Desde que cerraron el Maxim Rock, un lugar que juntaba a cientos de rockeros de La Habana y de Cuba, el ambiente “friki” no es el mismo. Y Ernesto González no ve que ocurra nada para mejorar la situación.