La Habana, 28 sep.- Dos nuevas aplicaciones interactivas cubanas sobre el proyecto de Constitución, que aspira a sustituir la ley fundamental vigente desde 1976, tributan a un mayor conocimiento del texto y a la profundización y análisis crítico de los contenidos.

Se trata del especial multimedia titulado “La Cuba que viene”, de la plataforma digital El Toque, y Mi Constitución, elaborada por el grupo de trabajadores privados ByteCuba, junto al Parque Tecnológico de la Universidad de Matanzas y el gobierno de esta provincia del occidente cubano.

El Toque

El  Especial multimedia “La Cuba que viene…”, un producto interactivo elaborado por la plataforma digital El Toque, con el concurso de varios juristas, fue presentado el 27 de septiembre en el Centro Cultural Padre Félix Varela, en La Habana Vieja.

Presto a salir la semana próxima como aplicación, tomó en consideración que 48 por ciento de la población cubana es menor de 42 años, el tiempo que lleva en vigencia la actual Carta Magna, y nunca ha vivido un proceso de reforma constitucional, explicó Jessica Domínguez, una de las editoras de El Toque.

El equipo que analizó el texto constitucional lo comparó con la Constitución actual y buscó  posibles brechas en las remisiones hacia otras leyes, algunas que no existen o están por modificarse, estuvo integrado por los juristas Julio Antonio Fernández Estrada, Raudiel Peña, Eloy Viera y el profesor e historiador Ariel Dacal.

Domínguez indicó que se propusieron, desde la comunicación, crear un producto “que pueda ayudar a que la gente entienda mejor el proceso de reforma, en general, y además que pueda aportar opiniones”.

“Con esta reforma, lo que se debate no es el presente, sino el futuro de Cuba, por tanto las personas deberían llegar a un momento de debate, de participación, en cualquiera de sus fases, como lo deseen, y si desean participar, en primer lugar, de forma informada”, evaluó.

La herramienta interactiva se organizó a partir de cuatro ejes temáticos, relacionados con lo novedoso en el nuevo proyecto constitucional, qué no regula, cuáles son los temas polémicos recurrentes en la agenda mediática y la población y qué aspectos del constitucionalismo internacional podrían mejorar la propuesta.

De acuerdo con Domínguez, como primer componente interactivo se propone una comparación entre el texto vigente y el proyecto constitucional, puesto que en los análisis se parte del proyecto mismo y no de la constitución vigente.

“Lo más atractivo de esa herramienta es que visualiza claramente aquellos elementos tachados y los añadidos, de forma más fácil, para que el usuario o la persona que acceda a este producto lo haga sin necesidad de estar comparando cada uno de los elementos”, destacó.

La segunda herramienta, un catálogo de derechos, lista tanto los derechos como los sujetos a los que van dirigidos y en qué artículos se encuentran, mientras el tercer componente es un grupo de tarjetas que contienen las remisiones a las leyes y una clasificación.

 

La Cuba que viene… es un especial multimedia que ofrece explicaciones, contextos, comparaciones y otros recursos para facilitar la comprensión del proyecto de Reforma Constitucional

 

José Jasán Nieves, coordinador de El Toque, informó que se trata de un producto no acabado, pues existen otras herramientas que aspiran presentar próximamente, como parte de la cobertura general acerca del tema que ha hecho el medio digital autónomo.

La presentación estuvo seguida por un panel compuesto por los juristas Julio Antonio Fernández Estrada, Raudiel Peña y Eloy Viera.

De acuerdo con Viera, para la aplicación analizaron aquellas remisiones que pueden constituir un riesgo de deformación de la norma constitucional en el futuro, porque se le entregan a un regulador posterior la capacidad de establecer derechos constitucionales.

En ese sentido, puso como ejemplo el artículo 60, relacionado con la libertad de expresión y prensa, en el cual se hace depender un derecho constitucional a una norma posterior que podría establecer límites a un derecho constitucional.

“Es de los pocos artículos en los que se habla de una regulación indefinida, se dice el Estado regulará, pero no dice en qué forma lo regulará. El proyecto se ha acomodado a un grupo de normas de reciente promoción”, consideró Viera.

El último recurso es un buscador de contenidos donde se resaltaron aquellos elementos más importantes y se clasificaron de forma semántica, no solo textual, de manera que el usuario pudiera encontrar los contenidos de forma más fácil.

El equipo de juristas reconoció entre los aspectos positivos del proyecto la afirmación de que los nuevos derechos se van a entender en el espíritu de la interpretación internacional de Naciones Unidas, se anuncia por primera vez que Cuba es un estado socialista de derecho y se hable sobre la supremacía constitucional.

Analizaron otros aspectos como las dificultades para la materialización de los derechos incorporados, que no se reconce la reserva de ley como garantía de que en determinadas materias solo pueda producirse intervención legislativa por el órgano con esa función, que es la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral).

ByteCuba

El grupo de emprendedores ByteCuba, con el apoyo del Parque Tecnológico de la Universidad de Matanzas y el gobierno provincial, lanzó la aplicación Mi Constitución, que facilita el estudio del texto que se consulta en centros laborales y comunidades hasta el 15 de noviembre.

Según trascendió la víspera en la prensa local, la iniciativa incluye elementos de accesibilidad del contenido (como tamaño de letra y leer en voz alta), define el estatus de cada uno de los 755 párrafos del proyecto (nuevo, mantenido y modificado) y permite al usuario acceder a la génesis en la ley de leyes vigente en el caso de los artículos modificados.

 

App sobre la Constutución, creada por el grupo de emprendedores ByteCuba /Foto IPS

 

La herramienta, con un formato portable de fácil manejo, es capaz de recordar la posición donde se quedó el lector la última vez que la consultó y se prevé una actualización para mediados de octubre para optimizar su apariencia y otros detalles técnicos.

De acuerdo con sus creadores, la aplicación de 6,9 MB, será actualizada nuevamente cuando esté disponible el resultado de la consulta popular y en febrero se convertirá en una aplicación de consulta.

Mi Constitución está disponible en los Joven Club de Computación y en la Mochila semanal y se espera que llegue próximamente a la biblioteca de aplicaciones cubana Apklis.

ByteCuba se define en su sitio web como “un grupo especializado en el desarrollo de software, desde aplicaciones para dispositivos móviles hasta sitios web completos”. (2018)

Texto originalmente publicado en IPS