eltoque_logo
¿Dónde se cuidan los niños en Cuba?

Guardería JGarden. Foto de la autora.

¿Dónde se cuidan los niños en Cuba?

Entró a la cocina y dice que vio cucarachas por todas partes. Después de pasar por dos procesos de solicitud para un círculo infantil, Kamila fue finalmente a ver el que le tocaba a su niño.

Los otorgamientos de círculos infantiles por las direcciones locales del Ministerio de Educación se realizan dos veces al año: en enero y agosto. A Kamila la llamaron en agosto para informarle que tenía una plaza en la instalación nombrada Hormiguitas del Futuro, en el barrio habanero de la Víbora, cerca de su casa en Lawton. Hacía poco más de dos meses que Mauro asistía a la guardería privada Reyes de Bruzón, en el Vedado; y con el círculo se ahorraría no solo el dinero, también los viajes.

Pero con la escena de la cocina del círculo fue suficiente y Mauro, solito, con dos años y medio, le dijo que no quería estar allí.

“Nos dimos cuenta —se refiere a ella y al padre, y lo dice sentada en el salón al que asiste su hijo— que este es un dinero bien pagado”.

Kamila-y-Mauro-niños-cuba-eltoque.jpg

Kamila entrando con el niño a la guardería. Foto de la autora.

Conseguir una plaza en un círculo infantil ahora mismo en Cuba es un dilema. Kamila tuvo suerte gracias a que el padre de Mauro es actor y la agencia que lo representa, ACTUAR, participa junto al sindicato de trabajadores de la Cultura en la gestión de esas cuestiones para sus afiliados. “Además —dice bajito y sonriendo— conozco a una persona en el Ministerio”.

La Dirección Municipal de Educación, el Ministerio al que se refiere Kamila, es quien se encarga de realizar los otorgamientos. Los círculos infantiles no tienen poder de decisión sobre sus propias matrículas.

En estos momentos, las instituciones de enseñanza preescolar estatales tienen una capacidad de matrículas por debajo de la demanda, al punto que, hasta noviembre de 2016, habían 55 mil solicitudes pendientes. En palabras de la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, las instalaciones bajo su supervisión solo pueden cubrir el 20% de la demanda nacional. No asombra entonces que la demanda de los servicios particulares no cese de crecer en sus dos variantes: las cuidadoras y las guarderías.

La figura de la cuidadora o cuidador —registrada legalmente como “asistente infantil para el cuidado de niños”— se incluye en las actividades para el ejercicio del trabajo por cuenta propia y cuenta con un sistema de régimen simplificado para la tributación (solo pagan una cuota mensual de 20 pesos MN y no deben hacer declaración jurada al finalizar el año fiscal). El alcance legal de su actividad consta del cuidado y atención de niños y requiere licencia sanitaria, expedida por el Ministerio de Salud Pública. Su trabajo, en esencia, es cuidar, no “educar”.

Pero el problema con las cuidadoras es que por lo general tienen menos de 10 niños —límite permitido por la Dirección Municipal de Trabajo— en la propia sala de su casa. Las madres se quejan porque en estas condiciones los niños se relacionan poco, y las actividades se limitan a ver televisión todo el día.

“Mauro estuvo con una cuidadora desde los cinco meses de nacido hasta el año y medio. Como la señora lo tenía solo a él estaba super malcriado y casi no hablaba —dice Kamila—. Cuando entró aquí el cambio fue muy brusco. Estaba renuente y no quería ni entrar. La psicóloga, porque aquí hay una psicóloga, me dijo que eso era normal. Mauro estaba solo y no se relacionaba con otros niños”.

Las madres se quejan de determinados “acomodamientos” que las cuidadoras hacen —y en este caso también las guarderías— que entorpecen el desarrollo de sus hijos: el cambio del pañal, por ejemplo.

