Nadie los detiene, pero los últimos días del año son peores. Ellos deciden si Usted puede, cuándo y hasta dónde puede. Al contrario del más tradicional servicio de taxi que pudiera imaginarse, los boteros en La Habana son cada vez más, sus ingresos son mayores y tienen menos restricciones.

La síntesis del cliente del mercado de transporte de pasajeros en Cuba está descrita en un viejo chiste popular que termina con un hombre enjabonado en la ducha, con las manos amarradas y con el desodorante en la boca, como mínimo. Mientras la demanda del servicio se encuentra insatisfecha y desprotegida, la oferta ha incorporado ademanes impositivos que no son para reírse: “son 4 CUC, niña”, dijo sin escrúpulos Heriberto (llamémosle así, con el perdón de los Heribertos) la noche del 31 de diciembre. 4 CUC que son algo más que 3 euros. Seguramente el taxista se sintió lejos de su familia y aprovechaba el río revuelto de los días de fiesta, pero… ¡yo solo estaba a menos de un kilómetro de mi casa! “Camina entonces”, respondió a mi cara de pero ¿qué-te-fumaste? El abuso…25 minutos antes de que arrancara el 2015. 4 CUC algo más que 3 dólares es una cuarta parte del salario mensual promedio “de un cubano de a pie”.

En general, el poder de los boteros (como le llaman a esta especie en Cuba) durante todo el año se sustenta en la falta de opciones eficientes y rentables Vs. la necesidad de transportarse.

Esto es: 1. el transporte público es insuficiente y no satisface la demanda elemental; 2. no siempre ni a todo el mundo le da negocio “coger botella”; 3. olvidemos las bicicletas para todos en una ciudad repleta de pendientes y con un verano infernal durante casi todo el año; y 4. no hay metro en el país ni rutas de trenes por las que moverse dentro de las ciudades… Las opciones de transporte privado tampoco son suficientes y sí más costosas. Aunque hay varios servicios de este tipo, los taxis no se pueden pagar todos los días.

Almendrones en La Habana, Cuba. Foto: Kako

Una de estas opciones de taxi es el estatal que se cobra en CUC (en divisa) y pocos cubanos pueden disfrutar; usa taxímetro y está pensado principalmente para turistas. Otro servicio es el que se paga en moneda nacional, también un servicio del estado con tarifas por kilómetro recorrido y poco visible; no se puede llamar a una base a solicitarlo y funciona principalmente en funerarias y hospitales. Además, estos también se dedican a botear, el término que describe la actividad de la siguiente tipología de taxi: los almendrones.

Estos son los carros norteamericanos que gobiernan las calles de La Habana, y de otras ciudades del país. También están los taxis ruteros, cooperativas aprobadas desde 2013 que han venido a aliviar un poco la dictadura de los anteriores, pero no funcionan en todas las vías. Serán unos cientos, contra una población capitalina de más de 2 millones de habitantes… y creciendo.

Volvamos a los almendrones pues. Si tomamos en cuenta algunas entrevistas, la observación participante y los comentarios (verdaderas joyas de la libre expresión) que algunas veces completan la información y perspectiva de la prensa nacional, podemos describirlos de modo general.

En el juego institucional hubo algunas buenas señales, no obstante. Como que el pasado diciembre en la Asamblea Nacional aún resonara la poca disponibilidad técnica del parque existente en el país, luego de la construcción de 721 ómnibus cubanos de la marca Diana para las rutas urbanas hasta 2014. Se discute el tema del transporte, por suerte, aunque, al igual que la cifra de nuevas guaguas, como se llaman los autobuses en Cuba, pero tampoco eso es suficiente.

Ahora, si nos olvidáramos de que más del 75 por ciento de la población no tiene acceso a Internet, podemos también mencionar a Dto2 (de todo), un sitio oficial en el que desde hace un año se aspira a concentrar buena parte del movimiento del mercado automovilístico dentro de la Isla que normalmente se ha realizado en sitios como Revolico, Porlalivre y Cubísima.

Si desea comprar, vender o alquilar autos, piezas de repuesto u otros servicios relacionados, ahora puede hacerlo también en este repositorio especializado desde Cuba, solo debe tener Internet, además del carro o el dinero, incluso las dos… o las tres cosas.

También está la reestructuración del MITRANS anunciada desde el pasado mayo, proceso que se lleva a cabo en los organismos de la Administración Central del Estado con el objetivo de separar funciones estatales y empresariales. Eso puede ser síntoma de mayor organización y mejor explotación de recursos, aunque esa entidad también encaró una afectación económica equivalente a 540 millones de dólares el año pasado a causa del bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba,el mismo que antes del 17D no se pensaba en el posible comienzo de su extinción.

Si hablamos solo de economía, pensemos entonces en la cartera de inversiones propuesta por Cuba en la pasada Feria Internacional de La Habana, que incluye, entre otras ofertas, la gestión integral de una base de transporte urbano de La Habana. (En este documento la insuficiencia de la transportación pública de pasajeros y los disparatados precios del mercado automovilístico estatal es presentada precisamente como una potencialidad de este mercado.)

Por lo pronto, los reyes de La Habana continúan en el poder. Pero hay señales de que podrían presenciar el surgimiento de una competencia real y asequible (seamos optimistas) para el salario promedio de los cubanos. O quizás el desarrollo de una política que regule un tope de los precios de este servicio. ¿Escuchó, Heriberto? Y por favor, no me vuelva a llamar niña.