Hola, amig@s:

Esta semana el equipo de Xel2 lanza su mirada y sus trazos hacia fenómenos digitales tales como el discurso de odio en las redes, el ciberacoso y el abuso de poder. Todos corremos el riesgo de ser objeto de estos fenómenos, incluso en nuestro contexto nacional el cual tiene características propias.

Se podría decir que hablar de política en las redes sociales en Cuba es un tabú; muchos se miden para dar like a un post o un artículo por temor a algún tipo de represalia o simplemente para no contradecir al policía interior que nos han creado. Por otro lado, nuestros espacios digitales se encuentran muy polarizados, dejando un estrecho margen a la posibilidad de generar polémicas sin ser atacados por partidarios de cualquiera de las dos posiciones imperantes.

En Twitter, por ejemplo, están los troles y las ciberclarias que se esconden detrás de una falsa identidad para criticar o enaltecer los perfiles de los dirigentes del Gobierno o las instituciones; también intentan generar estados de opinión a favor o en contra de la labor gubernamental. Esta práctica deslegitima la posibilidad de establecer un diálogo real entre las personas y debates en los que cada parte exponga con libertad sus criterios sin temor a ser atacado por alguno de los “X men” enmascarados.

Y es que desde la misma simiente de nuestro espectro digital se creó esa práctica de anonimato. No sabemos a ciencia cierta quién es ETECSA, qué empresas extranjeras o inversores protege ese nombre. Es así que el miedo o la desconfianza que tenemos muchos cubanos a que toda nuestra correspondencia y espacios digitales sea revisada y monitorizada no es para nada infundada. No está claro si pueden tener acceso a toda nuestra información personal.

Es obvio que falta mucho por aprender sobre cultura digital, que es necesario implementar medidas que partan de la individualidad para no ser víctimas de ciberacoso y ciberbullying, que debemos ser conscientes del tipo de información personal que publicamos y a qué tipo de personas le damos acceso a esa información. Se debe estar pendiente de la actividad de los más jóvenes en las redes porque son uno de los sectores más propensos a sufrir de estos fenómenos digitales.

Como sabemos, Internet es una herramienta que está dinamizando el tejido social y político en todos los países y se convierte en lo que nosotros decidamos hacer con ella. Hoy en día existe una batalla silenciosa de muchos centros de poder por hacerse un lugar en este escenario, en las mentes y con la información de los millones de usuarios. Nos queda hacer uso responsable de esta tecnología pero también no tener miedo a expresarnos desde nuestro criterio personal y defender lo que creamos justo porque es nuestro derecho como internautas. Feliz fin de semana y espero que disfruten los dibujos,

 Wimar Verdecia Fuentes.

 

 

 

Las opiniones de los artistas de Xel2 no representan la postura editorial de nuestro medio.