Lograr “quitarle el culero al niño” es una expresión de los padres para referirse al cambio del pañal por la ropa interior. Significa que los pequeños sean capaces de avisar y hacer por sí solos sus necesidades fisiológicas. La aceptación por cuidadoras y guarderías de niños sin esa habilidad, tiende a demorar su desarrollo, creen algunos. Y podría parecer solo un detalle pero dados los precios de un paquete de culeros desechables en Cuba —entre 8 y 12 cuc—es una preocupación para muchas familias.

“Eso sí tiene el círculo —dice Gabriela Menéndez, profesora de música de la Escuela Nacional de Arte y mamá de un bebé de un año y medio—, te exigen que el niño no use culeros”. Pero en el círculo exigen también que los niños caminen, coman de todo, y le hayan salido los dientes. Puedes tener el círculo otorgado, pero si no cumples con estos requisitos, tienes que esperar. Y aunque a los bebés se les puede estimular (dejarlos en el piso, apoyarlos en andadores), “hay un proceso de maduración física y psicomotora que no puedes acelerar”, dice Gabriela.

Ante la realidad del círculo (condiciones higiénicas e infraestructurales de calidad variable, pocas plazas y muchas exigencias) y la realidad de las cuidadoras (pocas relaciones y desenvolvimiento social del niño) algunos padres —los que pueden pagarlo— prefieren llevar a sus hijos a las guarderías.

precio-guarderias-cuba-niños-infancia-eltoque-Cynthia-de-la-cantera.jpg

Infografía Cynthia de la Cantera.

“Las madres prefieren este servicio —dice Yadira, Licenciada en Educación Preescolar y subdirectora de la guardería JGarden, en el Vedado— por la formación, el cuidado y la alimentación. No es que la alimentación en los círculos infantiles sea mala, pero a veces no se puede cumplir por falta de recursos. Y aquí los recursos siempre están”.

Las guarderías, que también se acogen a la licencia de Asistencia para el cuidado de niños, tampoco tienen permitido más de 10 niños, ni pueden cocinar alimentos. Pero sucedió que “las comidas que traían las madres no estaban en las mejores condiciones porque se guardaban desde el día anterior”, cuenta Juana, antigua maestra de primaria y directora de JGarden.

Ahora ofrece diariamente el almuerzo a los niños, y guarda luego las muestras de comida durante 72 horas, como garantía de la calidad e higiene de sus alimentos.

Las actividades en esa guardería se realizan de acuerdo al libro que edita el Ministerio de Educación: Programa educativo de preescolar. Yadira explica que a partir de ahí “desarrollamos todas las dimensiones, la lengua materna, educación física para el desarrollo motor grueso, actividades de la plástica para el desarrollo motor fino, la música para el oído, la voz y la expresión corporal; y las impartimos de acuerdo a las edades y al diagnóstico de cada niño”.

Kamila, desde otra guardería, explica orgullosa las clases que recibe su hijo: inglés, teatro, ajedrez, gimnasia matutina, entre otras.

Las educadoras son las mismas que formó el Ministerio de Educación.

Esta “migración” del sector estatal al cuentapropista —como sucede en otros ámbitos— da al traste con la escasez de las seños en los círculos y, por ende, con la escasez de plazas disponibles. El problema se vuelve un círculo vicioso.

guardería-reyes-de-bruzón-niños-cuba-eltoque-1024x731.jpg

Guardía Los Reyes de Bruzón. Foto de la autora

Hasta enero de 2017 se otorgaron 1890 licencias para el cuidado de niños. Solamente en La Habana, la provincia con mayor demanda, se concedieron 645.

Y aunque en las guarderías más populares últimamente (dada la demanda) se tiene en cuenta la educación además del cuidado, no se realizan inspecciones por parte de entidades estatales para comprobar sus metodologías y otras prácticas pedagógicas.

“Aquí las inspecciones son solo de higiene”, explica Yadira. Estas se realizan por el Departamento de Higiene y Epidemiología del municipio, y aunque conocen las limitaciones con los alimentos, solo velan por la limpieza del lugar. Si se cocina o no en la guardería es asunto del Ministerio de Trabajo, que es quien rige la actividad.

