Hola, amig@s:

Esta semana nuestro equipo quiso abordar el controversial tema del estrecho margen entre el plagio y la versión libre, a propósito de la más reciente canción del grupo Orishas que contiene una parte importante del reconocido tema Ojalá de Silvio Rodríguez.

La canción Ojalá Pase es crítica con la realidad de la isla y quizás eso hizo a más de uno preguntarse si el cantautor les permitió que usaran parte de su reconocido tema.

Luego, Silvio Rodríguez hizo pública la respuesta a través de las redes sociales. Anunció que no le habían pedido permiso para usarla y acusó a Orishas de “parasitismo”.

En Cuba, más de uno ha utilizado en sus temas los estribillos de otro; si no pregúntenle a David Calzado o a otros exponentes de la música popular bailable contemporánea. ¿Cuántos no han utilizado fragmentos de los poemas de Martí o los rítmicos textos de Guillén? ¿Cuántos no se han dejado cautivar por el tumbaíto de algún conocido son y lo incluyeron de soslayo en su pentagrama? ¿Cuántos no metieron mano a una progresión de acordes de algún viejo tema, el pregón anónimo de alguien o el fragmento de la archiconocida Guantanamera o El chanchán? Aunque es cierto que en este caso el fragmento insertado es bastante largo y se repite.

La polémica continúa, unos siguen pensando que es plagio, para otros solo se trata de una versión libre. En cualquier caso, queda claro que los fenómenos culturales actuales son más complejos que las leyes que intentan darle orden en el entramado social y siempre son controversiales casos como estos que, además, levantan pasiones.

Por aquí nuestros dibujos sobre el tema, esperamos que los disfruten y pasen un feliz domingo,

Wimar Verdecia Fuentes.