Detrás hay una pared azul; en el techo, el ventilador gira.

Acomoda la cámara frontal de su móvil. Ella mueve los labios y Ozuna canta: “te juro nadie va a quererte como yo lo hago / Dios mío que me perdone, pero si es pecado / solamente quiero morir a tu lado”

Sus manos repiten la letra con gestos de mímica urbana: se unen y son un corazón, se unen y son un rezo.

En su cuarto, en algún lugar del municipio Playa, La Habana, es Andrea Carlota (@andrea_murf) la que hace un guiño para sus 19 mil 900 seguidores en Tik Tok.

La joven habanera, Andrea Carlota, tiene casi 20 mil seguidores en Tik Tok. Foto: @_morochita_ac/ Instagram.

Este texto fue publicado originalmente en el Blog Fonoma. Se reproduce íntegramente en elToque con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias. 

La aplicación líder del momento

De China para el mundo, Tik Tok (Douyin en el idioma asiático) es la red social revelación. Dada como ofrenda a los nativos digitales, la aplicación consiste en grabar fragmentos de vídeo de 15 segundos, usualmente acompañados de temas musicales. Eso, un cuarto de minuto, basta para convertir a cualquier persona en cantante de trap, balada, pop… basta para mover un poco el cuerpo y que todos lo vean. O para filmar una broma, también muy populares.

Quizás muchos aún no la conozcan, pero hablamos de la red social que en los últimos meses supera en descargas a Snapchat, YouTube y WhatsApp, logró estar en el raking global entre las más populares junto a las dos cartas de triunfo de Mark Zuckerberg (Instagram y Facebook) y se convirtió en la app china de mayor trascendencia al alcanzar 500 millones de descargas a inicios de 2019.

Y su buen estado de forma continúa, cerró agosto como la app más solicitada para ambos sistemas operativos: iOS y Android.

Tik Tok, la aplicación más descargada del mundo durante agosto-2019, tanto en iOS como en Android. Imagen: Sensor Tower.

El éxito de la plataforma comienza con una inversión millonaria oportuna. En 2017, la empresa china de inteligencia artificial, Bytedande, compró Musical.ly por alrededor de mil millones de dólares. En esta aplicación los internautas podían grabar, editar y compartir pequeños vídeos en formato de bucle.

Con una reserva de miles de usuarios y tras un cambio de interfaz, logo y nombre se creó Tik Tok, el presente de Musical.ly.

15 segundos dentro de una Isla

Este muchacho Marlon Hernández (@sono_marlon), tiene el “récord nacional” de seguidores para una cuenta en Tik Tok hecha desde Cuba: 456 mil. Foto: Fernando Medina/ Fonoma.

Puede que todos los años de Internet limitado en Cuba sean la razón por la que ahora las cosas llegan súbitamente. Así sucedió con Tik Tok.

El fenómeno de los covers musicales comenzó en el archipiélago cuando la aplicación aún tenía la vieja nomenclatura, casi al mismo tiempo cuando inició la expansión de la red de redes en el país (2015). Aunque en Cuba, plataformas como Facebook, Instagram, YouTube y Twitter continúan robándose las miradas, la dinámica de Tik Tok ha enamorado a los adolescentes.

Marlon Hernández (@sono_marlon), de Pinar del Río, es uno de los muchachos que dedica sus ratos libres a crear contenido para esta red: “Mi experiencia en Tik Tok ha sido emocionante casi al punto de cambiarme la vida”.

Y es que hace un año atrás -cuando abrió su cuenta- nunca imaginó superar los 456 mil seguidores en su perfil y más de tres millones de reacciones en sus videos.

“La mayoría de la gente que me sigue son latinoamericanos, de países como República Dominicana, Brasil, México… y entre ellos encuentro desde niñas hasta adultos”, explica Marlon a Fonoma.

