En Cuba se han realizado 625 pruebas para detectar la COVID-19 hasta este lunes 23 de marzo, dijo en conferencia de prensa Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública. Solo el día 23 se analizaron 107 casos para detectar al SARS CoV-2 (54 de ellos en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), 20 en el laboratorio de Microbiología Molecular de Santiago de Cuba y 33 en laboratorio de Microbiología Molecular de Villa Clara. Hasta la fecha hay un total de 48 casos positivos en el país.

El 23 de marzo se realizaron 62 pruebas y se confirmaron cinco casos positivos.

Desde el lunes 16 de marzo, las palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han encabezado los titulares de varios medios de prensa, “tenemos un mensaje simple para todos los países: hagan pruebas, hagan pruebas, hagan pruebas. Hagan una prueba de cada caso sospechoso. Si dan positivo, aíslenlos y descubran con quiénes han estado en contacto cercano hasta dos días antes de que desarrollaran síntomas, y hagan pruebas a esas personas también”.

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus informó además que la OMS ha enviado casi 1,5 millones de esas pruebas a 120 países y que trabajan con las empresas para aumentar la disponibilidad para los más necesitados.

Las pruebas de diagnóstico para la pandemia COVID-19 se realizan con muestras de secreciones nasales, saliva o sangre. Algunos de esos procedimientos son descritos en el portal France 24:

  1. Muestra con hisopo: con bastoncillo de algodón se realiza un frotis nasal o de garganta para obtener muestra.
  2. Aspirado nasal: se inyecta solución salina en la nariz y luego se toma una muestra succionando el líquido.
  3. Aspirado traqueal: Se introduce un tubo delgado por la boca para tomar una muestra de los pulmones.

En algunos casos también se procede a realizar pruebas con el esputo y pruebas de sangre.

La técnica que se utiliza es PCR (reacción en cadena de la polimerasa, por sus siglas en inglés) para identificar fragmentos del código genético del virus presente en las muestras. Una vez realizada la prueba, los resultados pueden demorar desde un par de horas hasta dos días.

Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, explicó a Cubadebate que “la prueba solo se hace positiva entre el cuarto y el séptimo días de presentar los síntomas. Luego de ese periodo desaparece la posibilidad de que dé positivo”.

En Cuba existen tres laboratorios que cuentan con la técnica especializada para analizar este tipo de examen:

  • El laboratorio de Microbiología Molecular de Santiago de Cuba (funciona desde 2015 en el Centro de Toxicología y Biomedicina y se encarga de procesar las pruebas del Oriente del país).
  • El laboratorio de Microbiología Molecular de Villa Clara (inaugurado en 2018, analiza las pruebas del Centro de Cuba).
  • El Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) (con más de 60 años de experiencia asume las pruebas de La Habana y el Occidente).

Según refiere la radio local de Villa Clara, los dos primeros centros envían al IPK los exámenes positivos para confirmar los resultados. Los directores de estas instituciones han declarado que el personal técnico está procesando las muestras de los hospitales que albergan pacientes con síntomas y están devolviendo los resultados en 24 horas.

En Europa el precio de las pruebas asumido por el sistema público oscila entre 40 y 50 euros por paciente. Las muestras de hasta 30 pacientes se pueden analizar en las placas o kits, cuyo valor está calculado en 1 400 euros.

Las pruebas de PCR son difíciles de descentralizar “porque esta técnica molecular requiere máquinas de laboratorio especiales”, señala un artículo del Harvard Bussines Review y advierte que en África se necesitarían máquinas portátiles y kits de pruebas disponibles.

Los especialistas del Harvard Bussines Review estiman que “para controlar el coronavirus dentro de un año el 80 % de los pacientes sintomáticos tendrían que hacerse la prueba y aislarse en las 24 horas posteriores”; algo difícil si no se abaratan los costos de la producción de las placas de pruebas diagnóstico. “Liderazgo responsable, un gobierno decisivo basado en la ciencia, financiamiento significativo y la aplicación de protocolos científicos confiables” son algunos de los elementos que pudieran ayudar en el camino hacia una forma que abaratara el diagnóstico del nuevo coronavirus.

Actualmente la OMS está haciendo una campaña para recaudar fondos privados que ayuden a continuar el trabajo conjunto con las empresas que producen las pruebas y los medios de protección.

Verdades y mitos sobre el medicamento cubano para tratar la COVID-19

PUEDES SEGUIR NUESTRA COBERTURA ESPECIAL EN ALIANZA CON PERIODISMO DE BARRIO AQUÍ.