Yadira aclara que “el municipio de Educación no ha constatado que las personas que trabajan (en las guarderías) tienen preparación para eso”.

A pesar de que en Cuba la educación está bajo control exclusivamente estatal, el crecimiento y especialización de las guarderías hace que poco a poco se desarrolle una educación de carácter privado en la etapa preescolar. Y aunque las actividades educativas pueden seguir las pautas metodológicas del ministerio correspondiente, también varían y dependen de las iniciativas de cada guardería y los intereses de sus dueños.

Demasiado libre albedrío, pudiera parecer.

Cynthia De La Cantera
Mi hora: la madrugada. Mi libro: uno ahí. La ternura no basta, y toda la colección Veintiuno de Gente Nueva. Mi canción: Strawberry Fields. Mi elección: el Periodismo. Mi lugar: La Habana.
cynthia-de-la-cantera

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandro Fonseca Sancho

Pienso que lograr que la iniciativa por cuenta propia, eleve la calidad de la educación en Cuba y especialmente las de “los qué más saben querer en Cuba “es un hecho digno de estimular,fomentar y enriquecer. En vez de regular pensando en las ganancias de los qué lo hacen.
Alejandro Fonseca Sancho

Chichiwa

Es bochornoso eso se�ores y los precios de los particulares todos no los podemos pagar es triste la realidad
Chichiwa

Odette Barroso

Me gusta este sitio. Me encantaría que se pudiera publicar un reporte sobre mi círculo infantil Las Ardillas de Odette Barroso cantante. Gracias.
Odette Barroso

diana

Como a ustedes les gusta hablar de temas excepcionales, los invito al Círculo Infantil Granitos de Azúcar. Queda en pozos dulces e/19 de Mayo y Desague, justo detrás de la terminal de ómnibus. Para que vean que un círculo estatal puede ser magnífico, estelar, limpio, con educadoras adorables y una directora que se sabe el nombre de cada uno de los ciento y tantos niños que tienen allí. Las cosas que logran con la cooperación de los padres, que todos sabemos que hay limitantes, que el salario no les alcanza a esas valerosas mujeres, algunas muy jóvenes, pero encuentran formas de superar todo eso y lo más importante, los niños están muy bien cuidados. Lo sé porque mi peque asiste allí.

Si son honestos, alumbren también allí…donde Cuba se hace desde lo institucional y donde el discurso va más allá de las palabras…

Off Topic: Ojalá y me sorprendan, pero no sé por qué me parece que el destino y el objetivo de ustedes, es sobredimensionar las manchas del sol…

Ana Lidia García

Estimada Diana:

Nos parece muy pertinente contar las historias de quienes están haciendo algo extraordinario por nuestro país, sorteando los obstáculos. Usted misma puede leer otras historias publicadas en elTOQUE sobre ciudadanos que, con el apoyo del Estado o sin su apoyo, están realizando labores meritorias para el bien de la sociedad.

Nos gustaría mucho encontrar una historia que contar en el Círculo Infantil Granitos de Azúcar, seguramente con su ayuda sería más fácil acceder a las fuentes. El hecho de que trabajadores del Círculo y padres se organicen para garantizar el bienestar de sus hijos, es significativo en la sociedad actual.

Esperamos que pueda ponerse en contacto con nuestro equipo a través del correo [email protected].

