Organizado por la Red de Emprendimiento de la Universidad de La Habana (UH) y el Centro de Estudios de Administración Pública de la Universidad de La Habana, este jueves sesionó en la capital el primer taller “Gobernanza, desde una alianza público privada en Cuba”. En el evento participaron autoridades de los gobiernos municipales del territorio, emprendedores y académicos.

Según relató en su perfil de Facebook el emprendedor Oniel Díaz Castellanos, durante el diálogo los presentes manifestaron la voluntad de crear alianzas público-privadas y aumentar el intercambio.

“Las autoridades gubernamentales reconocieron la resistencia al cambio a la hora de vincularse con los trabajadores por cuenta propia (TCP) en los niveles locales”, escribió Díaz Castellanos.

También señalaron que “el sector privado debe ser visto como un cambio favorable en el país y tenemos que ser activos en nuestra relación con ellos”.

“No fue un encuentro para hacer catarsis”, asegura Adriana Ricardo, gestora de proyectos en Artecorte. “Los emprendedores fuimos con planteamientos concretos, preguntas específicas sobre varias temáticas”.

Imagen tomada del perfil de Facebook de Adriana Ricardo.

Imagen tomada del perfil de Facebook de Adriana Ricardo.

En la reunión se ponderó la importancia del pago de impuestos del sector privado para el sostenimiento de los servicios sociales del país.

En ese sentido, Díaz Castellanos relató que los emprendedores plantearon la necesidad de revisar los niveles de contribución definidos en la escala progresiva para el pago de impuestos y la importancia de conocer las prioridades en el desarrollo de los territorios para poder sumarse.

Ricardo Díaz, por otra parte,  agregó que dentro del sector estatal hay muchas aristas que se pueden aprovechar y sí existe una voluntad de los “privados” de saber qué necesita el gobierno y poder contribuir con acciones concretas.

“Siempre se ha mal visto al cuentapropista, como alguien que trata de huir de la ley para enriquecerse y quedó claro cuánto demandamos de legislaciones y regulaciones lógicas y prudentes, así como también de una personalidad jurídica, la posibilidad de asociarnos y tener un reconocimiento legal, que no nos entorpezcan, limiten ni ataquen”, apuntó Ricardo Díaz. “Precisamos, además, de procesos más transparentes, porque a veces vemos que surgen iniciativas de ‘maneras ocultas’ que no nos permiten saber cómo se lograron”.

Oniel Díaz Castellanos informó también en su perfil de Facebook que los emprendedores presentes en la reunión criticaron la corrupción y la burocracia, y demandaron la existencia de licitaciones públicas para optar por locales y contratos públicos. Igualmente, mostraron su voluntad para participar en las exportaciones que requiere el país y resaltaron la importancia de establecer espacios regulares para la comunicación entre ambas partes.

¿Qué les preocupa a los cuentapropistas cubanos?

“También nosotros debemos estar abiertos a que nos pregunten, a dar información”, asegura la joven emprendedora Adriana. “Tenemos que desprejuiciarnos los unos de los otros y entender la riqueza de iniciativas que tiene Cuba”.

En el post sobre la reunión, el también emprendedor Yusef García comentó que destrabar varios mecanismos y buscar un acercamiento conlleva a ver resultados positivos en el desarrollo económico del país y el bienestar en la sociedad, sean estos grandes o pequeños. Lo importante es la intención y ejecutar cada propuesta o acciones que generen alcances y desarrollo capital económico y humano.

“Lograr alianzas con los privados no es un favor del Gobierno”, aseguraron las autoridades, según el post de Díaz Castellanos. “Estamos obligados a ello y dispuestos a identificar las trabas del sector privado que a nivel local existen, para romperlas”.

Imagen tomada del perfil de Facebook de Adriana Ricardo.

Imagen tomada del perfil de Facebook de Adriana Ricardo.

Al encuentro asistieron desarrolladores, organizadores de eventos, asesores, diseñadores, dueños y trabajadores de negocios vinculados a la gastronomía y a talleres de mecánica, gestores de proyectos comunitarios, etc.

“Fue un buen primer paso”, destaca Adriana Ricardo. “Este espacio de diálogo era algo que desde hace mucho tiempo demandábamos y agradecemos a la Academia por hacerlo posible. No quiere decir que se resuelvan ahora los problemas del cuentapropismo, pero encendió una chispa que puede, incluso, expandirse hacia otras provincias”.

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.