La red social está diseñada para que los clips tengan gran alcance. Cualquier persona puede ver la publicación, notificar con un “me gusta” o compartir sin ser seguidor de la cuenta con que interactúa. No hace falta buscar demasiado, en la pantalla principal aparecen los vídeos recomendados “para ti” o los más recientes de los usuarios seguidos.

A Carla Gómez (@carlag_ac), de La Habana, la conocí precisamente en una de mis exploraciones a través de un videoselfie en el que ella y su hermano jugaban con las manos a un toque de dedos. Como tantos otros, Carla prefiere grabar solo cuando se aburre y en compañía de amigos. Tik Tok es su pasatiempo.

Mientras, Marlon se deja llevar por las modas, los challenges. Actúa, baila… hace el tonto de vez en cuando para simpatizar con sus seguidores. Es un tiktoker experto, por eso está cerca del medio millón de seguidores. Intenta subir al menos un video diario para mantener activa la cuenta. “Por el momento solo me lo paso bien, si en un futuro puedo vivir de los videos, me gustaría arriesgarme”.

Marlon puede dedicar horas a concebir un video de 15 segundos para Tik Tok. Foto: Fernando Medina/ Fonoma.

Tik Tok ofrece herramientas sencillas para que sus usuarios editen los videos de forma “autónoma” sin tener las habilidades aprendidas: agregar sonido, modificar la velocidad, ajustar el tamaño de los planos, introducir pistas de audios…

A veces, cuando filma en lugares cerrados, Marlon coloca luces para dar sensación de profundidad en la imagen. Es de los que montan toda la escenografía. Según la complejidad del clip “puedo demorar varias horas organizando las ideas y más de una hora eligiendo la música, aunque no es siempre igual. Otros días todo sale en 15 minutos”.

“La mayoría del contenido lo subo a través del servicio Nauta Hogar, sin eso sería imposible. Cuando estoy fuera de mi casa utilizo los datos móviles, pero es considerablemente más costoso”.

Uno de los vides de Marlon Hernández alcanzó los 672 mil “me gusta”. Foto: Fernando Medina/ Fonoma.

Los filtros, efectos, sonidos, emojis y stikers se adjuntan solo estando on-line. Carla Gómez habla de lo que sería la estrategia básica para administrar esta app: “Cuando estoy conectada descargo las canciones o los elementos que quiera añadirle a mis vídeos. Ya luego, con más calma, puedo utilizar todas las herramientas off-line.”

La aplicación china es famosa gracias al playbackla técnica de hacer coincidir los labios con la letra de la canción. En el background sonoro de la red social, la música urbana latina es un éxito: Bad Bunny, Ozuna, Anuel AA… son voces principales. El credo artístico de los usuarios se manifiesta en la representación de un combo: actitud, simpatía, gestos, vestuario. También son populares los clips humorísticos, tanto que muchos descubren la plataforma buscando vídeos graciosos.

Actores para escenas fugaces

“Los Coronas” apelan al humor en Tik Tok y superan los 21 mil seguidores. Foto: @loscoronas/ Instagram.

En 2018, tres amigos cienfuegueros: Luis Calzadilla, Randy Hernández y Alfredo Acosta se registraron enTik Tok bajo el nombre Los Coronas (@loscoronas), referencia monárquica que se inspira en el nombre artístico de uno de los integrantes del grupo, dedicado a la carrera musical: Crazy King.

Estos jóvenes lo tienen claro: lo de ellos es el chucho, la risa fácil. “Abordamos temas cotidianos que se relacionan directamente con las personas de nuestra edad y los llevamos al género comedia para divertir a los seguidores”, comenta Luis.

La red social asiática quizás sea la más cool para la Generación Z (los nacidos entre finales de los 90’s y la primera década de este siglo). En sus dos formatos de grabación: el primario de 15 segundos y el de un minuto, se pueden contar miles historias diferentes, desde un enfoque fresco y dinámico.

“Cuando tenemos una idea pensamos en la gente a la que le gusta sentirse bien, por eso hacemos clips con los que se identifiquen usuarios de cualquier parte del mundo”, detalla Alfredo.

