La señora Rosa saca tres costales de basura de su casa, en la calle Manuel P. Montes, de la comunidad El Moral. Afuera se escucha el sonido metálico, imitando a la clásica campana, que hace el carretonero cada vez que pasa. La dinámica es siempre la misma, en respuesta al sonido, los vecinos sacan sus desechos y pagan, a cambio, entre 10 y 50 pesos.

En esta calle y prácticamente en todas las de San Martín Texmelucan, un municipio ubicado a 40 kilómetros de la capital del estado de Puebla, ha dejado de importar si pasa el camión recolector de basura. La gente ya no depende de ese servicio al que tiene derecho por el pago de sus impuestos, y prefiere pagar unas monedas a un carretonero.

En Texmelucan hay 120 carretoneros organizados en la Asociación Ave Fénix. Y, como su nombre lo indica, se trasladan en carretas jaladas por un caballo para recorrer las 11 comunidades y las cerca de 30 colonias del municipio, es decir, ofrecen su servicio de recolección de basura al menos a 32 mil 961 viviendas.

Aunque su trabajo está invisibilizado por las autoridades, en realidad juega un papel importante en la separación de los residuos sólidos y, por ende, en el cuidado del medio ambiente y la prolongación de vida del Relleno Sanitario.

“La labor de los recolectores —recoger, separar, empacar y enviar a reciclaje o compostaje los residuos sólidos urbanos— es una actividad que agrega valor ambiental, social, económico y de salud pública a nuestro entorno”, reconocía Ana Laura Martínez, coordinadora en IRR (hoy, Latitud R), en agosto del 2019 en una entrevista para Newsweek México.

De las 130 toneladas que diariamente se depositan en el Relleno Sanitario, los carretoneros  recolectan más de 20 toneladas de basura, de las cuales recuperan alrededor del 25 y 30 por ciento, que venden a las empresas de reciclaje. Esta acción, pequeña pero muy importante de separar y aprovechar los desechos sólo lo hacen ellos.

El sistema formal de recolección de basura

Foto: Héctor Tenorio

Desde 2012, el servicio de recolección de basura y la operación del Relleno Sanitario de San Martín Texmelucan está concesionado a la empresa RESA SA de CV.

De acuerdo con el contrato, la empresa deberá destinar las unidades suficientes para realizar la recolección de basura en las once comunidades y la ciudad, y trasladarla hasta el relleno sanitario, ubicado en el ejido de Santa Catarina Hueyatzacoalco.

Y aunque en cada administración municipal se realizan adecuaciones a la forma de operar del servicio, las rutas y sus horarios, para recolectar la basura de las 32 mil 961 viviendas de Texmelucan, dichas planeaciones siempre han fracasado, pues con frecuencia el camión no pasa y esas fallas se evidencian con los montones de basura que van creciendo en las esquinas.

Además, no existe por parte del Ayuntamiento un programa o una campaña para que la sociedad separe su basura, y si a esto sumamos que quienes trabajan en los camiones tienen prohibido separarla, entonces absolutamente todo lo que recolectan los camiones se deposita directamente en el relleno sanitario, de ahí que un grupo de pepenadores han solicitado a las autoridades que no les prohíban buscar entre las bolsas de basura material para recolectar y vender.

Carretoneros, la alternativa

Contrario a lo que realiza la empresa RESA, los residuos sólidos recolectados por los carretoneros son transportados hasta un Centro de Transferencia, un terreno ubicado en las faldas del cerro Totolquemetl, dentro del ejido de Santa Catarina Hueyatzacoalco, a unos 10 minutos del centro de la ciudad de San Martín Texmelucan.

En este Centro de Transferencia es donde la mayoría de los 120 carretoneros depositan la basura recolectada, y un grupo de al menos diez personas, incluyendo algunas de la tercera edad, hacen la separación del material que puede ser reciclado, como PET, aluminio, cartón y vidrio. Lo que ya no se puede reciclar se traslada al relleno sanitario, ubicado a kilómetro y medio de ahí.

Eloísa Ortega Vargas, presidenta de la Agrupación de Carretoneros Ave Fénix AC, reconoce que el Centro de Transferencia es una fuente importante de ingresos para más de 120 personas, que ganan entre 200 y 400 pesos al día trabajando como carretoneros, separadores y pepenadores, incluso ejemplificó el caso de tres jóvenes que antes de la pandemia trabajaban durante la mañana con su carreta, recolectando la basura, y por la tarde se iban al bachillerato, pues de dicha actividad obtienen los ingresos para continuar estudiando.

carretoneros

Foto: Héctor Tenorio

En el Centro de Transferencia se reciclan hasta 2 toneladas de PET cada quince días, dos toneladas de soplado (plástico) a la quincena, y cada dos o tres meses se juntan 20 toneladas de vidrio. En promedio reciclan 17 toneladas de desechos por semana, lo que prolonga la vida del relleno sanitario.