Muchas gracias por leernos,
Ana Lidia García, miembro del equipo editorial de elTOQUE

ana-lidia-garcia

José Román

Muy de acuerdo contigo Diana. En el Círculo Infantil de mi hija para nada están las “realidades” que describe la periodista en sus primeros párrafos. Y por demás, las “guarderias” me imagino sean un fenómeno habanero, porque en en mi ciudad no las hay. Y es la tercera del pais. A mi todo esto me suena a otro intento más por demostrar la “ineficacia estatal”…solo que todavía no han podido meterse, por ejemplo, con el William Soler o con la Escuela Especial Solidaridad con Panamá.
Tampoco verás en El Toque, por cierto, una crítica a algún cuentapropista que evada el fisco, a pesar de que el pago de impuestos en Cuba es mas fácil que en Dinamarca.
No te preocupes. a El Toque, no le interesa destacar nada positivo de la Revolución cubana, ni destacar, para nada, que se ha logrado bajo las más difíciles circunstancias. Son, como tantos otros medios, respaldados y financiados desde el exterior, utilizando, eso si, el mismo talento que la Revolución ha formado, pero contra la que se han virado.
José Román
diana

PROMETEO

Y no será que atiborran demasiado a los niños en función del dinerito…
PROMETEO

Mika

Me parece que no nos debemos referir cuando contamos una historia a la generalidad. Tenemos que reconocer que en algunos casos los colectivos comprometidos logran hasta lo imposible. Conozco muchos centros en mi ciudad que tienen un servicio impecable gracias al esfuerzo de su colectivo apoyándose en los padres.
Por otra parte también se reconocer en el estado deplorable y abandono de otros o la mayoría. Soy de los que piensa que en esta etapa de nuestro país es muy importante seguir alentando al sector privado. Es la única forma de que llegue lentamente una cultura del buen servicio, respeto al consumidor y la competencia que tanto necesita el decayente sector estatal.
Mika

El Puertopadrense

Oye, pero donde es eso, porque a mi mama el círculo de mi hermana le cuesta 40CUP
El Puertopadrense

Indhira Sanchez

Es cierto q no debemos generalizar ya q mi mamá trabaja en un círculo infantil, y soy testigo de como se esfuerza cada día por impartir mejores clases y hacer diferentes actividades q motive a los niños y como ella sus compañeras también, entre todas se reúnen y realizan
diferentes juguetes de papel maché para el disfrute de los niños. El círculo se llama Sueño del Che, es estatal
Indhira Sanchez

Roberto Daniel

Diana, un saludo. Coincido en parte con usted, pero también es cierto que son más los círculos infantiles que están en mal estado que los que están buenos y donde a los niños les dan lo que les hace falta. Si somos una potencia en educación, ¿ Por qué tantas mentiras? Seamos realistas porque yo si sé que hace mucho tiempo que los niños no entiendan con gelatina en este pais.
Roberto Daniel

Paparazzi

ya lejos de centrarme en el artículo estoy viendo una guerrilla entre los que estan de acuerdo y los que no..Caballero interpreten bien las cosas que leen.. aqui nadie ha generalizado nada.Se esta tratando de darle voz a esos circulos infantiles deplorables que existen en nuestro pais( la gran mayoría) …Si su hija va a uno estatal y que esta en buenas condiciones (en todos los sentidos) pues alegrese,.aplauda,. sientase privilegiado..Pero la mayoria no son así… pero es mas fácil coger y decir que el articulo es una basura o que ElToque es financiado desde el exterior con un objetivo que no es el mejor….Porfavor..Esto es prensa de verdad,la que nunca se van a encontrar en el Granma, la que verdaderamente habla las realidades….En vez de estar atacando ElToque o a la autora del artículo porqué no se toma la molestia en aplaudir que esta abogando por un problema que afecta a la gran mayoría… menos a usted… que por lo visto. No le interesa lo que sucede a su alrededor … Muchas felicidades por este artículo..Uno de los mejores.!!!
Paparazzi

Siriana

Yo estoy de acuerdo que toda madre quiere lo mejor para sus hijos pero los círculos particulares solo dividen la sociedad en pudientes y no pudientes porque no todos podemos pagar los altos precios q tiene un círculo particular eso no quiere decir q queremos menos a nuestros hijos una madre sola con un salario de 260.00mn no puede costear eso no critico el lo pueda pagar q lo haga en mis tiempos pagaba 70.00mn y mi niños estaban tan bien cuidado como los de ustedes q pagan 20.00cuc
Siriana

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

¿Dónde se cuidan los niños en Cuba?

