Cuba se sumó este miércoles a las ciudades de América Latina y Europa que han replicado una versión del performance titulado “Un violador en tu camino”, realizado por primera vez en Valparaíso el 20 de noviembre y que rápidamente ha dado la vuelta al mundo.

Desde la Universidad de las Artes (ISA), una treintena de mujeres cubanas corearon con los ojos vendados el poderoso himno que ya ha sido escuchado en francés, inglés y llevado incluso al lenguaje de señas, como un símbolo de la lucha contra la violencia de género.

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía. El violador eras tú. El violador eres tú”, dice el estribillo que defiende una postura feminista contra todo tipo de discriminación.

Desde su primera puesta en escena en Chile, el canto rápidamente se ha viralizado, y la prueba es que en diversos países como España, Alemania, Francia, Reino Unido, Austria, Turquía, de República Dominicana, Argentina, Colombia, México y Estados Unidos, se han replicado versiones del performance.

El grupo feminista GeoChicas ha visibilizado desde un mapa todos los lugares que han protagonizado el reconocido himno creado por el grupo chileno Las Tesis, e impresiona ver cómo se han multiplicado los ecos de esta campaña en importantes ciudades.

Nacimiento y vuelta al mundo de “El violador eres tú”

La primera vez que se escuchó la letra de «El violador eres tú» fue el pasado 20 de noviembre en la Plaza Aníbal Pinto de Valparaíso, en medio de las protestas que sacuden al país desde el 18 de octubre.

Luego, el 25, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, otro grupo de mujeres cantó el estribillo en la Plaza de Armas de Santiago, el Ministerio de la Mujer, y en otros puntos de la capital chilena.

La popular canción nació en un país en el que, según cifras del gobierno, solo en 2019 se han registrado cuarenta y un feminicidios, y desde el inicio de las protestas suman setenta y cuatro las denuncias por violencia sexual, de acuerdo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

De hecho, muchas mujeres detenidas en las manifestaciones han revelado que los carabineros y el Estado usan la violencia sexual para sembrar miedo y así evitar que las féminas ejerzan su derecho a protestar.

Performance «Un violador en tu camino» en el ISA, La Habana. Foto: Alba León

¿Quién está detrás de este canto tan contagioso y viral? Cuatro mujeres de Valparaíso: Sibila Sotomayor, Dafne Valdés, Paula Cometa Stange y Lea Cáceres, que agrupadas en el colectivo feminista Las Tesis, traducen investigaciones de autoras feministas a un formato performático.

“El violador eres tú» se basa en textos de la antropóloga Rita Segato, y nació tras una investigación sobre la violación en Chile. Si bien en un inicio era una obra de teatro, el propio estallido social motivó que el texto llegara a las calles para convertirse en un himno de miles.

Luego de que las organizadoras lanzaran una convocatoria en sus redes sociales para que más mujeres interpretaran el estribillo en otros países, este coro cantado con los ojos vendados se ha viralizado a nivel global y ha llegado a convertirse en símbolo de las luchas de las mujeres en el mundo entero.

En los distintos países que se han sumado a la iniciativa, no solo se ha apoyado la realidad chilena, sino que muchos se han apropiado del himno para denunciar y visibilizar las problemáticas específicas que viven, y las violencias de las que son víctima: violaciones, abusos, acoso, asesinatos…

Tal es el caso, por ejemplo, del municipio mexicano de Ecatepec, reconocido por la Red de Denuncia Feminicidios en el Estado de México como el más peligroso de su país para ser mujer, donde niñas de la preparatoria General Francisco Villa replicaron el performance.

Igualmente, en redes sociales ha cobrado gran impulso esta protesta, pues desde Twitter diversas mujeres están compartiendo los testimonios de abusos sexuales de los que han sido víctima, utilizando estrofas de la canción.

Un estudio de la ONU reveló el pasado año que, en 2017, unas 87 mil mujeres fueron asesinadas en todo el mundo, casi el sesenta por ciento en manos de sus parejas o familiares. Esto confirma la sensibilidad del tema y el interés creciente por el mismo en gran parte del mundo, pues los desequilibrios de poder que siguen siendo latentes en nuestras sociedades.

En Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, diversos cubanos comparten el cartel de la icónica película cubana Lucía, de Humberto Solas, sobre la cual han superpuesto el pegajoso estribillo que ha dado la vuelta al mundo, esta vez en boca de las mujeres que protagonizan las historias de este filme. “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo (lucía) vestía”.

Sí, es un tema que también preocupa y ocupa a la sociedad cubana, no solo por nuestra habitual solidaridad con las causas más justas del planeta y en esta caso las mujeres chilenas, sino que replicar este performance en Cuba ha sido también una manera de oponerse a cualquier tipo de discriminación de género, forma de violencia de la que no escapa ningún país del mundo, y por ende tampoco el nuestro.

Performance “Un violador en tu camino” en el ISA, La Habana. Foto: Alba León

Desde el pasado año, fue lanzada en Cuba la campaña por la No Violencia contra las Mujeres «Evoluciona», impulsada por la Federación de Mujeres Cubanas y el Centro Oscar Arnulfo Romero y diversos carteles han tomado las calles en contra del acoso, la violencia, la discriminación de género en el país.

En la Isla se replica entonces un mensaje de solidaridad, pero también una mirada feminista en contra de cualquier tipo de discriminación.

Este texto fue publicado originalmente en Revista Garbos y su autora es Carmen Rachez. Se republica íntegramente en elToque con la intención de ofrecer contenidos e ideas variadas y desde diferentes perspectivas a nuestras audiencias. Lo que aquí se reproduce no es necesariamente la postura editorial de nuestro medio.