Hola, [email protected]:

Esta semana ahondamos en el tema de fondo tras los hechos que se vienen sucediendo desde el 26 de noviembre hasta la fecha… se trata del miedo. Este sentir, podría decirse, ha sido el motor impulsor para desencadenar en un primer momento una gran represión sobre un grupo pequeño de personas solo por pensar de manera diferente y no tener miedo a decirlo.

Sucede que para sostener un sistema lleno de carencias y temeroso de cualquier atisbo de diálogo se necesita crear una ficción que justifique mantener dicha situación en el tiempo. Es entonces que se desatan los más bajos instintos manipuladores sobre una masa a la cual le fue extirpada la posibilidad de cuestionar.

Cuando vemos que un Gobierno reacciona tan exageradamente ante un hecho de disenso y acusa sin pruebas a un grupo de jóvenes de ser mercenarios y tener vínculos con terroristas, se notan las costuras del miedo, del temor de quien necesita que se le obedezca para seguir en su posición de poder.

El miedo, el orgullo, la apatía, el odio son manifestaciones negativas del ego; ese ego desmesurado y macho que precisa constantemente ser obedecido y alabado, que peligra cuando alguien del rebaño descubre que el rey va en calzoncillos.

Nosotros los cubanos merecemos una vida mejor, los mejores espíritus y mentes de este terruño así lo quieren,

Wimar Verdecia Fuentes

 

 

 

 

 

 

 

 

PUEDES CONSULTAR OTROS NÚMEROS DE XEL2

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.