Toqueteando comenzó con la fuerza de tres muchachos a quienes conocí para una entrevista en nuestra plataforma. Tres “youtubers” cubanos que no tenían un canal en YouTube, pero sí tremendas ganas de hablar de jóvenes y para jóvenes sin “encartonamientos”. Tal cual. Con errores e imperfecciones. Una manera, otra, de contar, donde las malas tomas también sirven.

Palanganeando, el primer proyecto de Kevin, Daniel y José, empezó a distribuirse por el Paquete Semanal y la aplicación Zapya en 2015. Al menos entre los amigos y otros muchachos de su generación, la popularidad del proyecto fue creciendo. Les pidieron más capítulos, se fueron embullando. Les ofrecieron ayuda técnica (cámaras, edición, postproducción, grabación en estudios independientes) y Palanganeando creció.

Kevin ya lo decía con medio en broma, medio en serio, en la entrevista realizada hace unos meses: “cuando estemos en YouTube yo voy a Palanganeando. Y que se prepare Germán, que se prepare el Rubius, porque no son mejores que nosotros”.

Entonces decidimos crear una alianza. Tiene mucho que aprender y ganar un proyecto del otro.

Toqueteando no tiene estructuras fijas, no tiene esquemas. Se presenta hoy como un work in progress. Puede que no acabemos nunca en una forma definitiva o preconcebida, porque es parte también de la esencia del movimiento youtuber: no tener una única manera de hacer las cosas.

Ahora, disfruta este primer capítulo. Coméntanos. Cuéntanos qué y cómo podemos cambiar. De Toqueteando también son parte sus seguidores.