso a los padres no se les dicen detalles sobre lo que el niño reveló en la charla confidencial.”

En el caso de Ben, esta fue la primera vez que alguien supo que el acoso había sido mucho peor de lo que sus padres y maestros asumían. Incluía a otros niños tropezando y empujando a Ben, insultándolo y excluyéndolo de los juegos. También lo habían votado como “el más feo” de su clase en una “encuesta” en línea. El acoso había comenzado mucho antes y había durado mucho más de lo que los padres temían. La maestra también preguntó qué lo ayudaría a sentirse seguro.

El segundo paso es el núcleo del Enfoque Ninguna Culpa. Incluye llamar a seis u ocho niños que el maestro elige a una reunión que se organiza como un encuentro social: en el caso de Ben, tres de los acosadores, tres estudiantes en quienes Ben sentía que podía confiar y dos observadores “neutrales”. A los niños no se les dice que la reunión trata sobre Ben. “Tengo un problema”, podría comenzar la discusión el maestro después de algunas conversaciones informales. “He notado que algunos estudiantes no se sienten apoyados en clase. ¿Qué podemos hacer para ayudarlos, por ejemplo, a Ben?”.

El maestro evita cuidadosamente llamar a los acosadores y, en cambio, dice: “Noto que los otros estudiantes los miran a ustedes. Lo que ustedes dicen cuenta”. En la experiencia de Dénervaud: “Eso hace que el acosador se sienta inmediatamente visto. Sienten que importan.”

Luego, el maestro solicita sugerencias: “¿Qué creen que podrían hacer para ayudar?”

“Podríamos incluirlo en nuestro grupo de fútbol de la tarde”, se ofreció un niño. “Podría hablar con él en los descansos”, sugirió otro.

El grupo escribe estas sugerencias en un pizarrón blanco.

El tercer paso incluye seguimientos con todos los estudiantes, incluido Ben, en las próximas semanas. Si es necesario, la intervención puede repetirse o ajustarse.

“El objetivo es cambiar la dinámica social”, dice Dénervaud, “y exponer lo que ha estado sucediendo”. Los niños más pequeños a menudo comienzan a llorar en estas reuniones, ha observado Dénervaud, “porque se dan cuenta por primera vez de lo que ha estado sucediendo y de lo infeliz que ha estado la víctima del acoso. Hablamos sobre empatía, tolerancia y respeto. ¿Cómo quiero ser tratado y cómo trato a los demás?”

Bettina Dénervaud, cofundadora de la iniciativa suiza Hilfe bei Mobbing. Foto: Cortesía de Bettina Dénervaud.

El Enfoque de Ninguna Culpa fue desarrollado a principios de la década de 1990 en el Reino Unido por la psicóloga Barbara Maines y el educador George Robinson. Incluso en casos graves de acoso escolar, este enfoque alienta a educadores y psicólogos a no culpar y castigar a los perpetradores, excepto por delitos penales. Dos mediadores alemanes, Heike Blume y Detlef Beck, simplificaron aún más el enfoque y han capacitado a más de 20,000 educadores en Alemania, Austria y Suiza desde 2003.

Suiza ocupa el primer lugar en acoso escolar, según el estudio global PISA 2018 de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). La encuesta muestra un aumento en el acoso escolar desde la encuesta PISA anterior en 2015, con la tasa de acoso físico más que duplicándose en Suiza.

Bettina Dénervaud solo puede especular sobre las razones: “¿Quizás es la presión de rendir más?”

Los expertos coinciden en que el acoso puede causar graves daños, como depresión y ansiedad, autolesiones, quejas de salud y disminución del rendimiento académico. “Si este problema no se aborda, el daño puede persistir durante años, incluso hasta la adultez”, dice Dénervaud. Un análisis del Washington Post identificó casi 200 incidentes en los Estados Unidos en los últimos años cuando un estudiante acosado se quitó la vida.

Prácticamente todos los expertos coinciden en que lo mejor es actuar de forma preventiva o intervenir ante los primeros indicios de acoso, en lugar de esperar que el problema se resuelva por sí solo. Foto: Sam Balye, Unsplash

Casi uno de cada cinco estudiantes en los Estados Unidos y Europa dice que ha experimentado acoso escolar. Casi la mitad de los adolescentes dicen haber sido víctimas de ciberacoso, según una encuesta de 2022 realizada por el Centro de Investigación Pew. En los Estados Unidos, la mayoría de los estados han promulgado leyes contra el acoso escolar, pero cómo se implementan en la práctica varía mucho, no solo de un estado a otro, sino también de una escuela a otra.

Dénervaud ha sido profesora de idiomas durante más de dos décadas, principalmente para adultos, pero también para adolescentes y niños. Debido a que padres, estudiantes y maestros a menudo le pedían consejos sobre acoso escolar, comprendió la enormidad de la necesidad y decidió centrarse en ese tema: “Me di cuenta de que no había muchas personas especializadas. En la formación estándar de maestros, el tema se aborda en una conferencia de dos horas, lo cual simplemente no es suficiente”. A los padres preocupados o a los adolescentes a menudo se les dice que llamen a la línea directa de salud mental, dice Dénervaud, “pero generalmente ofrece consejos psicológicos generales, no específicamente sobre cómo proceder y cuáles deben ser los siguientes pasos con respecto al acoso escolar”.

