Queso, vino y galletas. Esa fue la primera comida de José Martí en tierra cubana tras el desembarco por Playitas de Cajobabo. Así lo reseña en su diario de campaña la entrada del 11 de abril de 1895, la misma que da inicio a Ruta de Gloria: un viaje junto a Martí y Gómez a través de la gastronomía y los alimentos que consumieron al llegar a Cuba, procedentes de Cabo Haitiano.

“Queremos que el usuario viva cada día como lo hizo Martí, conociendo qué comía y cómo elaboraba los alimentos”, explica Yondainer Gutiérrez. Él y un grupo de amigos, gestores todos del Directorio Cubano de Restaurantes, AlaMesa, lanzaron a finales de abril esta idea, en una especie de cuento narrado por capítulos. Cada entrada, acompañada de texto y fotografía, ofrece detalles sobre los platos y bebidas que consumió el Apóstol durante su viaje.

Ruta de gloria no es solo una manera de conocer más sobre la vida del Maestro. Según sus hacedores, es un intento por redimir la cultura culinaria y profundizar en la Historia de Cuba a partir de los hábitos alimenticios de sus protagonistas.

Justo eso fue lo más atractivo para Ariel Causa, quien tuvo a cargo de la elaboración de los textos.

“Es interesante cómo cada detalle constituye una anécdota y una fuente de conocimiento para quienes no habíamos estudiado esa parte de la Historia. Hay días que no aparecen descritos en los diarios, entonces contamos otros pasajes que merecen ser incluidos, aunque no estén relacionados directamente con la gastronomía.

“Así conocimos de la hidalguía de esos hombres que, apenas con una taza de café o un trozo de tocino en el estómago, desafiaban al enemigo superior en armas, número de soldados y alimentos. Esto nos ratifica la grandeza que había en Martí: un hombre capaz de escribir maravillosos textos, salir de su zona de confort y convertirse en estratega militar en semejantes condiciones”.

A la mesa

En la Ruta… está la diferencia entre el sancocho y salcocho, dada por el privilegio que significaba comer con sal; se explica el uso que le daban a la miel para saciar la sed; la cortesía de brindar una taza de café; el proceso rústico de hacer el guarapo, una bebida que también consumían caliente y usaban como edulcorante.

Tanto Yondainer como Ariel, quienes se declaran profundamente martianos, se sienten contentos y agradecen a nombre del equipo de AlaMesa, el reconocimiento de los más de 5 mil usuarios que comentan y comparten la publicación, a pesar de no haber logrado la promoción de muchas instituciones y medios nacionales. Mención especial le hacen a la Sociedad Cultural José Martí, donde inmediatamente les abrieron las puertas y pusieron a disposición de ellos la ayuda del académico Joseph Trujillo.

La idea apenas comienza. “Pensamos generar mucho más contenido sobre usos y costumbres que actualmente son empleados en nuestra cocina y que rememoran un momento histórico de nuestras luchas independentistas”, adelanta Yondainer.

Ruta de Gloria estará disponible hasta el 19 de mayo, día en que ocurre la fatídica muerte del Héroe Nacional. Esperamos que esta sea una puerta de entrada para otros proyectos similares que rescaten el pensamiento de Martí y motive a estudiar la vida y obra del Maestro”.