Arisbel Luna tiene 30 años pero es casi una celebridad entre los fieles de la Iglesia Metodista de Marianao, en La Habana.  Con mucha pasión y controversia habla sobre la Biblia desde su experiencia, y la de otros jóvenes cubanos. Una misa de Arisbel en el templo metodista puede terminar con una revelación asombrosa de los muchos modos distintos en que se vive la fe en Cuba hoy en día.