¡Qué vaya a una escuela, no a una escogida, sino a una cualquiera!, sugiere Manuel cuando le preguntamos ante la cámara a dónde le sugeriría a Obama que fuera durante su estancia en Cuba.

La juventud de este país, especialmente estos muchachos que nos encontramos por las calles de La Habana, han recibido de manera jocosa y divertida la próxima visita del presidente de la nación que todavía es considerado en los sectores ortodoxos “el enemigo histórico”.