Mientras en barrios y centros de trabajo y estudio se discutía bajo la conducción de los dúos del Partido Comunista el proyecto de Constitución, de forma paralela miles de cubanos se explayaban en redes sociales y medios digitales soltando sus ideas y criterios, como quien no puede (o no quiere) esperar su “turno oficial” al bate y se pone a hacer swings en el cajón de bateo.

Al mismo tiempo que trascurrían las reuniones oficiales, un caudal de post y publicaciones circulaba continuamente en una especie de debate paralelo, diverso, amplísimo, que dialogaba, se trasladaba o distanciaba de lo que ocurría en el mundo offline.

Muchos de los protagonistas, además de sentarse en las sillas de su barrio para comentar sus inquietudes, utilizaron las ventajas del texto escrito para exponer con más calma y profundidad sus ideas, salvando la vorágine de hablar en público o a la presión adicional que impone ser el único con ocho intervenciones, mientras el resto de los vecinos te observa con cara de “¡Tienes que parar!”. También, porque comprendieron que el verdadero debate no puede restringirse al diálogo entre 50 personas, sino que debe buscar medios para ampliarse, llegar a otros, conectar; y,  para eso, Internet se pinta solo (aún en Cuba).

En esta nueva herramienta, presentada por El Toque como parte del especial La Cuba que viene…, se recogen textos publicados en 15 medios no oficiales y blogs cubanos de diversas posiciones ideológicas, con el objetivo de que el lector puede revisar, reinventariar y observar los temas tratados en ese debate y las posiciones que en torno a ellos fueron asumidas por los diferentes actores.

Sin ánimos de frustrar la curiosidad inicial presentaré algunos de los hallazgos más llamativos, que por ahora no han querido ser reconocidos ni por los medios de prensa estatales ni por el discurso oficial.

Hasta el momento hemos contabilizado más de 270 textos con más de 1500 referencias a 137 temas relacionados con la Constitución.

Han participado más de un centenar de autores individuales y colectivos, de una diversidad etaria, genérica, geográfica, profesional e ideológica impresionante, entre los cuales se incluyen tanto intelectuales de reconocido prestigio nacional e internacional como ciudadanos cubanos con diversa procedencia escolar y laboral, que sintieron el deber de hacer públicas sus propuestas.

En los textos pueden encontrarse análisis que abarcan el total del documento constitucional y también publicaciones que profundizan solamente en uno de sus aspectos.

Hasta el momento, los dos espacios con mayor cantidad de textos son La Cosa, blog personal del intelectual Julio César Guanche que ha compilado las publicaciones de varios medios y el Laboratorio de Ideas Cuba Posible.

En la gráfica pueden observarse los temas más frecuentes.

Coincidiendo con los datos oficiales sobre los temas más recurrentes en los debates barriales y de centros de estudio o laborales; también en los medios y blogs no oficiales analizados primaron las referencias al matrimonio igualitario, la forma de elección del Presidente de la República y la figura de los nuevos gobernadores.

Sin embargo, otros de los temas que acapararon importantes cifras de atención fueron el carácter del Partido como “fuerza dirigente y superior” y la irrevocabilidad del socialismo; precisamente los dos temas que Raúl Castro colocó de antemano fuera de discusión y que según los números oficiales no aparecen entre las principales preocupaciones de quienes han participado en las reuniones.

Contrario a lo que piensan quienes señalan la naturaleza “desmovilizadora” de los debates que ocurren en las redes sociales de Internet, puede observarse que primó tanto el análisis crítico del contenido del documento como el reconocimiento de sus aciertos.

Pero, sobre todo, es destacable el carácter propositivo de muchos textos que sugirieron tener en cuenta aspectos no abordados en la Constitución, entre ellos la creación de un Tribunal de Garantías Constitucionales o instancia similar; la protección de los animales; el reconocimiento del derecho de inversión a los nacionales, de los derechos de los cubanos residentes en el exterior y de libertades políticas, entre otros.

En cuanto a los temas más abordados, puede apreciarse la variedad de posiciones que existe en nuestra sociedad, pero se percibe una tendencia de oposición al carácter de fuerza dirigente y superior del Partido —aún por quienes no cuestionan su existencia—, al carácter irrevocable del socialismo —incluso entre quienes apuestan por el socialismo como sistema— y a la elección indirecta de los principales cargos del Gobierno y el Estado.

También es evidente la polarización en torno a la cuestión del reconocimiento del matrimonio igualitario.

Lamentablemente no puede realizarse al respecto una comparación con los datos oficiales, ya que hasta el momento no han hecho públicos los resultados con ese nivel de especificidad.

Son estas algunas de las cuestiones que pueden visibilizarse de este debate online. También hay otras sumamente llamativas como los temas más tratados en medios y blogs específicos y sus valoraciones, la combinación de estos medios de acuerdo a sus posiciones ideológicas; en fin, una cantidad considerable de análisis y conclusiones que pueden construirse a partir de los datos presentados.

Ojalá esta herramienta que intenta contribuir al mapeo de la Cuba que viene… sirva no solo a todas las personas interesadas en el tema, sino también a los decisores y encargados de la reelaboración del documento constitucional, y no les pase como a Jorge Drexler, que ante la pluralidad de alternativas no sabe qué hacer con sus dos universos paralelos.