Su oficina es la única en Suiza dedicada exclusivamente al tema del acoso escolar, aunque la magnitud del problema está aumentando en todo el mundo.

Ella y sus dos colegas reciben alrededor de 10 llamadas a la semana, dice, “principalmente de padres o de escuelas que solicitan capacitación para su personal”. Se siente frustrada por lo que ve como un fracaso de las escuelas para tomar en serio el problema. “A menudo escuchamos: ‘Oh, los niños lo resolverán’. A veces vemos una inacción flagrante por parte de las escuelas que intentan evadir la responsabilidad”, dice Dénervaud. “Demasiado a menudo, nos enteramos de que las escuelas no hacen nada o, incluso peor, ponen a la víctima y al perpetrador en una mesa y esperan que lo resuelvan. Eso casi siempre es contraproducente”.

En su experiencia, castigar a los perpetradores tiende a empeorar el acoso para la víctima. “Por lo general, los acosadores harán que la víctima ‘pague’. O la víctima es enviada a terapia, lo que refuerza la sensación de que debe haber algo mal en él o ella, porque son señalados y necesitan ayuda, mientras que no se interviene con los acosadores”.

Un tanto sorprendentemente, Dénervaud dice en su experiencia que el acoso no está relacionado con características específicas de la víctima, como peso, apariencia o estatus social, aunque los datos muestran que los estudiantes LGBTQ+ tienen un riesgo significativamente mayor de ser acosados que sus compañeros.

“Contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree y lo que yo también creía al principio, no hay una víctima ‘típica’ de acoso escolar. Cualquiera puede ser señalado para convertirse en víctima de acoso”, dice. “Por eso enfocarse en lo que se percibe como ‘incorrecto’ con el objetivo, como perder peso o cambiar su apariencia, no funciona”.

Ella ve las causas subyacentes del acoso escolar en la dinámica social de una escuela. El niño con anteojos que es acosado en una escuela podría ser envidiado en otra comunidad por su inteligencia.

En los últimos años se han celebrado dos conferencias sobre el enfoque “sin culpa”, con la participación de 150 personas, cuyas aportaciones ayudaron a consolidar el modelo. Foto: cortesía de Hilfe bei Mobbing.

Esta es parte de la razón por la cual Dénervaud está convencida de que los padres y las víctimas de acoso no deben dejarse solos para resolver el problema. “Estos padres a menudo están desesperados y a veces incluso venden su casa y abandonan la comunidad de la que formaban parte, y desarraigan también a los hermanos, para enviar a su hijo a una escuela diferente”, explica. En Suiza, los padres tienen que enviar a sus hijos a la escuela pública más cercana a su código postal a menos que puedan pagar la matrícula de las escuelas privadas.

Debido a que intentó en vano obtener financiamiento público y hacer que su servicio fuera gratuito, Dénervaud y sus dos colegas les tienen que cobrar a los padres o a las escuelas por las consultas y capacitaciones. “Desearía poder ofrecerlo gratis”, dice.

Ella ve límites en el Enfoque de Ninguna Culpa “cuando el acoso ha durado demasiado tiempo, a veces durante años. Entonces, los patrones están tan arraigados que sacar a la víctima de la situación podría ser la mejor solución”. Y a veces, admite, el enfoque se implementa pobremente. “Entonces intervenimos o intentamos el enfoque nuevamente con un grupo diferente de estudiantes”.

Cuando el acoso se convierte en comportamiento ilegal, ella recomienda involucrar a las autoridades. Uno de los peores casos en su práctica fue el de un estudiante que fue embriagado y gravemente abusado sexualmente. “Terminó dejando esa escuela porque el abuso también había sido documentado en video y circulaba en la escuela y no había forma de que pudiera regresar allí”, dice. “Pero la escuela aún necesita trabajar con los estudiantes que se quedan”.

Otros enfoques que han mostrado éxito incluyen el Programa de Prevención del Acoso Escolar Olweus, que involucra a toda la escuela; KiVa, un método desarrollado en la Universidad de Turku, Finlandia, con financiamiento del Ministerio de Educación y Cultura, que afirma haber ayudado al 98 por ciento de los estudiantes, y Positive Action.

Prácticamente todos los expertos están de acuerdo en que es mejor actuar preventivamente o intervenir en los primeros signos de acoso escolar en lugar de esperar que el problema se resuelva por sí solo.

En el caso de Ben, la intervención fue exitosa. Después de un mes, sus dolores de estómago cesaron y esperaba con ansias ir a la escuela nuevamente.

Acerca de la autora. Michaela Haas, Ph.D., es editora colaboradora de Reasons to be Cheerful. Una autora galardonada y reportera de soluciones, sus libros recientes incluyen Bouncing Forward: The Art and Science of Cultivating Resilience (Atria). Visite www.michaelahaas.com

Esta historia fue publicada originalmente en Reasons to be Cheerful (US) y es republicada dentro del programa de la Red de Periodismo Humano, apoyado por el ICFJ, International Center for Journalists.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR375.00 CUP
+5
1 USD360.00 CUP
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification