El proyecto de Constitución cubano generó opiniones diversas en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Por primera vez, la transmisión en vivo de la televisión cubana reveló un funcionamiento interno nunca visto.

Se habló de matrimonio igualitario y no discriminación por nuevas categorías. Pero también se omitió la palabra comunismo, se irrespetó a los diputados, se revelaron hechos que apenas un año atrás habían sido negados.

La nueva Constitución deberá nacer con el aporte de todos los cubanos, pero ver funcionar al parlamento podría sentar un mal precedente para los 3 meses de debates que comienzan en Cuba.