En Caibarién, un poblado de pescadores en la costa norte de Villa Clara, la homosexualidad no es un problema. Allí han hecho su vida en pareja Javiel Ferrer y Yanier Pérez, dos jóvenes gays que se conocieron hace nueve años. Toda la familia de Yanier se estableció en Estados Unidos y ahora lo reclama. Ahora tendrá que viajar solo porque su esposo no es, legalmente, su “esposo”.

Ante la ausencia de reconocimiento jurídico a su unión en Cuba, la pareja deposita sus esperanzas en que el consulado norteamericano en La Habana entienda la dimensión del aprieto. De lo contrario, solo la aprobación del matrimonio igualitario en la Isla, la emigración irregular, o alguna visita esporádica de los parientes del norte, permitirían a esta familia sentarse, otra vez, a la misma mesa.

Video: Nelson G. Breijo y Lázaro González