Es por eso que, tanto la sociedad como las autoridades municipales deben reconocer el papel de los carretoneros, ya que son un beneficio para el medio ambiente y para el municipio de San Martín Texmelucan, señala Juan Luis Bolaños, académico de la Ibero Puebla e ingeniero ambiental.

El ecologista destacó que a pesar de que hay muchas deficiencias en la actividad de los carretoneros, y el Centro de Transferencia no cumple con todas las normas ambientales correspondientes, están realizando una importante función para mitigar el “infierno ambiental” que genera el relleno sanitario.

Para el ecologista e investigador Hugo Ávila Castañeda, autor del libro El Xocoyote, los rellenos sanitarios sólo fueron una medida para evitar que se viera y hubiera malos olores cerca de la poblaciones, sin embargo, no sirven en nada para el cuidado del medio ambiente, ya que tarde o temprano los lixiviados (jugos de la basura), llegan a contaminar la tierra.

“Allá en el relleno sanitario ya es basura, y es peligrosa porque hay una gran cantidad de tóxicos, que solamente están ahí como una bomba de tiempo, porque en algún momento va a caminar con la humedad, va a afectar el entorno”, precisó.

Mala fama

Foto: Jesús Meneses Alonso

Los carretoneros han sido acusados de maltrato animal, debido a que utilizan caballos para mover sus carretas y recorrer las calles para la recolección de los residuos sólidos urbanos, pero desde hace tiempo han asumido algunas prácticas para mejorar la vida de sus animales, por ejemplo equilibrar el peso para aligerar la carga y reducir la fatiga del caballo.

Por otro lado, la sociedad también los asocia con los huachicoleros, debido a que algunos pocos fueron sorprendidos realizando trasiego del combustible extraído ilegalmente de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyos bidones con diésel se transportaban en las carretas recolectoras de basura.

Ante estos hechos, que ocurrieron en 2017, la asociación Ave Fénix realizó un nuevo censo y enumeró las carretas para saber quién es el propietario de cada una, y así, en caso de que los sorprendan nuevamente cometiendo este o cualquier otro delito, sea fácil de identificar y expulsar de la asociación.

Para dignificar el trabajo de los carretoneros, el gobierno municipal debe aprobar reglamentos sobre el manejo, separación y disposición final de los residuos sólidos; así como generar campañas permanentes sobre la cultura de la separación de la basura desde el hogar, opina Bolaños.

Además el académico considera que el gobierno municipal debe realizar las campañas de promoción de la cultura del reciclaje, donde se incluya a los ciudadanos, y generar una sinergia con la asociación Ave Fénix con el objetivo de evitar el uso de los caballos, y se busque otra alternativa para que los carretoneros puedan continuar con su labor de recolección de basura.

En cuanto al maltrato que pueden estar sufriendo los caballos, Ávila Castañeda considera que se necesita implementar otros tipo de herramientas como motocicletas o carros eléctricos, que puedan aguantar alrededor de 750 kilos. Además de que se podría implementar una banda separadora de basura.

Sin cultura de la separación

Foto: Héctor Tenorio

Para Ávila Castañeda, “estamos en pañales, en esto del reciclaje en la separación”.

De hecho, Puebla es uno de los ocho estados que más basura genera diariamente, con 4 millones 217 mil 994 kilogramos. Hay dos formas de recolectar la basura, la selectiva y la no selectiva, si se privilegia la primera, se prolonga la vida del relleno sanitario, pero actualmente el 58.4 por ciento no es selectiva. Es decir, solo un millón  732 mil 745 kilogramos es selectiva.

De acuerdo con el Plan de Desarrollo para el Estado de Puebla, del gobierno que encabeza Miguel Barbosa, hay varios motivos por los cuales la gente no hace la separación de la basura, es decir no recicla: el 36.4% porque la basura se revuelve en el carro; al 25.4 no le interesa separarla y 15.7 no tiene espacio para almacenarla; 8.5% no tiene un centro de acopio cercano; el 7.5% desconoce qué Residuos Sólidos Urbanos se pueden separar; 3.4% no sabe dónde debe depositarla, y el 3.1 desconoce la utilidad que existe al separarla.

Otro de los datos a destacar es que 65.9% de las personas que pagan por el servicio de recolección lo hace al municipio, el 29% lo paga directamente al recolector de limpia, el 3.5% paga directamente al recolector informal y el 1.5% lo paga a una empresa privada.


***Este reportaje fue ganador de las Becas Latitud R de investigación periodística sobre reciclaje inclusivo.

Fue originalmente publicado en el medio Lado B, de México, y es republicada como parte de la Red De Periodismo Humano.

 

TAMBIÉN TE SUGERIMOS: 

INICIATIVAS LOCALES “CONTROLAN” LA BASURA EN LAS TUNAS

UN OASIS EN LA HABANA

ECO-DECO TALLER: CARPINTERÍA ECOLÓGICA EN CUBA