La escuela, la casa, las calles y el malecón de Cienfuegos son espacios recurrentes donde Los Coronas celebran la picardía cubana en escenas de celos, declaraciones de amor o conflictos estudiantiles caricaturizados.

En los videos casi nunca están solos. A su alrededor hay amigos, compañeros de aula, alguna que otra novia. Todos son actores. A veces, Luis aparece en cámara mientras Randy y Alfredo se encargan de producir el contenido. Para prepararlo todo dedican tres días a la semana, alrededor de cuatro horas en cada ocasión.

Con 18 años y 21 mil 800 seguidores, estos muchachos de la Perla del Sur piensan como influencers, una meta común entre los jóvenes que hacen de las redes sociales un modo de vida. “Somos sinceros con nuestro público, queremos representar a todos los que nos siguen y sacarle la mejor de las sonrisas con los cortos audiovisuales”, opina Randy.

El 16 de marzo de 2019 “Los Coronas” se reunieron con sus seguidores en un encuentro tipo fiesta-playa que organizaron en Varadero.

Cubanos en busca del sueño influencer

Gilbert a veces invita a su madre a participar en sus videos de Tik Tok. Foto: @gilbert_elcorona/ Instagram.

Gilbert Broche (@gilbertbroche), hizo algún que otro video junto a Los Coronas, a quienes conoció vía Tik Tok. Sin embargo, antes de la colaboración, eran él y su mamá, Zoaima Díaz, los únicos protagonistas de sus clips.

En algunos Gilbert me recuerda al youtuber de Hola, soy Germán: con un short en la cabeza imitando el cabello femenino, haciendo careos humorísticos consigo mismo o incluso, en las expresiones de su rostro. Digamos que a este joven villaclareño, estudiante de primer año de Licenciatura en Contabilidad, se le da bien hacer reír a la gente. “La comedia es lo principal porque caracteriza a los cubanos y al mismo tiempo nos hace más felices”, comenta.

Su mamá es el complemento ideal, una mujer de las que llevas a todas partes para que el mundo la vea. Gilbert tiene 15.2k seguidores, pero Zoaima solo quiere alegrar a uno: su hijo.

Detrás de unos videos graciosos hay mucho trabajo. En otras redes sociales, diferentes en funcionamiento a Tik Tok, las publicaciones son más espontáneas e inmediatas. La app asiática necesita un proceso de creación previo. No todas las veces el baile es perfecto ni los labios coinciden con la canción de fondo. Entonces, todo se repite otra vez.

“Tik Tok es sencillo porque permite hacer lo que quieras dentro de sí mismo, pero si te pones un poco más creativo es un problema ubicar el celular en un lugar donde no se mueva. Para anclar los videos a la cuenta no queda de otra que comprarse una tarjeta de recarga nauta e ir a una zona wifi”, explica Gilbert.

“Yo no cobro por hacer los videos”, explica Marlon. Foto: Fernando Medina/ Fonoma.

Los tiktokers cubanos tienen el reto adicional del contexto tecnológico del país donde viven. “Lo más difícil para mí es que el Internet está muy caro, las zonas wifi saturadas, la conexión my lenta. Por ejemplo, subir videos a Youtube es casi imposible”, cuenta Marlon.

¿Y tantos seguidores se traducen en algún beneficio monetario? “Yo no cobro por hacer los videos, no gano nada, solo el cariño que me mandan mis seguidores”, agrega el joven pinareño.

En la era de influecersfollows likes; Marlon, Andrea, Luis, Randy, Alfredo, Gilbert, Carla… son solo jóvenes que buscan un espacio para ellos en esta Isla. Tik Tok es un camino.

PD: Si te interesa puedes descargar la aplicación en Google Play Store o App Store. También puedes visitar las siguientes cuentas de tiktokers cubanos: @fxnandiuu, @norisrivero, @alejandritah03 y @amy_manitoh.

Este texto fue publicado originalmente en el Blog Fonoma. Se reproduce íntegramente en elToque con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias.