“Solidaridad: es el mayor levantamiento por la libertad que tuvo lugar en el mundo después de la Segunda Guerra Mundial, y uno de los asuntos más importantes que le sucedieron a la humanidad en la segunda mitad del siglo XX”. Esto es lo que dijo el profesor Alain Touraine de la famosa EHESS parisina en 2011 sobre los hechos de hace cuarenta años.

Por: Jan Rotika

Este gran sociólogo llegó a Polonia posterior a agosto de 1981 para estudiar este fenómeno inusual en vivo en el mapa social de Europa. Es cierto que su último libro sobre Solidaridad es tratado hoy por los sociólogos polacos, por razones puramente científicas, con cierta reserva. Sin embargo, Touraine capturó con precisión y fue quizás el primero en describir “científicamente” el fenómeno que podría llamarse la “naturaleza dual” del movimiento que surgió en agosto de 1980.

Fue este profesor francés de izquierda quien vio en el surgimiento de Solidaridad principalmente la inesperada (especialmente en Occidente) resurrección de una nación en la que “la sangre comienza a circular y surge para volver a la historia de nuevo”. Pero al mismo tiempo, Touraine reconoció al movimiento nacido en la costa polaca como “una etapa importante en la difusión del universalismo de la Ilustración”. Esto se debe a que lo que distingue tan claramente a Solidaridad de los partidos democráticos, sindicatos o movimientos sociales es el hecho de que “no habla el lenguaje de los intereses, sino el lenguaje de las leyes”.

Esta “resurrección de la nación” y su regreso a la codecisión sobre el destino de Europa es el efecto más obvio, más duradero y también muy político de Solidaridad. Hay una paradoja en esto, ya que en 1980 Solidaridad no tenía realmente, porque no podía tener, un programa político real. El comunismo de tipo soviético iba a resultar irreformable y su derrocamiento iba mucho más allá de las posibilidades de los polacos. Sin embargo, cualquier otro intento de captar el significado de este movimiento sería erróneo, sin incluirlo en la serie de dos siglos y medio de luchas polacas por la subjetividad de la nación, que se convirtió en un objeto impotente de la política europea a principios del siglo XVIII, durante la guerra de las potencias extranjeras por la sucesión polaca.

De ninguna manera son exageradas las referencias de Solidaridad a los levantamientos nacionales polacos o a 1918, el momento en que los polacos, sin duda, se defenderán por sí mismos, pero su país resultará ser simplemente una república estacional, “un bastardo del Tratado de Versalles”, como lo definen los gobernantes de Berlín y Moscú. Quizás la hipótesis hermenéutica más interesante es que el movimiento Solidaridad es parte de la tradición del “estado alternativo” polaco, construido por primera vez en la clandestinidad en 1863 y desarrollado a una escala desconocida en la historia de Europa durante la ocupación nazi-estalinista. Con la ayuda de esta hipótesis, es más fácil entender el sentido de la estructura territorial de Solidaridad, la característica del estado, tan inusual, tanto para los sindicatos de industrias específicas como para todo el proyecto nacional de política alternativa, cultura alternativa y educación, algo así como un “estado profundo”, que Solidaridad creó bajo sus alas.

La ley marcial resultó ser una bagatela histórica, incapaz de detener la restitución de la subjetividad política de los polacos.

Esta vez, a diferencia de los levantamientos, e incluso después de la Primera Guerra Mundial, se suponía que el estallido de la voluntad nacional de subjetividad tendría un efecto destructivo sobre el imperio soviético, que (históricamente hablando, es asombroso hasta el día de hoy) cayó casi sin disparar un tiro.

Cuarenta años después, cuando la subjetividad política de los polacos es una banalidad cotidiana en Europa, y para algunos incluso una fuente de irritación y problemas, el significado de ese despertar nacional se ha desvanecido. Si en algún lugar la memoria de él ha sobrevivido un poco más fuerte, ha sido en América y Alemania, en la conciencia de las naciones a las que “Solidaridad” les ha facilitado el logro de sus grandes ambiciones: a los estadounidenses – ganar la Guerra Fría y el triunfo (ciertamente efímero) en la forma de la “nueva Roma”, a Alemania – una unificación estatal más, a pesar de la guerra perdida. “Los trabajadores e intelectuales polacos tomaron su propio destino en sus propias manos, lo que fue un gran estímulo para nosotros”, dijo la canciller Angela Merkel en 2009 en la Puerta de Brandenburgo.

Hoy en día, casi nadie se da cuenta de que esa “resurrección” de la comunidad nacional de polacos dio a toda la política polaca posterior un rasgo especial de rebeldía y ambición. Se manifestó en la extraordinaria valentía de las reformas a principios de la década de 1990 y en el apoyo “prometeico” a los ucranianos, chechenos y georgianos que luchan por su subjetividad. También se manifiesta en una reacción resentida a las acusaciones provenientes de Europa de que no elegimos el tipo de poder que se esperaría de nosotros en Bruselas, París o Berlín. La voluntad de la subjetividad polaca es probablemente el legado político más fuerte de agosto de 1980, a menudo subestimado por nuestros aliados de la UE.

Pero todo esto es sólo una cara de la “naturaleza dual” de Solidaridad, su anverso polaco-nacional. Para la comunidad polaca es difícil de sobreestimar, pero pensándolo en frío de ninguna manera justificaría la calificación de Touraine en la categoría de “los asuntos más importantes que le sucedieron a la humanidad en la segunda mitad del siglo XX”. La fascinación mundial por Solidaridad no provino de un supuesto “encaprichamiento con Polonia”, que nunca existió, y cuya existencia a veces imaginamos en el país del río Vístula. Más bien, los extranjeros que llegaron a Polonia después de agosto de 1980 quedaron atónitos por el hecho de que en el mundo político real puede haber una organización de masas de diez millones de personas cuyos objetivos reales se derivan esencialmente del orden meta-político. Una organización cuya propia existencia (como dijo el sociólogo de Cracovia Adam Mielczarek) es un valor autotélico, porque es en sí misma “un espacio para la realización del bien que lleva el movimiento”. El sindicato “no era una herramienta para la (imposible) transformación sistémica del estado o una carta en algún juego político, pero fue precisamente este logro fundamental conquistado por los trabajadores rebeldes, dentro del cual y mediante el cual se lograría recuperar la dignidad y libertad de sus participantes”, escribió Mielczarek.

Por un lado, se comprende por qué la propia existencia de Solidaridad, y no algunas de sus acciones, resultó ser la manzana de la discordia de los comunistas. Por otro lado, se vuelve legible el reverso universalista del agosto polaco de 1980. Touraine no se equivocó. Porque si la esencia del “universalismo de la Ilustración” es la utopía kantiana de una comunidad de personas libres e iguales, sometidas únicamente a la ley racional del deber moral, entonces Solidaridad consistió en el experimento de realizar tal utopía. Claramente, a la larga, esto no fue posible. Perversamente, se podría incluso decir: es mejor que esta utopía haya sido aplastada por la violencia de la ley marcial, a que sufra su decadencia espontánea.

A principios de 1979, en el escenario de Cracovia del Teatro Viejo (me atrevo a decir que era uno de los mejores teatros de Europa en ese momento), el recientemente fallecido director Jerzy Jarocki escenificó un espectáculo de cuatro horas, cuyo contexto fue el 60 aniversario del renacimiento de Polonia después de la Primera Guerra Mundial. El espectáculo involucró a un gran grupo de actores y fue artísticamente innovador; incluido la audiencia se movió de una sala a otra. Jarocki usó grandes textos literarios polacos, desde Mickiewicz hasta archivos históricos de finales del siglo XIX y XX, pero el guión se basó en los textos de Stefan Żeromski, una vez en Polonia, un escritor de “culto”, soñador idealista sobre “el país de las casas de cristal”, decepcionado con el estado recuperado en 1918. Al igual que la evaluación del libro de Touraine por parte de los sociólogos, la producción de Jarocki no impresionó a los críticos de teatro, pero el público inundó la sala por puertas y ventanas. El entonces director del teatro explicó en uno de los periódicos que la actuación no era más que “un imposible sueño en despierto sobre una sociedad ideal y un estado ideal”. El título de la actuación era una cita de un poema poco conocido, escrito (por cierto, por un comunista fanático) para la muerte de Żeromski en 1925. Era “El sueño con una Polonia pura”. Esto ya sucedió después de que Wojtyła fuera elegido Papa y comenzó un movimiento moral y nacional en Polonia. En un momento hicimos un sorprendente intento de comprobar si tales sueños no podían cumplirse estando despiertos.

 

*Sobre el autor: Filósofo de la política. Licenciado en Derecho por la Universidad Jagiellónica. Activista del movimiento de la oposición “Solidaridad”, diputado al parlamento en 1989-2007, ex presidente del Club Parlamentario de “Plataforma Cívica”. Hoy profesor académico.

**Este texto se publica simultáneamente en la revista mensual polaca “Wszystko Co Najważniejsze” [Lo más importante]. elTOQUE se lo ofrece a sus lectores como propuesta de lectura en el aniversario 40 de la creación del sindicato Solidaridad, clave en los eventos que condujeron a la caída del bloque del Este en Europa.