Guardería JGarden. Foto de la autora.

¿Dónde se cuidan los niños en Cuba?

Entró a la cocina y dice que vio cucarachas por todas partes. Después de pasar por dos procesos de solicitud para un círculo infantil, Kamila fue finalmente a ver el que le tocaba a su niño.

Los otorgamientos de círculos infantiles por las direcciones locales del Ministerio de Educación se realizan dos veces al año: en enero y agosto. A Kamila la llamaron en agosto para informarle que tenía una plaza en la instalación nombrada Hormiguitas del Futuro, en el barrio habanero de la Víbora, cerca de su casa en Lawton. Hacía poco más de dos meses que Mauro asistía a la guardería privada Reyes de Bruzón, en el Vedado; y con el círculo se ahorraría no solo el dinero, también los viajes.

Pero con la escena de la cocina del círculo fue suficiente y Mauro, solito, con dos años y medio, le dijo que no quería estar allí.

“Nos dimos cuenta —se refiere a ella y al padre, y lo dice sentada en el salón al que asiste su hijo— que este es un dinero bien pagado”.

Kamila-y-Mauro-niños-cuba-eltoque.jpg

Kamila entrando con el niño a la guardería. Foto de la autora.

Conseguir una plaza en un círculo infantil ahora mismo en Cuba es un dilema. Kamila tuvo suerte gracias a que el padre de Mauro es actor y la agencia que lo representa, ACTUAR, participa junto al sindicato de trabajadores de la Cultura en la gestión de esas cuestiones para sus afiliados. “Además —dice bajito y sonriendo— conozco a una persona en el Ministerio”.

La Dirección Municipal de Educación, el Ministerio al que se refiere Kamila, es quien se encarga de realizar los otorgamientos. Los círculos infantiles no tienen poder de decisión sobre sus propias matrículas.

En estos momentos, las instituciones de enseñanza preescolar estatales tienen una capacidad de matrículas por debajo de la demanda, al punto que, hasta noviembre de 2016, habían 55 mil solicitudes pendientes. En palabras de la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, las instalaciones bajo su supervisión solo pueden cubrir el 20% de la demanda nacional. No asombra entonces que la demanda de los servicios particulares no cese de crecer en sus dos variantes: las cuidadoras y las guarderías.

La figura de la cuidadora o cuidador —registrada legalmente como “asistente infantil para el cuidado de niños”— se incluye en las actividades para el ejercicio del trabajo por cuenta propia y cuenta con un sistema de régimen simplificado para la tributación (solo pagan una cuota mensual de 20 pesos MN y no deben hacer declaración jurada al finalizar el año fiscal). El alcance legal de su actividad consta del cuidado y atención de niños y requiere licencia sanitaria, expedida por el Ministerio de Salud Pública. Su trabajo, en esencia, es cuidar, no “educar”.

Pero el problema con las cuidadoras es que por lo general tienen menos de 10 niños —límite permitido por la Dirección Municipal de Trabajo— en la propia sala de su casa. Las madres se quejan porque en estas condiciones los niños se relacionan poco, y las actividades se limitan a ver televisión todo el día.

“Mauro estuvo con una cuidadora desde los cinco meses de nacido hasta el año y medio. Como la señora lo tenía solo a él estaba super malcriado y casi no hablaba —dice Kamila—. Cuando entró aquí el cambio fue muy brusco. Estaba renuente y no quería ni entrar. La psicóloga, porque aquí hay una psicóloga, me dijo que eso era normal. Mauro estaba solo y no se relacionaba con otros niños”.

Las madres se quejan de determinados “acomodamientos” que las cuidadoras hacen —y en este caso también las guarderías— que entorpecen el desarrollo de sus hijos: el cambio del pañal, por ejemplo.

Lograr “quitarle el culero al niño” es una expresión de los padres para referirse al cambio del pañal por la ropa interior. Significa que los pequeños sean capaces de avisar y hacer por sí solos sus necesidades fisiológicas. La aceptación por cuidadoras y guarderías de niños sin esa habilidad, tiende a demorar su desarrollo, creen algunos. Y podría parecer solo un detalle pero dados los precios de un paquete de culeros desechables en Cuba —entre 8 y 12 cuc—es una preocupación para muchas familias.

“Eso sí tiene el círculo —dice Gabriela Menéndez, profesora de música de la Escuela Nacional de Arte y mamá de un bebé de un año y medio—, te exigen que el niño no use culeros”. Pero en el círculo exigen también que los niños caminen, coman de todo, y le hayan salido los dientes. Puedes tener el círculo otorgado, pero si no cumples con estos requisitos, tienes que esperar. Y aunque a los bebés se les puede estimular (dejarlos en el piso, apoyarlos en andadores), “hay un proceso de maduración física y psicomotora que no puedes acelerar”, dice Gabriela.

Ante la realidad del círculo (condiciones higiénicas e infraestructurales de calidad variable, pocas plazas y muchas exigencias) y la realidad de las cuidadoras (pocas relaciones y desenvolvimiento social del niño) algunos padres —los que pueden pagarlo— prefieren llevar a sus hijos a las guarderías.

precio-guarderias-cuba-niños-infancia-eltoque-Cynthia-de-la-cantera.jpg

Infografía Cynthia de la Cantera.

“Las madres prefieren este servicio —dice Yadira, Licenciada en Educación Preescolar y subdirectora de la guardería JGarden, en el Vedado— por la formación, el cuidado y la alimentación. No es que la alimentación en los círculos infantiles sea mala, pero a veces no se puede cumplir por falta de recursos. Y aquí los recursos siempre están”.

Las guarderías, que también se acogen a la licencia de Asistencia para el cuidado de niños, tampoco tienen permitido más de 10 niños, ni pueden cocinar alimentos. Pero sucedió que “las comidas que traían las madres no estaban en las mejores condiciones porque se guardaban desde el día anterior”, cuenta Juana, antigua maestra de primaria y directora de JGarden.

Ahora ofrece diariamente el almuerzo a los niños, y guarda luego las muestras de comida durante 72 horas, como garantía de la calidad e higiene de sus alimentos.

Las actividades en esa guardería se realizan de acuerdo al libro que edita el Ministerio de Educación: Programa educativo de preescolar. Yadira explica que a partir de ahí “desarrollamos todas las dimensiones, la lengua materna, educación física para el desarrollo motor grueso, actividades de la plástica para el desarrollo motor fino, la música para el oído, la voz y la expresión corporal; y las impartimos de acuerdo a las edades y al diagnóstico de cada niño”.

Kamila, desde otra guardería, explica orgullosa las clases que recibe su hijo: inglés, teatro, ajedrez, gimnasia matutina, entre otras.

Las educadoras son las mismas que formó el Ministerio de Educación.

Esta “migración” del sector estatal al cuentapropista —como sucede en otros ámbitos— da al traste con la escasez de las seños en los círculos y, por ende, con la escasez de plazas disponibles. El problema se vuelve un círculo vicioso.

guardería-reyes-de-bruzón-niños-cuba-eltoque-1024x731.jpg

Guardía Los Reyes de Bruzón. Foto de la autora

Hasta enero de 2017 se otorgaron 1890 licencias para el cuidado de niños. Solamente en La Habana, la provincia con mayor demanda, se concedieron 645.

Y aunque en las guarderías más populares últimamente (dada la demanda) se tiene en cuenta la educación además del cuidado, no se realizan inspecciones por parte de entidades estatales para comprobar sus metodologías y otras prácticas pedagógicas.

