Sergio León y Sergio Fernández, y Juan Luis y Juan Alejandro, tienen más coincidencias que solo sus nombres. Como creadores de la aplicación móvil “KeHayPaHoy” se han ganado el apoyo del Ministerio de Cultura cubano a fuerza de emprendimiento.

La idea inicial surgió de la necesidad de distribuir más efectivamente las carteleras que instituciones culturales remiten frecuentemente, usando para ello un servidor que reenviaba las propuestas a la dirección de correo electrónico de quien escribiera para saber. Pero el proyecto maduró y se decidieron a interconectar una web con una aplicación móvil. Así al dúo inicial se unieron Juan Alejandro, graduado de Ingeniería en Automática del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría, de La Habana, y Sergio León, profesor del mismo centro.

Hace poco más de tres meses “KeHayPaHoy” está en la calle y brinda la programación de centros estatales y privados. La app permite enviar un correo desde cualquier plataforma con una solicitud de actualización que abarca las categorías de música, humor, teatro, plástica, cine, danza, literatura y otros. También está en Facebook.

En un principio, las amistades y la intranet universitarias ayudaron a que la app se regara de móvil en móvil. Hoy, según las estadísticas de que disponen, más de 4 mil usuarios solicitaron la actualización del “invento” y archivan cerca de 30 mil solicitudes totales, a razón de más de 5 actualizaciones por usuario en solo tres meses.

 

Información suministrada por los creadores.

“Cuando nos enteramos de los 35 puntos Wifi que se abrirían en el país, y que las personas tendrían acceso público a internet, hicimos que la actualización pudiera descargarse directo desde nuestra página”, cuenta Juan Alejandro, el único del equipo que no posee licencia de “cuentapropista”, pues las características de su trabajo estatal no se lo permiten.

Lee también: KeHayPaHoy, después de Silicon Valley y de vuelta en Cuba

Y es complicado simultanear los trabajos, sigue diciendo Sergio, porque después de 8 horas de trabajo, programando en un lenguaje diferente, son las horas de sueño y descanso las que hacen posible KeHayPaHoy.

Pero “salir nos ayuda y la app nos ha ayudado a salir, a encontrar cosas que son de nuestra preferencia y que antes nos costaba trabajo enterarnos.”

Las actualizaciones que se solicitan por correo apenas pasan de los 50 Kb, y semanalmente pueden consumirle entre 5 y 10 centavos de crédito a un usuario típico, según las tarifas de transmisión de datos de ETECSA, el monopolio de las telecomunicaciones en la Isla.

En la plataforma de blogs cubana Cubava también se distribuye la app.

“El modelo de negocio es que el usuario tenga la app y la actualización gratuitas tan frecuentemente como le sea posible”, dice Sergio. Así, solo le cobran a centros a los que se les provee un servicio de mayor información.“Claro que nunca vamos a aplicarle eso a cines, teatros u otros lugares que son subsidiados. Nuestro objetivo es que esos lugares se vean tan favorecidos como el cliente que pague”, acota Juan Luis.

Los tres que se han unido al “cuentapropismo” lo hacen bajo la licencia de “programadores de equipos de cómputo”. Y aunque ni de cerca pueden vivir con el dinero que reporta su trabajo, lo que más les preocupa es la cobertura legal.

“Queremos estar dentro del marco de la legalidad, pero el marco de legalidad tiene lagunas. Y tenemos miedo de invertir tiempo, esfuerzo y recursos personales en algo que hace un bien pero que, si cambia la legislación, quizás entre en conflicto con lo que hacemos.”

Por el camino ya han chocado con los prejuicios y tabúes que aún prevalecen en las instituciones estatales para lidiar con trabajadores cuentapropistas, pero luego de varias reuniones con el Ministerio de Cultura pudieran abrírseles más puertas.

“Llegamos al Ministerio cuando aún no teníamos la app. Y nos atendieron muy bien. Ahora esperamos cerrar un contrato para que puedan pagarnos por el servicio que brindamos”, cuenta Juan Luis, el único de ellos que todavía es estudiante.

“Si se le da luz verde a los jóvenes para que desarrollen todas sus capacidades en sus proyectos personales, creo que se va a lograr mucho más que desde la institucionalidad”, reflexiona Sergio. “Y creo que se pudiera aprovechar mucho esto de trabajar juntos, desde lo institucional y desde lo personal.”

Así se ve la web de KeHayPaHoy