“Aquí las inspecciones son solo de higiene”, explica Yadira. Estas se realizan por el Departamento de Higiene y Epidemiología del municipio, y aunque conocen las limitaciones con los alimentos, solo velan por la limpieza del lugar. Si se cocina o no en la guardería es asunto del Ministerio de Trabajo, que es quien rige la actividad.

Yadira aclara que “el municipio de Educación no ha constatado que las personas que trabajan (en las guarderías) tienen preparación para eso”.

A pesar de que en Cuba la educación está bajo control exclusivamente estatal, el crecimiento y especialización de las guarderías hace que poco a poco se desarrolle una educación de carácter privado en la etapa preescolar. Y aunque las actividades educativas pueden seguir las pautas metodológicas del ministerio correspondiente, también varían y dependen de las iniciativas de cada guardería y los intereses de sus dueños.

Demasiado libre albedrío, pudiera parecer.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+1
1 USD64 CUP
1 MLC70 CUP
-3
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandro Fonseca Sancho

Pienso que lograr que la iniciativa por cuenta propia, eleve la calidad de la educación en Cuba y especialmente las de “los qué más saben querer en Cuba “es un hecho digno de estimular,fomentar y enriquecer. En vez de regular pensando en las ganancias de los qué lo hacen.
Alejandro Fonseca Sancho

Chichiwa

Es bochornoso eso se�ores y los precios de los particulares todos no los podemos pagar es triste la realidad
Chichiwa

Odette Barroso

Me gusta este sitio. Me encantaría que se pudiera publicar un reporte sobre mi círculo infantil Las Ardillas de Odette Barroso cantante. Gracias.
Odette Barroso

diana

Como a ustedes les gusta hablar de temas excepcionales, los invito al Círculo Infantil Granitos de Azúcar. Queda en pozos dulces e/19 de Mayo y Desague, justo detrás de la terminal de ómnibus. Para que vean que un círculo estatal puede ser magnífico, estelar, limpio, con educadoras adorables y una directora que se sabe el nombre de cada uno de los ciento y tantos niños que tienen allí. Las cosas que logran con la cooperación de los padres, que todos sabemos que hay limitantes, que el salario no les alcanza a esas valerosas mujeres, algunas muy jóvenes, pero encuentran formas de superar todo eso y lo más importante, los niños están muy bien cuidados. Lo sé porque mi peque asiste allí.

Si son honestos, alumbren también allí…donde Cuba se hace desde lo institucional y donde el discurso va más allá de las palabras…

Off Topic: Ojalá y me sorprendan, pero no sé por qué me parece que el destino y el objetivo de ustedes, es sobredimensionar las manchas del sol…

Ana Lidia García

Estimada Diana:

Nos parece muy pertinente contar las historias de quienes están haciendo algo extraordinario por nuestro país, sorteando los obstáculos. Usted misma puede leer otras historias publicadas en elTOQUE sobre ciudadanos que, con el apoyo del Estado o sin su apoyo, están realizando labores meritorias para el bien de la sociedad.

Nos gustaría mucho encontrar una historia que contar en el Círculo Infantil Granitos de Azúcar, seguramente con su ayuda sería más fácil acceder a las fuentes. El hecho de que trabajadores del Círculo y padres se organicen para garantizar el bienestar de sus hijos, es significativo en la sociedad actual.

Esperamos que pueda ponerse en contacto con nuestro equipo a través del correo [email protected].

Muchas gracias por leernos,
Ana Lidia García, miembro del equipo editorial de elTOQUE

ana-lidia-garcia

José Román

Muy de acuerdo contigo Diana. En el Círculo Infantil de mi hija para nada están las “realidades” que describe la periodista en sus primeros párrafos. Y por demás, las “guarderias” me imagino sean un fenómeno habanero, porque en en mi ciudad no las hay. Y es la tercera del pais. A mi todo esto me suena a otro intento más por demostrar la “ineficacia estatal”…solo que todavía no han podido meterse, por ejemplo, con el William Soler o con la Escuela Especial Solidaridad con Panamá.
Tampoco verás en El Toque, por cierto, una crítica a algún cuentapropista que evada el fisco, a pesar de que el pago de impuestos en Cuba es mas fácil que en Dinamarca.
No te preocupes. a El Toque, no le interesa destacar nada positivo de la Revolución cubana, ni destacar, para nada, que se ha logrado bajo las más difíciles circunstancias. Son, como tantos otros medios, respaldados y financiados desde el exterior, utilizando, eso si, el mismo talento que la Revolución ha formado, pero contra la que se han virado.
José Román
diana

PROMETEO

Y no será que atiborran demasiado a los niños en función del dinerito…
PROMETEO

Mika

Me parece que no nos debemos referir cuando contamos una historia a la generalidad. Tenemos que reconocer que en algunos casos los colectivos comprometidos logran hasta lo imposible. Conozco muchos centros en mi ciudad que tienen un servicio impecable gracias al esfuerzo de su colectivo apoyándose en los padres.
Por otra parte también se reconocer en el estado deplorable y abandono de otros o la mayoría. Soy de los que piensa que en esta etapa de nuestro país es muy importante seguir alentando al sector privado. Es la única forma de que llegue lentamente una cultura del buen servicio, respeto al consumidor y la competencia que tanto necesita el decayente sector estatal.
Mika

El Puertopadrense

Oye, pero donde es eso, porque a mi mama el círculo de mi hermana le cuesta 40CUP
El Puertopadrense

Indhira Sanchez

Es cierto q no debemos generalizar ya q mi mamá trabaja en un círculo infantil, y soy testigo de como se esfuerza cada día por impartir mejores clases y hacer diferentes actividades q motive a los niños y como ella sus compañeras también, entre todas se reúnen y realizan
diferentes juguetes de papel maché para el disfrute de los niños. El círculo se llama Sueño del Che, es estatal
Indhira Sanchez

Roberto Daniel

Diana, un saludo. Coincido en parte con usted, pero también es cierto que son más los círculos infantiles que están en mal estado que los que están buenos y donde a los niños les dan lo que les hace falta. Si somos una potencia en educación, ¿ Por qué tantas mentiras? Seamos realistas porque yo si sé que hace mucho tiempo que los niños no entiendan con gelatina en este pais.
Roberto Daniel

Paparazzi

ya lejos de centrarme en el artículo estoy viendo una guerrilla entre los que estan de acuerdo y los que no..Caballero interpreten bien las cosas que leen.. aqui nadie ha generalizado nada.Se esta tratando de darle voz a esos circulos infantiles deplorables que existen en nuestro pais( la gran mayoría) …Si su hija va a uno estatal y que esta en buenas condiciones (en todos los sentidos) pues alegrese,.aplauda,. sientase privilegiado..Pero la mayoria no son así… pero es mas fácil coger y decir que el articulo es una basura o que ElToque es financiado desde el exterior con un objetivo que no es el mejor….Porfavor..Esto es prensa de verdad,la que nunca se van a encontrar en el Granma, la que verdaderamente habla las realidades….En vez de estar atacando ElToque o a la autora del artículo porqué no se toma la molestia en aplaudir que esta abogando por un problema que afecta a la gran mayoría… menos a usted… que por lo visto. No le interesa lo que sucede a su alrededor … Muchas felicidades por este artículo..Uno de los mejores.!!!
Paparazzi

Siriana

Yo estoy de acuerdo que toda madre quiere lo mejor para sus hijos pero los círculos particulares solo dividen la sociedad en pudientes y no pudientes porque no todos podemos pagar los altos precios q tiene un círculo particular eso no quiere decir q queremos menos a nuestros hijos una madre sola con un salario de 260.00mn no puede costear eso no critico el lo pueda pagar q lo haga en mis tiempos pagaba 70.00mn y mi niños estaban tan bien cuidado como los de ustedes q pagan 20.00cuc
Siriana
boletin_elTOQUE